Top

Recuerdos de infancia: "¿Cuánto dinero les daban sus papás para ir a la escuela?"

¡FELIZ DÍA, PAPÁ!

Alberto Marcelo Paz lanzó la pregunta en el grupo Porqueno? y las respuestas de cientos de tucumanos y tucumanas fueron entrañables. ¿Cootam o Taclín? ¿Alfajor o sánguche? ¿Y vos, qué comprabas en los recreos?

¿Cootam o Taclín?




A escondidas para que no nos viera nuestra mamá, con monedas que valían un montón o billetes para los días especiales como este 20 de Junio, era, es y será uno de los momentos más esperados para los niños y niñas tucumanas antes de ponerse el delantal con monograma: "¿Cuánto dinero les daban sus papás para ir a la escuela?"

Alberto Marcelo Paz lanzó la pregunta en el grupo Porqueno? y las respuestas de cientos de tucumanos y tucumanas fueron entrañables. ¿Qué comprabas en los recreos? Las respuestas varían y empezamos por Noe Orquera: "¿En la primaria? $1 para la Coca y el pancho".

"Lo único que me acuerdo del sabor del sándwich de salame y queso", "Ni para el Taclín me daban", "Cuando habia... Una batata hervida y un chirlo en la nuca", "Mi abuelo nos daba 10 centavos y me compraba un alfajor y un chupetín. Los mejores momentos", jura Marce Herrera.

Todos lo recordamos: 10 centavos el Taclín, 25 centavos el Cootam, los riquísimos juguitos tucumanos. En materia de juguitos era así, como lo recuerda Luis Humbetto Catalán: "A mí me daban una Manón y cuando me daban plata compraba un jugo Cootam".

Ángel Acosta recuerda: "Desayunaba en mi casa.Y me daban tres pesos para tortillas para el segundo recreo". ¿Tres pesos? "Con 3 pesos yo era millonario", le respondió entre risas Marcos Oviedo.

¿Cuánto valía la plata antes? "¡Ja! 25 centavos era una fortuna y si me daban 50 centavos le compraba a mi compañera algo que era mucho más pobre que yo", registra el gesto solidario Telma Arias. Mirá todas las respuestas en este link.

Más allá de los montos, lo importante era tener algo para compartir en el recreo o guardar la monedita o el billete para la salida. Daniel en la Escuela Yrigoyen, Petro en el Jim, los grandes kiosqueros tucumanos vuelven al recuerdo, y nos cuidaban como padres hasta que vinieran a buscarlos. ¿A quién le comprabas vos? ¿Qué te comprabas a la salida? ¡Te leemos! ¡Gracias, papá!