Messi, Sampaoli y compañía, al diván

Opinión

“A este jugador le falta cabeza", "el equipo no soporta las presiones" o "se le cayeron las medias”, dicen los hinchas cuando los resultados no acompañan. El psicólogo Gonzalo Alonso analiza los alcances de la Psicología del Deporte en el marco del Mundial de Fútbol Rusia 2018.

Messi y Mascherano, emblemas de una generación del fútbol argentino. Foto: Agencia EFE.


En pleno auge del Mundial de Fútbol vemos a los  jugadores de nuestra Selección Nacional desorientados, un equipo que no parece seguir un esquema o tener siquiera destellos de buen juego. Ante esto en varios programas deportivos o en charlas de café, frecuentemente escuchamos frases tales como “a este jugador le falta cabeza", "el equipo no soporta las presiones" o a tal o cual "se le cayeron las medias”. Acto seguido firmamos la derivación al diván a jugadores, técnicos, utileros y todo aquel que forme parte del plantel. Pero, ¿realmente sabemos qué función cumple un psicólogo especialista en deportes?

Atrás queda el diván, Freud y Lacan ligados al imaginario popular cuando nos representamos un psicólogo. La psicología del deporte es una rama que se encarga de los aspectos mentales que intervienen en el desempeño de un deportista considerándose que no sólo se entrena lo físico y lo técnico, sino que también lo mental debe ser abordado.

“Entrenar la cabeza” no es tarea sencilla y requiere de un profesional psicólogo especializado en alto rendimiento deportivo. Trabajar lo mental apunta a optimizar el manejo de las funciones psíquicas superiores para obtener el mejor rendimiento posible. Se debe asesorar al deportista para que sea capaz de manejar el control de las presiones, la motivación, concentración y la confianza puestas en relación con los objetivos de juego tanto personales como del planteo táctico del equipo. Para ello se instrumentan técnicas para el entrenamiento de las habilidades mentales: concentración, manejo del stress, control de la ansiedad y del miedo, confianza, entre otras numerosas variables que pueden ser entrenadas.

Poner a punto lo mental es un trabajo de artesano donde el psicólogo junto al jugador y al equipo técnico buscan a través del autoconocimiento del deportista explotar al máximo su rendimiento en el campo de juego. Para ello se educa al atleta en rutinas de concentración, técnicas de manejo de ansiedad, rutinas de desempeño, potenciación de la confianza y la motivación para evitar los tan conocidos por todos “bloqueos mentales”.

Tampoco nos olvidemos de la tamaña tarea de manejar la cohesión grupal, detectar líderes positivos y negativos, ser el intermediario para mantener una correcta comunicación entre el equipo médico- jugadores, jugadores- entrenador y entrenador-equipo médico, para lograr que el planteo táctico y técnico sea comprendido y asumido por los jugadores.

El rol del psicólogo deportivo se ocupa de la asistencia a deportistas y equipo, asi como del asesoramiento a entrenadores, profesores de educación física, preparadores físicos, directivos de instituciones deportivas árbitros, entre otras personas que inciden en el grupo. Fundamentalmente en el asesoramiento y la asistencia el profesional se encuentra enfocado hacia optimizar los recursos personales del deportista asociados con el rendimiento en la actividad física que le compete, así como también en contribuir en el progreso de la calidad del manejo técnico y de la comunicación.


Gonzalo Alonso es Psicólogo egresado de la Universidad Nacional de Tucumán. Especialista en Psicología del Deporte por la Asociación de Psicólogos del Deporte Argentina (APDA) y Doctorando en Psicología con orientación en Neurociencias. Actualmente se desempeña como Psicólogo Deportivo del Club Natación y Gimnasia (Tucumán).



Top