Top

Memoria, Verdad y Justicia: cómo avanzan las causas por lesa humanidad

DÍA DE LA MEMORIA

Carolina Frangoulis, de la agrupación H.I.J.O.S, adelantó que los organismos de Derechos Humanos pedirán avanzar sobre la 'pata' empresarial de la última dictadura.

Foto de La Cámpora Tucumán






En un nuevo aniversario del golpe de Estado de 1976, la pregunta obligada es cómo avanzan los Juicios por Delitos de Lesa Humanidad que se llevan a cabo en la Provincia. Carolina Frangoulis, en representación de la agrupación H.I.J.O.S brindó a eltucumano.com un panorama del estado de situación en la que se encuentran las megacausas que buscan deslindar responsabilidades sobre la última dictadura militar. 

"Actualmente se está desarrollando el Juicio Operativo Independencia y hay otras causas en proceso de investigacion que próximamente también se elevarán a juicio", detalló Frangoulis quien mencionó las investigaciones que formarán parte de las megacausas Jefatura III y Arsenales III, como las más significativas.

"Aún falta investigar la 'pata' empresarial de la dictadura. Este año, fue incluido el pedido en el documento que se leerá mañana en la marcha por Memoria, Verdad y Justicia", dijo en relación a la movilización prevista a plaza Independencia. En esta oportunidad, luego de nueve años, todas las agrupaciones de Derechos Humanos marcharán en una sola columna con un petitorio en común dirigido a las autoridades y a la sociedad en general.  

Frangulis pidió avanzar sobre todos los sectores que, de una manera u otra, estuvieron vinculados a la tortura y desaparición de personas durante el proceso de facto. Eso incluye la participación del Estado a través del Ejército, la Gendarmería y la Policía así como también la iglesia, el empresariado y la sociedad civil. En este sentido, recordó que el sacerdote José Eloy Mijalchik y el escribano Juan Carlos Benedicto fueron absueltos en el marco de la megacausa “Arsenales II-Jefatura II”.


Heridas abiertas

Además de las megacausas que deben abrirse pronto, están pendientes de resolución acciones de particulares. Frangulis recordó que en el año 2014, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se promulgó una ley para otorgar una pensión a las personas que estuvieron secuestradas durante la dictadura militar. Esta medida, adujo, "posibilitó que, casi 40 años después, muchas víctimas comiencen a denunciar la situación que atravesaron".

La militante de H.I.J.O.S contó que muchas personas que lograron sobrevivir a los secuestros y las torturas, no revelaron su situación hasta hace poco tiempo, ya sea por la marginación en sus propias comunidades o también por el miedo que les producía saber que "había casos más graves" que el propio. Sus testimonios comenzaron a salir a la luz recién en los últimos años cuando las historias cobraron visibilidad en el debate público en el marco de políticas de Estado que así lo posibilitaron. 

"Muchas de las víctimas son del interior y viven en extrema pobreza. Hay que tener en cuenta que cuando volvieron a su comunidad, luego del cautiverio, fueron marginados. El terrorismo implantó la comparación de las situaciones vividas: algunas personas llegaron a realizar denuncias sintiéndose culpables de estar vivos, cuando muchos compañeros murieron", explicó. 

Sobre el futuro de las causas, Frangulis adelantó que "un grupo grande prepara una megacausa sobre la Zona de Operaciones, vinculadas a todos los hechos ocurridos en el interior represivo". Además, seguirán en curso los procesos iniciados -Operativo Independencia, Arsenales III y Jefatura III- y las causas llevadas adelante por particulares. 


"Madurez histórica"

"Hay una arremetida de la derecha que se siente en las salas de audiencia porque tenemos personas que dicen en la calle que los desaparecidos fueron siete mil", apuntó la militante al tiempo que pidió que la Justicia mantenga su independencia y respete lo que fue instaurado como una política de Estado en post de la reparación histórica. 

Sobre el final de la charla, Frangulis hizo votos por la "madurez histórica" que está alcanzando el movimiento a favor de los Derechos Humanos, que este año se convocó en una sola marcha, dejando de lado los matices que la dividieron en otras conmemoraciones del Golpe.