¿4 a 1?: la calculadora macrista echa chispas en Tucumán

#VOTATUCUMÁN

El macrismo tucumano se arriesga a profundizar su debacle nacional. El crecimiento del peronismo amenaza su representación en la Cámara Baja. Cuántos votos habrá en juego en octubre respecto a las PASO.




Los resultados de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de este 11 de agosto son preocupantes para el macrismo tucumano. Son cinco los asientos que están en juego y, al menos por ahora ─y si la diferencia que lo separa del Frente De Todos provincial no varía demasiado─, los representantes del presidente Mauricio Macri en la provincia sólo podrán conservar una de las dos bancas obtenidas en 2015, hasta diciembre en manos de Facundo Garretón y de la disidente Teresita Villavicencio, otrora compañeros del frente Acuerdo por el Bicentenario (ApB), rebautizado Juntos por el Cambio (JpB) cuatro años después.

Más de 268.500 votos separan a peronistas y macristas de la provincia, distancia que al oficialismo local hoy le alcanza para ganar cuatro de los cinco escaños a renovar en la Cámara baja. Los nombres que hasta ahora llegarían al Congreso de la Nación son ─en orden de entrada, mediante cálculo por sistema D’HontMario Leito, Mabel Carrizo, Domingo Amaya, Carlos Cisneros y Graciela Gutiérrez.

Si bien la diferencia entre los espacios políticos más convocantes de Tucumán parece abrumadora, la diferencia a remontar por el macrismo para obtener una segunda banca no es tal. Juntos por el Cambio necesita recortar 23.000 voluntades a la distancia total, suponiendo que ambas fuerzas crezcan equitativamente en octubre, mucho menos que las 35.000 que sí logró escalar en las elecciones de medio término de 2017. Cálculos más, cálculos menos, en dos meses los macristas deben mejorar al menos en un 10% su performance, un crecimiento que se contrapone a los más de 160.000 apoyos que perdió Macri desde el balotaje de 2015.

A los números fríos hay que agregar los votantes que aún no entraron a la cancha. Desde hace cuatro años que la participación promedio en elecciones generales supera el 80% en la provincia, lo que en este caso sumaría unas 62.000 personas habilitadas para participar en los comicios definitivos. Además, se deben tener en cuenta los votos en blanco, que en estas PASO sumaron 68.216 (7,3%). Unas 130.000 voluntades flotando sin dueño en el mar de incertidumbre que navega el país desde el lunes, luego de una conferencia de prensa apocalíptica del Presidente, que disparó el valor del dólar a más de $60.

Los votos de Consenso Federal (CF) cotizan en bolsa. Prácticamente sin posibilidades de obtener una banca en Tucumán (debe crecer más de un 200%), la pregunta es si el lavagnismo sucumbirá ante el coqueteo macrista que busca bajar a su propio líder para que sea Roberto Lavagna quien dé la gran pelea ante Alberto Fernández. Son más de 63.000 tucumanos los que optaron por el proyecto del exministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner (entre 2002 y 2005). Sin embargo, casi 30.000 pertenecen al espacio del radical Ariel García, afín a Casa de Gobierno, lo que reduce las pretensiones de los operadores de Macri prácticamente a la mitad.

La calculadora del macrismo tucumano funciona sin descanso. Algunos de sus dirigentes caminan sobre una cuerda floja que amenaza no sólo con rechazo, sino con condenarlos al olvido.


Top