Top

Nosotros pagamos las balas con las que nos fusilan

opinión

El analista político Antonio Leone detalla las principales causas de la derrota electoral que sufrió el Gobierno Nacional en las PASO de este domingo.


Un primer análisis de la derrota nos permite identificar al menos tres causales de la misma, que los enumeráremos sin que el orden implique importancia: El primero, no haber identificado claramente la responsabilidad del macrismo en la terrible crisis económica en que dejó al país, que debería haber sido hecho por todos los medios y acompañando las denuncias judiciales, con por lo menos algunos detenidos en las causas en las que hay numerosas pruebas. Esto permitió que con total impunidad, los medios de la derecha y los mismos funcionarios del anterior gobierno hicieran responsable al nuestro de las penurias económicas ocasionadas por ellos y por la pandemia.

Segundo; sostener con la pauta publicitaria pública a medios que con "fake news" de todo calibre conspiran y deterioran al Gobierno. Nosotros pagamos las balas con las que nos fusilan.

Tercero, la situación socio económica: En la Argentina hay más de 10 millones de ciudadanos en la pobreza, aunque algunos de ellos tengan trabajo.

Cuando comenzó el ASPO, abril o mayo del 2020, a través del IFE se asistió (poco, pero algo al fin) a 9 millones y medio de personas con dos desembolsos de $10.000 cada dos meses.

Cuando a los "jenios" del Gobierno se les ocurrió reemplazar el IFE por otros programas, se provocó un quiebre en ese sector social que quedó dividido en cuatro subsectores: Los monotributistas que estuvieran al día, que recibieron un crédito de $30.000 en tres cuotas, a tasa cero si dicho crédito se devolvía en seis cuotas a partir de marzo de 2021. Como en la mitad de esos casos no pudieron hacerlo, ya que su situación económica no mejoró en marzo del 2021, la Afip le transfirió la deuda a los bancos que aplicaron desde entonces una tasa cercana al 70% anual. Sin ingresos y endeudados.

Por otro lado quedaron quienes cobran la AUH, unos tres millones de personas, a los que se asistió (poco también) con la tarjeta Alimentar, desembolsos extraordinarios y otras medidas que los contuvieron en parte.

Otro sector que recibió asistencia del estado fue el que forma parte de los Movimientos Sociales, aproximadamente un millón y medio de personas, muchos de los cuales también perciben la AUH. Este grupo recibió TODA la asistencia del ejecutivo, ya que es a través de las OOSS que se canalizó el 95% de los planes, programas, créditos y subsidios.


Y por último quedó el grupo mayoritario de "entenados", al margen de cualquier asistencia, que sumados a los perjudicados del primer grupo son unos seis millones de personas y sus familias que atravesaron la pandemia y la subsiguiente crisis económica en el más absoluto desamparo.

Sumemos a esto las paritarias a la baja y la muy pobre recomposición del los haberes jubilatorios.

¿Qué esperábamos que hicieran? ¿Qué nos votaran alegremente porque tuvimos buenas intenciones?

No me digan que "no hay fondos", porque si los hubo y los hay para pagar los desembolsos de las Leliq, los ATP o las pautas publicitarias del las que hablábamos antes.

No queremos olvidar razones adicionales; no pudimos contener los precios de los productos básicos, no bajamos las tarifas de servicios público ni las tasas de interés conque los bancos y prestamistas esquilman a nuestro pueblo.

Y para quienes digan que esta crítica la hacemos con "el diario del lunes", les contamos que venimos diciéndolo desde el año pasado.