Renunció a su trabajo para dedicarse a su gran pasión: las salsas picantes

Gourmet bien tucumano

Tras 37 años volcado a la informática, José Grecco creo Delisario, su emprendimiento gastronómico que nació a partir de sus ajíes. “Yo planto las semillas, los cosecho, los elijo y los proceso”, describió.




Puede decirse que José Grecco es un valiente o un loco lindo en tiempos económicos donde jugársela es un riesgo. Es que a sus 57 años y con 37 de ellos dedicados a la informática, decidió dejar a sus clientes y trabajar tiempo completo a una de sus grandes pasiones: 'Delisario', su emprendimiento de salsas picantes, las cuales hace con sus propios ajíes a los que "cría y cuida" desde la semilla.

“Como tengo un hijo chico, la idea es que aprenda no sólo por lo que uno le dice, sino por lo que ve. Quiero que vea cómo nace una empresa desde la semilla. Porque yo planto la semilla de ají, tengo como 80 variedades distinta, los cosecho, los elijo y los proceso y de ahí sale la salsa”, explicó a eltucumano.com este salteño que llegó a la provincia  a principios de los 80’, pero que decidió radicarse tras encontrar el amor y formar una familia.

Sobre qué lo impulsó a dejar su zona de confort, José confesó que todo arranca en su niñez, con la crianza que recibió en su Salta natal. “Me crié en medio de restaurantes con mi abuela. Ella me decía que estudie para que no me dedique a esto que es muy duro. Lo hice, estudié, pero a esta altura del partido me dije ‘lo que me gusta es la gastronomía’", asegura con una sonrisa característica en él.

Sin embargo su amor por la comida no fue lo suficiente para abandonar su antiguo trabajo, sino el halago de sus amigos y el impulso de su esposa: “Me ayudaron unos amigos que no sé si por compromiso me dijeron que mis salsas eran ricas. Pero llegó un momento en que empezaron a pagar y eso me gustó. Y ahí arranqué, pero si no era por mi mujer y mi hijo esto no se concretaba”, señaló el creador de salsas como ‘Aires del Perú’, ‘Humo’ y ‘Mole’.


“Me parecía que los ají de los supermercados o artesanales se quedaban en el picor y no era lo que más me gustaba. Al tener plantas le noté gustos diferentes y pensé ‘esto se está desperdiciando por procesarlo así’ y decidí emulsionar, porque esto te da tiempo. Mis salsas te dan tiempo, las probás, te deja sentir gustos, aromas y después te pica. Y esto me pareció muy gourmet”, agregó José, que luego aclaró que todas sus salsas son picantes, ya que para él es un “nicho” poco explotado y con posibilidades de exportación.

Para los temerosos de este tipo de alimentos, este vecino de Las Talitas le pone una calificación al nivel de picante de sus creaciones. “Las que vendo son entre un dos y un tres en una escala de 12. Para el que le gusta el picante son razonablemente suaves, para el que no, son picantes. La idea es que se pueda bajar el tenor del picante mezclando las salsas con otros alimentos como queso o mayonesa”, señaló.

Por último, el creador de Delisario, que tuvo un paso de éxito por la última Expo Gourmet, explicó que los que quieran una ─ o todas─  de sus seis tipos de salsa pueden hacer sus pedidos a través de WhatsApp (381 466 1688) o de su página de Facebook. "Mi idea de esto es que no sea caro, sino que este bien hecho", finalizó. 




Top