Top

Tucumán empezará un camino de cambios en serio

LO QUE ESTÁ EN JUEGO

El dirigente del PRO, Héctor Monayer, considera que estas PASO marcarán “un quiebre profundo en un Tucumán aturdido y atrasado”, y celebró que su espacio “actúa con independencia, con pantalones largos”.

Héctor Monayer en la campaña 2015.


Estas elecciones son distintas, visibilizadoras de un quiebre profundo en un Tucumán aturdido y atrasado gracias a su sistema político.

En el oficialismo la pelea va en serio. No es por idea. No es por proyectos de desarrollo y crecimiento. Es por la caja. Y la gente la sufre: algunos porque los dejan sin contención mostrándoles descarnadamente la vulnerabilidad del esquema en el que viven, el resto asqueado viendo cómo se reparten recursos para votos que se niegan para obras, para salud, para seguridad, para viviendas. 

Manzur vs Jaldo es un desastre para Tucumán, es la corrupción visible, al rojo vivo.


En la oposición la situación es más alentadora. Está dividida pero la suma de sus listas puede superar al oficialismo. Y está proyectando al ruedo provincial figuras nuevas, importantes, como los intendentes, Alfaro, Sánchez y Campero.

En el PRO se destaca Ramiro Beti, con el apoyo nacional de dirigentes de peso como Patricia Bullrich, presidenta del partido y figura del espacio. Y de toda la estructura nacional del partido, que en la provincia ya actúa con independencia, con pantalones largos.

En estas elecciones habrá un quiebre, un antes y después, y Tucumán empezará un camino de cambios en serio.

Héctor Monayer

Dirigente del PRO Tucumán