Top

Lastenia hoy: viaje al corazón de la pandemia en Tucumán

ALERTA: PANDEMIA

La ciudad amanece más tarde y busca paz, luego de los últimos 9 de Coronavirus que se confirmaron en el transcurso de una mañana en la parece que no pasa nada. Por la tarde se confirmarían 7 casos más. "¿Ya no somos el foco del quilombo, no?", se preguntan en el vértice del cerrojo.

Lastenia hoy. Foto: Franco Olea para eltucumano.




Son poco más de las 8 de la mañana y en Lastenia no pasa nada. Desde el pasado viernes se confirmaron 51 casos de Coronavirus y se estableció un bloqueo perimetral epidemiológico que abarca 9 manzanas, al que desde anoche se han sumado algunas cuadras y algunas familias más. Vallas, policías, agentes socio-sanitarios y un desgastado mural con la imagen del cardenal Jorge Bergoglio realizado por la cooperativa Unidos para el Trabajo y que lleva la firma de "Darío" y dos dedos en V nos abre las puertas de la avenida América, puerta de entrada al cerrojo sanitario que tiene en vilo a Tucumán.  

El Ministerio de Salud de Tucumán instaló allí su Covid-móvil para realizar hisopados a los contactos estrechos de casos confirmados y testeos rápidos a quienes presentan síntomas sin contacto corroborado; los primeros vecinos se van acercando tímidamente. La Municipalidad de La Banda del Río Salí instaló una carpa desde donde opera el Comité de Operaciones de Emergencia y se coordina la asistencia a las más de 350 familias que permanecen aisladas dentro del perímetro sanitario. En las calles, todavía, poco y nada.

Pasadas las 9, los equipos de trabajadores municipales y voluntarios ya se han colocado las cofias y todo el equipo de bioseguridad necesario para traspasar el umbral pandémico sobre avenida América para ingresar al cerrojo establecido desde la medianoche del viernes: detrás de las vallas, unas 350 familias esperan la primera tanda de tortillas y productos de panadería provistos por el municipio. Adrián Salas, Director de la Delegación Lastenia, le confirma por esas horas a eltucumano que en horas de la noche el perímetro ha sido extendido y se han sumado 60 familias más a partir de los casos detectados la jornada previa.


La calma se rompe cuando una ambulancia entra al cerrojo; no la vemos salir hasta minutos después, y no dilucidamos si lleva consigo algún nuevo caso confirmado. Son más de las 10 cuando se acercan los primeros vecinos hasta el perímetro y el reloj marca 10:15 cuando una joven que ha cumplido 18 años sale a recibir la torta que algunos familiares le hacen llegar a través de los hombres de traje blanco desde afuera.




Son las 11 de la mañana cuando la primera vecina sale a baldear la vereda. La fila en el tráiler del Ministerio de Salud es cada vez más extensa: respetando el distanciamiento social, los vecinos confirman el contacto estrecho con los casos positivos anunciados los días previos para someterse al hisopado de rigor; ellos podrían ser los nuevos casos que se confirmen entre el viernes y el lunes.

Las familias que se encuentran fuera del perímetro comienzan recién a salir a las calles; a disfrutar que ellos sí pueden: Jorge y Fernanda viven en el pasaje Juan Manuel de Rosas, a una cuadra del nuevo vértice del cerrojo. Allí comparten unos mates junto a sus perros Oddie y Pepito, disfrutando del sol y las cálidas temperaturas que ofrece a Lastenia esta mañana en la que no pasa nada. "Esto era un hervidero", analiza Jorge, y señala como grandes focos de contagios a una despensa de bebidas alcohólicas “que tiene precios muy baratos” y a la carnicería de la esquina. "Si hoy con el virus está llena, imaginate la semana pasada", grafica.


Analía y Elio Vega viven sobre la avenida América. Ella nació en Buenos Aires mientras que él es nacido y criado en Lastenia. Tras quedarse sin trabajo dos años atrás, abrieron un negocio de restauración de celulares y venta de artículos varios de librería; tras el brote y de forma inconsulta, todos los negocios de la cuadra cerraron intempestivamente sus puertas. La misma suerte corrieron el kiosko Nuestra Señora de Guadalupe y el drugstore América, entre otros.

"Me da tranquilidad la carpa porque así vemos que se están ocupando. Estamos con mucho miedo, tratando de calmarnos...hay que tener Fe que de a poco se va a ir aplacando todo esto", explica Analía. Reniega de "los comentarios" sobre el barrio y sus vecinos, y confiesa que "nadie puede admitir que no nos hemos relajado", a la hora de buscar un porqué y anehlando la nueva normalidad perdida.


En la fila para hisopados comienza a detectarse un llamativo patrón: se acercan vecinos que no presentan síntomas ni han tenido contacto estrecho con casos positivos. Los habitantes de Lastenia ha sido víctima de numerosos memes y señalamientos personales; algunos denuncian que sus empleadores están solicitando resultado de hisopado negativo a los trabajadores de esa localidad para presentarse a laburar. Y ellos acuden al tráiler para pedir ese hisopado que les permita seguir llevando el pan a la casa, con la economía a cuestas y la pandemia encima.

En horas del mediodía llega a la carpa la diputada nacional Gladys Medina, esposa del intendente Monteros. Los vigías y el personal de salud la saludan con cariño. En el tráiler del Ministerio de Desarrollo Social junto al Covid-móvil se apersona el Secretario de Prevención y Asistencia de las Adicciones, Matías Tolosa. Desde allí se articula la asistencia con trámites principalmente a los vecinos que han quedado dentro del cerrojo.

El secretario de Seguridad de La Banda del Río Salí, Marcelo Moreno, es uno de los funcionarios que está al frente de la carpa del COE en Lastenia. "Hay que ponerse al lado del vecino de Lastenia", pide uno de los hombres fuertes de la gestión del intendente Darío Monteros, que por esas horas estaba reunido con el gobernador Juan Manzur y la ministra de Salud de Tucumán, Rossana Chahla. "La parte privada tendría que tener un poco más de conciencia y ellos programar (hisopados) con la gente de salud", responde el secretario municipal al ser consultado por los vecinos que piden hisopados para poder trabajar.


"¿Ya te han medido?", le pregunta un vecino a otro en las adyacencias de la carpa. "Allá están midiendo", le responde. Se refería al hisopado, claramente. Se acerca el mediodía y se confirman nuevos casos de Coronavirus en Tucumán: están vinculados al conglomerado de Lastenia y se establece un "conglomerado satélite" en Villa Mariano Moreno. "Ya no somos el foco del quilombo, ¿no?", pregunta por lo bajo uno de los vigías.

Con este último reporte matutino, Lastenia acumula ya 60 casos de Coronavirus: eran esperables y estaban dentro de lo previsto, sostienen autoridades municipales que se muestran tranquilas ante el brote y anuncian una ‘oración por Lastenia’ en horas de la siesta. En horas de la tarde, se confirmarían 7 nuevos casos vinculados al conglomerado aislado, que suma así 67 casos positivos.

Mediodía. Llegan novedades. ¿Más casos? No. Un equipo de asesores se acerca con unas pesadas cajas: sanguches varios. “¿Para qué casa?”, pregunta un voluntario. “Son para ustedes”, le responde, y el joven entusiasta se dispone a disfrutar su almuerzo y un breve descanso antes de reanudar la lucha contra la pandemia. Ya llegará el momento de retomar la recorrida casa por casa y esperar un nuevo reporte de casos, mientras caiga la tarde y cuando Lastenia siga buscando paz.

Foto: Franco Olea para eltucumano.