¿Y dónde están los macristas de Tucumán?

#VOTATUCUMÁN

La campaña electoral comenzó con todo, pero los candidatos del macrismo tucumano no usan los colores de Cambiemos y tampoco se muestran con el Presidente en los afiches. La imagen de Macri y la foto más buscada de la provincia.

Los referentes de Cambiemos en Casa Histórica junto a la vicepresidenta Gabriela Michetti




Cambiemos ha logrado consolidar una clásica e inconfundible estética para sus campañas electorales a lo largo y ancho del territorio nacional, de la mano de un preciso manual de estilo confeccionado a medida por el propio asesor estrella del macrismo, el ecuatoriano Jaime Durán Barba. Sin embargo, la pata tucumana del frente que integran el PRO, la UCR y la Coalición Cívica (ARI), nada tiene que ver con esos lineamientos. Vamos Tucumán se presentó con una llamativa estética nipona que acompaña los afiches de la senadora Silvia Elías de Pérez, que en sus apariciones mediáticas y posteos proselitistas en las redes sociales habla de una “Revolución del Corazón” y de “Corazones Tucumanos” que no figuran dentro del manual cambiemita. El “cambio” en Tucumán pasa por esconder la figura del presidente Macri y marcar distancia de la gestión nacional.

La figura del presidente Mauricio Macri es un verdadero yunque electoral. Un sondeo de la consultora Analía del Franco sostiene que a dos meses de las elecciones provinciales y cuatro de las PASO nacionales, el titular del Ejecutivo Nacional y máximo referente del PRO tiene en territorio tucumano un 79% de imagen negativa. Por eso, los tucumanos no vamos a ver afiches con la cara de Macri de cara a las elecciones: Vamos Tucumán dejará completamente de lado los clásicos colores de Cambiemos, como lo muestran los afiches de Elías de Pérez, pero también de los principales dirigentes que la acompañan: el intendente de Concepción Roberto Sánchez, buscará ser reelecto y traccionar votos para la senadora Elías de Pérez jugando con su pasado fierrero e invitando a ir “por otro cambio”, y hasta el referente del macrismo en Tucumán, Tito Colombres Garmendia se sumó a la novedosa estética proselitista que no tiene nada que ver con la de Cambiemos.


La figura de Macri cae tan mal en Tucumán que hasta la decisión de impulsar la candidatura de la senadora Elías de Pérez por sobre la de José Cano pasó justamente por la férrea defensa del extitular del Plan Belgrano de la gestión macrista. Fue el propio dirigente radical el que, lejos de la estrategia de Vamos Tucumán, insistió en defender la gestión de Macri e invitar a los radicales a “pasar de estar juntos a ser juntos” en una columna en el portal de la agencia de noticias oficial Télam respecto a la posibilidad de que un correligionario acompañe al presidente en la fórmula electoral. “Cambiemos necesita consolidar ese federalismo de puertas adentro para que las respuestas no salgan sólo de Casa Rosada”, enfatizó, en un confuso mensaje hacia la campaña tucumana, donde el electorado no se encontrará con el sello de Cambiemos en el cuarto oscuro, no verá la imagen de su líder en los afiches ni elogios a la gestión macrista de parte de los candidatos. Al día de hoy, sólo Arturo Forenza mantienen la estética original de Cambiemos en Tucumán.




Fuego amigo y la foto más buscada

Si el cambio en Tucumán pasa por esconder a Macri, el intendente capitalino Germán Alfaro fue por más y salió a criticar al presidente al afirmar en declaraciones a La Gaceta que “ha subestimado la situación económica del país”, y que "estamos en el desierto, y en vez de acercar agua, el Gobierno nacional acerca sal". Las críticas de Alfaro al presidente son una novedad pero no causan mucha sorpresa puertas adentro de su riñón político: durante un encuentro de referentes del Partido por la Justicia Social, los dirigentes le transmitieron a Alfaro que lo van a acompañar en sus intenciones de ser reelecto pero que de ninguna manera van a aportar votos a la candidatura de Elías de Pérez: están decididos a cortar las boletas. La candidata de Vamos Tucumán tiene un adversario dentro de su propio espacio. ¿Adónde irán a parar esos votos?

La (¿ex?) pata peronista de Cambiemos no busca sumar votos para Elías de Pérez ni para los candidatos de Vamos Tucumán: el alfarismo prepara hasta 15 acoples para la disputa territorial con los candidatos de todo el PJ encolumnados detrás de Juan Manzur y del frente Hacemos Tucumán de José Alperovich. El alfarismo busca bancas propias en el concejo deliberante capitalino y en la Legislatura provincial para comenzar a ganar terreno con miras a 2023.

Alfaro y sus dirigentes ya preparan los afiches con los colores del PJS, azul y celeste (los mismos que históricamente identifican al PJ, a Fuerza Republicana y que también eligió Alperovich), que no tienen asimilación alguna con los de Vamos Tucumán y mucho menos con los clásicos afiches PRO del duranbarbismo.
El principal adversario de Alfaro es Mario Leito, quien insiste en sus recorridas de campaña que “en Tucumán, Alfaro es Macri” y lo acusa de ser “hace 15 años oficialista”, con Néstor Kirchner, luego con Cristina Fernández y hoy con Macri. No fue hasta su alejamiento del peronismo en la antesala de las elecciones de 2015 y el posterior triunfo de su candidato a presidente -a quien hoy critica- que Alfaro se decidió a armar su propio espacio para no tener que compartir marquesinas electorales con el líder de Cambiemos.

Qué daría Alfaro por hacer desaparecer las fotos que lo muestran saludando a Macri; o en la primera fila del acto de la Juventud de Cambiemos que encabezó el presidente en Horco Molle; cuando lucía camisa celeste como marca el clásico look PRO junto a Rogelio Frigerio; a los encuentros con el ecuatoriano Durán Barba cuyo manual de campaña hoy no respeta en absoluto. La foto de un cálido abrazo entre Mauricio y Germán es hoy la foto más buscada en la provincia y su aparición podría complicar más las ambiciones del alfarismo. 

Top