Top

La segunda ola

OPINIÓN

El diputado por Tucumán Pablo Yedlin, analiza en esta columna las últimas cifras de la pandemia, explica aciertos e inconvenientes del plan de vacunación y carga contra la oposición.

Foto Ministerio de Salud.-


Otra semana de la segunda ola de la pandemia de Covid19 en Argentina. Los casos aumentan en forma alarmante en casi todas las jurisdicciones. Tomando la tasa de incidencia acumulada de 7 días por cada 100.000 habitantes, los valores rozan en las provincias -con menos casos- los 400, y en CABA llegan incluso a los 1300. No se encuentran en la Argentina lugares con menos de 200 casos acumulados en una semana cada 100.000, que sería el límite para decir que no estamos con alta circulación comunitaria, y que habilitaría a las clases presenciales por ejemplo….

Sin embargo las mayoría de las provincias han mantenido restricciones de moderada intensidad, por un lado a la nocturnidad y también a las actividades comerciales y gastronómicas.

La llegada de las primeras 10 millones de dosis de vacunas nos mantiene entre los primeros 16 países de los casi 200, “beneficiados” por la industria farmacéutica, imaginen lo que será en aquellos países sin tanta suerte, y lo inequitativo del “mundo pandémico”.

Mayo nos traerá desde México la llegada de las primeras vacunas de Astra Zenecca formuladas en Argentina. El progreso de nuestro plan de vacunación depende en gran medida de que esto suceda. Los 23 millones de dosis reservadas y señadas que requerimos son cruciales dado que la Federación Rusa y sus 30 millones de dosis de la Vacuna Sputnik mantienen un cronograma de entrega muy variable, casi imprevisible, desde el inicio de las mismas. Recordemos que deberían haber llegado a este país entre enero y febrero.

Astra Zenecca se comprometió a traer las vacunas en el primer semestre, quedan solo dos meses, y las entregas se demoraron por problemas en la formulación de las vacunas en México, al parecer no era tan sencillo como “llenar botellitas de vidrio”. Incluso derivaron parte de este proceso a una planta en los  EEUU para que la espera fuera algo menor. La transferencia tecnológica que con tanto éxito produjo los más de cien millones de dosis al granel en Argentina, no tuvo los mismos resultados en nuestro socio del hemisferio Norte. Otra lección para aprender: no se trata de liberar patentes solamente, sino de transferir tecnología compleja que requiere interlocutores capaces y deseosos del proceso.

Si la situación sanitaria empieza a mejorar, por ahora no hay motivos reales para dudarlo, con la llegada de esas partidas “millonarias” de vacunas podremos acelerar el plan de vacunación y terminar de vacunar a los grupos de riesgo y a algo más, bastante antes de que la segunda ola termine. Si, ya sé, lo ideal hubiera sido antes que empiece, pero esta pandemia debería habernos enseñado que las cosas son más complicadas que las que creen algunos.

Por el momento la situación de las terapias intensivas del país es dramática, se trabaja a cama caliente, y a pesar de las ampliaciones a la capacidad de los servicios y la dedicación de casi toda la infraestructura sanitaria a esta patología el stress permanente por la búsqueda de camas de alta complejidad es un desafío permanente para los gestores de los subsistemas de salud de todas las jurisdicciones. Lxs Médicxs, enfermerxs, kinesiologxs y personal general del sistema de salud mantienen con valentía a flote el sistema, pero la situación esta al borde del colapso.

Mientras tanto las medidas de restricción a la actividad y el miedo a no conseguir donde internarse empiezan a mostrar una esperanzadora reducción de la velocidad de crecimiento de la curva de casos. Es indignante ver a parte de la política argentina intentando sacar rédito de este drama sanitario. Algunos que criticaron a las vacunas en general y a la vacuna rusa en particular, “flojita de papeles” le decían, se llamaron a silencio cuando la publicación en The Lancet demostró la seriedad de los datos de la misma, y ahora cuando el Brasil de Bolsonaro no autoriza esta misma vacuna vuelven a la carga, pidiéndole a ANMAT, justificaciones por su aprobación, tema absolutamente delirante, pero que genera ruido en la población y dudas. ¿Cuántas personas no se han vacunado en nuestro país por haber creído a estos impresentables?

Esta semana también presentó la vuelta a las negociaciones con el laboratorio Pfizzer, al menos desde algunos medios de comunicación, grandes promotores de esta firma. Al parecer el laboratorio estaría intentado, después de aplicar cientos de  millones de dosis en el mundo con muy buenos resultados y sin efectos indeseados aparentes, establecer un contrato, con entregas a futuro, de vacunas en nuestro país. El problemita es que si en forma negligente un lote generará algún problema en nuestra población deberíamos pagar nosotros las indemnizaciones tema que a gran parte de la oposición y de estos medios los tiene sin cuidado. Y aclaremos qué este laboratorio, nos cobra cada vacuna que le compramos a precio de mercado y esta ganando decenas de millones de dólares por las ventas de la misma. La pandemia no ha sido tan mala para todos…

El tema de las elecciones PASO y de la pandemia también estuvo en la agenda. Presenté en diciembre un proyecto para suspenderlas -por única vez y por la situación sanitaria- esta forma de selección de candidatos para las elecciones de octubre. En diciembre no sabíamos que la segunda ola se adelantaría tanto, y tampoco conocíamos cómo iban a comportarse la industria farmacéutica con nosotros y las vacunas.

Si se tiene en cuenta que en la mayoría de los distritos electorales la selección de los candidatos NO usa el mecanismo de las PASO, y por lo tanto los votantes ponen la misma boleta en ambas instancias electorales transformando a las internas en una encuesta nacional de alto costo económico, nos pareció prudente discutirlo en ese momento. Obviamente que se requiere de consensos importantes. El acompañamiento de la voluntad de más de 10 gobernadores de los dos espacios políticos mayoritarios no fue suficiente. Se aduce que hubo elecciones en muchos países, pero no se dice qué pasó con las curvas epidémicas en relación a esta situación. Veremos cómo termina esta historia, cuántas internas se definirán por PASO y el costo sanitario. Pero es claro que cuando la oposición quema barbijos, discute las vacunas y rechaza las medidas de restricción establecidas por DNU, no sólo intenta modificar temas electorales: especulan con meras entelequias.