Top

Paro de colectivos en Tucumán: ¿pueden los choferes protestar llevando gratis a los pasajeros?

conflicto

Este lunes los tucumanos atraviesan la jornada número 20 sin transporte público y la 67 en lo que va del 2020. ¿Es posible otro método de reclamo?




Tucumán cumple este lunes 20 días sin colectivos, tras el último paro decretado por la Unión Tranviarios Automotor Tucumán, que ante el retraso de los salarios de septiembre, decidieron suspender el servicio.

Las jornadas sin el principal transporte público de la provincia llevan a muchos tucumanos a preguntarse si cómo método de protesta contra los empresarios, los trabajdores hagan los recorridos habituales pero sin cobrar el boleto y así no tener a los usuarios rehenes de un conflicto entre trabajadores y privados.

La idea sobre este tipo de medidas surge en Buenos Aires, donde en ocasiones los metrodelegados de los subtes de la Ciudad de Buenos Aires liberan los molinetes, dejando pasar a los pasajeros sin pagar y sin interrumpir el servicio.

Ante lo habitual de las medidas de fuerza, que en 2020 ya acumulan 67 días, César González, titular de UTA, explicó meses atrás si este método de protesta era posible.

Ese método es imposible. Si bien es cierto que en Buenos Aires liberan los  molinetes, esto es posible porque el subte es 70% del Estado y el 30% privado”, explicó el representante de los choferes que luego señaló las razones de porque esto no puede aplicarse en el transporte público de la provincia. “Nuestro contrato de trabajo es específico, que dice ‘chofer con corte de boleto’. A nosotros nos pagan para controlar los pasajeros que suben a las unidades. Lamentablemente no podemos hacer eso porque son empresas privadas con las que tenemos un contrato laboral específico”, señaló.

La posibilidad de sacar los colectivos de los galpones y trasladar pasajeros de manera gratuita, según el dirigente, puede provocar el despido con justa causa de los choferes y hasta problemas legales contra el gremio que los representa. “A nosotros nos prohíben hacer este tipo de protesta porque  el empresario podría hacer lo mismo, por ejemplo, decidir desviar nuestro sueldo a una asociación de beneficencia. Además también pueden hacernos una denuncia penal y hasta ir en contra del gremio”, afirmó González que luego destacó que los metrodelegados porteños tienen fallos judiciales en contra por esta modalidad.

El martes 6 de octubre por la tarde, cuando los choferes decidieron iniciar el paro de colectivos que hasta hoy se mantiene, los trabajadores decidieron realizar un bloqueo al microcentro con las unidades, algo que generó un caos de tránsito hasta el otro día al mediodía.

Por esta razón, los empresarios nucleados en Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán realizaron una presentación judicial por la retención indebida de las unidades. "Nosotros no podemos hacernos cargo, no corresponde, porque nosotros pusimos las unidades a disposición de los empleados para que presten servicio. A tal punto que se prestó durante toda la mañana y la mitad de la tarde hasta que UTA decretó este paro en forma imprevista, inconsulta y bueno las unidades están ahí retenidas injustamente", señalaba Luis García, integrante de la Comisión Directiva de AETAT.