Preocupación por la posible demolición del ex Cine Edison

patrimonio en peligro

El edificio, junto a otros dos ubicados en la misma zona, representa piezas de Art Deco de principios del siglo XX. Desde el Instituto de Historia y Patrimonio de la Facultad de Arquitectura alertan sobre la situación.

Podrían derribar otro edificio histórico para construir una playa de estacionamiento.




Peligra el edificio ubicado en 9 de Julio y General Paz funcionó en el último tiempo como boliche bajo el nombre de Metrópolis, pero que décadas atrás fue el reconocido Cine Edison. Hoy temen por su demolición total para construir un estacionamiento.

Hace algunas semanas se conoció el caso de la casona de Alberdi 150 y meses atrás se dio a conocer la situación del edificio del Buen Pastor que el Arzobispado decidió derribar. Estos antecedentes más recientes de demolición de piezas pertenecientes a la "Ciudad Histórica" preocupan a más de un tucumano y mantienen en alerta a los defensores y estudiosos del patrimonio.

Ana Chiariello, directora del Instituto de Historia y Patrimonio (IHP) de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), destacó en diálogo con eltucumano.com que se repite una y otra vez el procedimiento. “Todos los días estamos detrás de algún caso como este. En todos se aplica el mismo mecanismo, piden demolición y se destina el lugar a una playa de estacionamiento”, se lamenta.

En este edificio funcionó entre 1920 y 1936 como cine de barrio y en los últimos años fue la discoteca Metrópolis. Desde el IHP señalan que junto a ésta, otra edificación donde funciona una conocida panadería en la acera del frente y un tercer edificio de esa misma zona, constituyen tres piezas de Art Deco de principios de siglo XX. “Es una obra de José Pasteri que construyó en la ciudad con distintos estilos. Estas son una de las pocas obras de Art Deco que quedan en la provincia. La ciudad va quedando sin nada. De a apoco se tiran los edificios que había. Para Tucumán todo tiene cierto valor, por la escasez. Es lo poco que nos queda de lo que fue la ciudad.

Por su parte, Pablo Lazarte, director de Catastro municipal, informó a este diario que por el momento no ingresó al organismo municipal ningún pedido formal para llevar adelante la demolición. “No ha ingresado todavía ningún pedido. De todas maneras, la propiedad está catalogada como bien de interés municipal, por lo tanto para demoler tiene que cumplir con una serie de requisitos”, especificó.

En este sentido, detalló que esa acción implica un trámite en la dirección de planeamiento para evaluar si se cumple con esos requisitos para ser autorizados a demoler. “Somos conscientes de que hay que profundizar los trabajos de preservación desde la obra y desde parte legal. Para no interferir en el dominio privado. La intención de esta gestión profundizar el mantenimiento de esas propiedades”, dijo. Y añadió: “independientemente de las normativas actuales, hay que trabajar sobre la posibilidad de dictar nuevas legislaciones que sean más restrictivas. Donde debemos participar como municipalidad, y en conjunto con Facultad de Arquitectura y Urbanismo, organismos que tienen injerencia sobre patrimonio de la ciudad”.

Top