De ninguna crisis se puede salir disparando

Opinión

El referente de Libres del Sur, Federico Masso, analiza la nueva disposición del Ministerio de Seguridad de la Nación, que otorga más libertades en el uso de armas de fuego a los agentes de las fuerzas federales.


Los argentinos necesitamos sentirnos más seguros, sin ninguna duda. No conozco, en ninguna provincia y mucho menos en Tucumán, una casa donde haya una familia sin miedo. Hoy, lo único que encontramos en todos los hogares, es miedo.

Lamentablemente el miedo no es casual, está vinculado a momentos muy difíciles que estamos viviendo, todos los argentinos. Son momentos muy difíciles que están fuertemente vinculados a lo laboral, a lo económico.

Nos ha tocado ver de primera mano lo que están haciendo estos problemas en la sociedad. Vemos todos los días, en muchas esquinas, niños de pocos años arruinando su vida con el paco, o la porquería que puedan encontrar. Otros con no más de 10 años que son víctimas de los narcotraficantes para que vendan ese veneno.

Son las caras más duras de una misma situación, difícil, que llena los comedo-res de familias enteras que no pueden generar su propio plato de comida, y se turnan para comer un día algunos, y otros días otros, porque ya ni en los comedores alcanza para todos.

Los miedos son los mismos que tiene cada padre y cada madre de perder lo poco que tienen hoy, viendo cómo hay otros vecinos golpeados por la crisis. Cada tucumano se esfuerza hoy con mucho corazón a mantener el empleo, con sueldos que cada día alcanzan para menos comida, menos útiles, menos luz y menos gas.

En ese contexto, entendemos perfectamente el miedo de todas las familias argentinas. Y somos parte día a día de los esfuerzos del gobierno municipal para aportar soluciones, para dar herramientas para salir de esta realidad difícil que tenemos los tucumanos.

Y esas herramientas que proponemos para salir de esta situación, nada tienen que ver con la decisión del Gobierno Nacional de implementar este protocolo para que las Policía Federal tenga mayores facilidades a la hora de usar su arma reglamentaria contra una persona que puede ni siquiera estar armada, por la sola presunción de eventual amenaza al huir.

Estoy convencido, y por eso trabajo en política, que es responsabilidad del estado dar las herramientas para que los argentinos dejemos de vivir inseguros, y que una parte de erradicar esa inseguridad es combatir la delincuencia.

También sé, por muchos años de militancia, y de trabajar al lado de la gente, que lo primero para eliminar la delincuencia es mejorar las condiciones en que una persona tiene que decidir. Generar trabajo, generar estabilidad económica que le permita a una familia proyectar en el futuro, tener la certeza de que con esfuerzo las cosas van a mejorar.

Respeto y propongo que la misma firmeza y rigor para combatir la delincuencia que están proponiendo en este momento sea bajo la defensa de todos los otros derechos que le debemos garantizar a los argentinos. Que todos tengan trabajo, que todos tengan educación, que nadie sufra violencia doméstica, y que no haya niños con hambre.

Si no, esto queda en un oportunismo político a la hora de afrontar una crisis de las más crueles. Y esta medida, entonces, no tiene nada que ver con eliminar la inseguridad y los miedos de los argentinos. Esta medida es otro de los manotazos y las frases que solo buscan rédito político de corto plazo, hasta electoral diría, sin ningún análisis de cómo esto acercaría paz a una sociedad que vive con miedo. No hay manera de que esto termine bien. Serán más los muer-tos, ciudadanos, policías. Más armas es más muerte, y pensar que fomentar el uso por parte de la policía va a disuadir a alguien, es reducir a un simplismo absoluto los factores que nos llevan a este momento.

Cualquier decisión para salir de este difícil momento debe estar planificada como lo que es: una política pública integral. Pensar que darle a los policías mayor amparo a la hora de disparar va a solucionar el miedo de las familias argentinas es de una irresponsabilidad enorme. No admite el menor análisis porque salta a las claras que no se contemplaron los múltiples factores que nos llevan a estar como estamos. Y de ninguna crisis se puede salir disparando.

Federico Masso es el referente del espacio Libres del Sur, fue diputado nacional por Tucumán y actualmente se desempeña como Secretario de Atención de Urgencias Sociales en la Municipalidad San Miguel de Tucumán.

Top