Top

Sentencia Lebbos: la investigación ahora conduce a Alperovich

JUICIO HISTÓRICO

Luego de conocerse las condenas a parte de los imputados por el encubrimiento del crimen de la joven Paulina Lebbos, el tribunal de la Sala III resolvió investigar a una serie de personas a partir de pruebas surgidas durante el proceso, entre ellas el candidato a Gobernador de Tucumán José Alperovich.






Cinco condenados -cuatro a prisión efectiva y uno a condicional- y un absuelto fue el saldo del caso que tardó más de 12 años en ser elevado a juicio y que demoró más de un año en llegar a su fin. El asesinato de la joven Paulina Lebbos, ocurrido en febrero de 2006, continúa impune. Sin embargo, hoy se abren nuevas líneas investigativas que conducen a nombres resonantes en el ámbito público, como el del ex Gobernador y actual candidato a volver a ocupar el sillón de Lucas Córdoba, el actual senador nacional José Alperovich.


La sentencia determinó que efectivamente existió el encubrimiento del crimen por parte de la plana mayor de la Policía de Tucumán, Hugo Sánchez y Nicolás Barrera y otros dos subordinados, y también del ex subsecretario de Seguridad Cuidadana de Aperovich, Eduardo Di Lella. También facultó a la Fiscalía de Diego López Ávila a indagar a una serie de personas por suponer que incurrieron en el delito de encubrimiento. La petición más severa recayó sobre Sergio Kaleñuk, hijo del secretario privado del ex Gobernador y vinculado al club Atlético Tucumán, sobre quien pesan las acusaciones de privación ilegítima de la libertad seguida de muerte de Paulina Lebbos y la de falso testimonio.


El camino que conduce hacia José Alperovich es un decreto. Por medio del documento -firmado por él y por su entonces ministro de Seguridad, Mario López Herrera- el ahora pre-candidato a Gobernador permitió el ascenso del comisario Enrique García, condenado en un juicio anterior por las irregularidades cometidas luego del hallazgo del cuerpo de la joven Paulina, en Tapia.


El pedido de investigación a los responsables del ascenso de García:

37) Remitir a la Fiscalía de Instrucción en lo Penal cargo de López
Ávila copias de la presente Sentencia y las piezas procesales
pertinentes a fin de que se investigue la eventual participación
dolosa, por los eventuales delitos de “encubrimiento” y/o “abuso de
autoridad” y/o “incumplimiento a los deberes de funcionario público”
y/o “falsedad ideológica” y/o el delito que surgiera, de todas las
personas que intervinieron: (a) en el trámite, dictámenes y
resolución de ilegitima reincorporación del ex comisario García al
servicio activo en la fuerza policial y (b) en el trámite, dictámenes,
propuesta y decreto de ilegítimo ascenso del ex comisario García a
comisario principal (Decreto del Poder Ejecutivo provincial n°
2.369/7 (SSC) – Expediente N° 85.184/213-2010 de fecha
03/08/2010); todo ello conforme se considera.-
38) Remitir las actuaciones procesales pertinentes, a la Fiscalía de
Instrucción en lo Penal a cargo del Dr. Diego Alejo López Ávila, a fin
de que se investigue a los comisarios retirados Segundo Marcial
Escobar, Alfredo Gerardo Jiménez y Luis Antonio Santana, por la
presunta comisión de los delitos de “encubrimiento” (art. 277 C.P.),
“falso testimonio” (art. 275 C.P.) y/o los que pudieran surgir en el
curso de la investigación, conforme se considera.

Enrique García, el encubridor premiado durante el alperovichismo, fue condenado en 2013. Durante el último juicio se buscó determinar quién fue su promotor, teniendo en cuenta la serie de irregularidades que cometió en los días posteriores al hallazgo del cuerpo de la joven. Fue ascendido el 18 de agosto de 2010 a Comisario Principal. De él dependían los dos agentes que falsificaron el acta para atribuir el crédito del descubrimiento de los hermanos Marcelo y Sergio Goitea a la Policía.




Luego de descartar a Roberto Luis Gómez como autor material del asesinato de Paulina, esta nueva línea investiga supone ahora sí la intención de los encubridores de proteger a una persona estrechamente ligada al poder durante los años de gobierno de José Alperovich. La hipótesis de la fiesta en El Cadillal, la más resonante en estos 13 años que pasaron, ahora recobra fuerza con la sentencia que estableció indagar a Sergio Kaleñuc, en ese entonces, un hijo del poder. Hasta el inicio efectivo de las investigaciones, la verdad de lo que pasó con la joven hija de Alberto Lebbos permanecerá oculta detrás de las rejas, y fuera de ellas hasta nuevo aviso.