Top

Gómez Pardo cierra un año de innovación con una fuerte apuesta por la sustentabilidad

Ecoconciencia

La sucursal de Yerba Buena tiene en el cuidado del medio ambiente su principio rector. Conocé las 10 eco-claves de un emprendimiento único en Tucumán, que se distingue por sus precios bajos y su atención de primera.




A un año de su inauguración en la avenida Perón de Yerba Buena, el MegaCentro de Compras Gómez Pardo celebra el logro que significó para la empresa y para toda la comunidad la concreción de un megaproyecto que tiene a la sustentabilidad como principio rector. El ‘Green Building’ diseñado por el ingeniero José Mariño para C&D Ingeniería sigue 10 eco-claves que le valieron un premio internacional debido a que transformó la rutina de compras en una auténtica experiencia eco-friendly que puede disfrutar toda la familia.   

“Queríamos algo innovador para Tucumán, siguiendo los principios del 'Green Building' y cumpliendo con todos los estándares del cuidado del medio ambiente”, comentó Ricardo Villagra, responsable de Marketing de la firma propiedad de José "Tito" Gómez Pardo. El empresario tucumano expandió su idea de negocio a lo largo de los años en cinco sucursales distribuidas en distintos puntos de la Provincia. En el caso del Megacentro de Yerba Buena plasmó, además, su sueño de apostar por la educación ambiental y el cuidado del entorno, justamente en una de las zonas más preciadas por los tucumanos: el pie del cerro, donde la yunga se funde con la ciudad.


Siguiendo este concepto, el ingeniero Mariño, Project Manager de C&D Ingeniería, viajó en reiteradas oportunidades a Europa para incorporar toda la vanguardia al diseño, construcción y equipamiento del edificio. Gracias a ese empeño, en octubre pasado la obra fue premiada en la feria Euroshop 2020, en donde se evalúan a las principales cadenas de retail del mundo. “Desde el principio la propuesta se pensó para que esté integrada de manera respetuosa con el entorno. Un emprendimiento de esta magnitud tenía que minimizar el impacto ecológico, sobre todo en una zona muy valorada por su entorno natural”, resaltó Villagra, quien enumeró las 10 eco-claves que se implementaron en el Megacentro al momento de su construcción. 


Se destacan, por ejemplo, la aislación completa del edificio mediante paneles de poliuretano y chapa para disminuir sensiblemente la energía utilizada para refrigeración; los carros de compras de plástico ecológico resistente para exterior; paneles fotovoltaicos que permiten que el 60% de la energía que consume el MegaCentro sea renovable; la iluminación exterior LED que evita la contaminación lumínica del entorno, el agua para riego con una capacidad de almacenamiento de 1.600.000 litros y el sistema de laminamiento pluvial con diferentes captaciones para luego ser volcados sin producir impacto en el entorno.

Además, el supermercado cuenta con una central de frío con tecnología de CO2 para todos los sectores refrigerados, -la más grande de Sudamérica en su tipo-, y un sistema digitalizado para regular automáticamente luces y aires acondicionados, según condiciones de temperatura, luz natural y detección de movimiento.


El broche de oro son los 1.500 m2 de muros verdes para minimizar el impacto visual y el arbolado urbano del Paseo Natural y el resto de los jardines, diseñado por biólogos de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), que constituyen todo un atractivo para los visitantes del Centro de Compras.  

“La idea del dueño de la firma de conjugar innovación y cuidado del medio ambiente ha tenido el resultado esperado. Se ha decidido hacer una fuerte inversión en tecnología, confort y sustentabilidad, sin perder de vista que Gómez Pardo se caracteriza por los precios bajos y la atención de primera en todas las sucursales. Estos conceptos se irán extendiendo paulatinamente hacia el resto de los centros de compras”, anticipó Villagra sobre las proyecciones y destacó que, si bien es más oneroso integrar la sustentabilidad a todo el proyecto, la mirada está puesta a futuro. “En la playa de estacionamiento, por ejemplo, hay cargadores para autos eléctricos. Si bien todavía no hay en Tucumán este tipo de vehículos, la propuesta fue que el supermercado tenga lo último en innovación para que estemos preparados para cuando estas novedades, que ya son una realidad en otras partes del mundo, lleguen a la Provincia”, contó.  


Actualmente, las cinco sucursales de Gómez Pardo emplean a unas mil personas y generan otros cientos de trabajos indirectos. “El objetivo es ser el mejor supermercado de la Argentina. La inversión se siguió haciendo en Tucumán, y no en otras plazas, porque el dueño de la firma lo interpreta como una forma de agradecimiento a los tucumanos que han hecho crecer a la empresa”, reveló. En este punto, aclaró que “la política es mantener los mismos precios en todas las sucursales independientemente de su ubicación, innovar y brindar un buen servicio, cuidando siempre al cliente”.

En relación al rol social que cumple una empresa que tiene más de 50 años en el rubro, Villagra reveló que “el anhelo es que este proyecto redunde en beneficios para la comunidad y que inspire a otros empresarios locales a apostar por un futuro 'verde': la innovación, hoy por hoy, está ligada a la sustentabilidad”.