Top

Gabriel se puso de pie y salió campeón al compás del cha cha cha

HISTORIAS DE ACÁ

Carolina Flores es la profesora de baile del Centro Educativo Terapeútico de la clínica Hatun Huasi, donde el trabajo interdisciplinario de 25 profesionales da sus réditos: “Sentí muchas emociones juntas, todo el tiempo estoy conectada con él, y él conmigo". VIDEO

Carolina y Gabriel, felices. Las fotos y el video son gentileza de Carolina Flores.




Jura Carolina Flores que también fue una joven tímida, pero que un día todo eso cambió cuando su mamá la llevó a una clase de baile, la profesora puso una canción de Thalía, bailó frente al espejo y no paró más: “Soy una de las primeras profesoras de ritmo. Empecé hace 17 años. Amo bailar, pero mi vocación ya está centrada en mis alumnos. Si sigo bailando es porque mis amigos no me dejan dejar”.

Los amigos de Carolina, profesora de baile del Centro Educativo Terapeútico de la clínica Hatun Huasi, son los mismos que están orgullosos de ella y han compartido su emoción después del baile con Gabriel, quien nació con retraso madurativo y presenta la anomalía conocida como pie bot: “Tiene los pies rotados hacia adentro. No puede caminar durante mucho tiempo. El fisiatra me dijo que puede estar de pie un momentito, pero nada más. Los chicos que nacen con esta anomalía deberían haber sido operados al nacer, pero muchos nacen en condiciones económicas no favorables”.

A todas las adversidades que Carolina detalla en el diálogo con el tucumano, se suma un detalle no menor: “Gabriel es muy tímido, pero hemos logrado hacer un trabajo interdisciplinario entre todos para que se pudiera subir a bailar en el Festival de Talentos que se realizó el domingo. Seguimos la línea de la directora Adriana Quinteros, trabajamos en conjunto con la kinesióloga, con el profesor de teatro Ariel Coronel y un equipo de 25 profesionales que buscan lo mejor para la comunidad de 70 chicos que vienen al servicio de centro educativo terapéutico”.

Hace 11 años que Carolina empezó a trabajar con niños y niñas nacidos principalmente con parálisis cerebral, múltiples discapacidades juntas. Lo que ha vivido este viernes ya lo había visto puertas adentro, pero nunca como ahora, ella y Gabriel, como una pareja del Bailando por un sueño al compás del cha cha cha, pero haciéndolo realidad desde el primer compás: “El video que se ha viralizado forma parte de un acto de tres números. Lo hemos vivido de una manera muy especial. Siempre lo hacemos, pero ahora queda en los ojos de todos”.

Una vez iniciado el baile, Carolina destaca lo que hizo Gabriel sobre el escenario ya vestido al tono de su compañera de baile, vestidos de azul y negro, ella sobre tacos, él en silla de ruedas, listos para brillar sobre la pista: “Sentí muchas emociones juntas, todo el tiempo estoy conectada con él, y él conmigo. Todos los logros de ese momento son una consecuencia de lo que fuimos logrando por objetivos. Gabriel pudo lograr todo lo que estaba planteado previamente, demostró que podía con todo. No me miró en ningún momento. La música y el baile, son grandes estímulos, tienen un poder distinto. Y el estímulo es lo más importante de todo”.

El baile de Carolina con Gabriel dura un minuto con 49 segundos y hay tanto vivido en ese lapso que asombra: a la espera de que comenzara la música, Caro y Gabriel empiezan a agitar los brazos, salen a escena, ella ocupa el centro de la escena, hasta que él se roba todas las miradas mientras gira a su alrededor arrancando las primeras ovaciones de la tarde que no dejan de crecer cuando Gabriel deja la silla de ruedas, queda de rodillas en perfecta sincronización con Caro, abre sus brazos, ella lo levanta y finalmente Gabriel se pone de pie y baila de frente a su compañera para coronarse campeones del certamen y una felicidad que este martes continúa en el semblante de Gabriel.

“La psicóloga me contó que cuando saludó a Gabriel le dijo: ‘Hola, campeón’. Y él ya estaba con otra actitud, sin esa timidez de antes. La familia también estaba muy emocionada y para el próximo lunes ya tenemos una invitación y ya dijo que sí, que quiere ir, que se acuerda de la coreo. Hemos logrado con la música cosas increíbles. Lleva su tiempo, pero siempre a favor de los chicos para mejorar sus capacidades”, explica Carolina.

Lo que vivimos ha sido maravilloso: cada acto es una preparación, pero los sacamos a todos de la silla de rueda gracias a la dirección que nos impulsa. Insisto: todo lo que nosotros hacemos es de forma interdisciplinaria con fines terapéuticos para el bienestar de los chicos, desde los psicólogos y fonoaudiólogos hasta nosotros, los profesores de baile, teatro y otras disciplinas”, se despide la profesora de baile que mientras mira una y otra vez el baile junto a Gabriel recordó que no estudió bioquímica porque el baile se impuso y desde ese día que cambió su propia vida, siempre con la música presente, con Thalía, con aerolatino y ahora con su compañero de pista, al ritmo del cha cha cha.