Top

¿Por qué escribimos?

TRIBUNA ABIERTA

En el "Día del Escritor", la poeta y dramaturga Natalia Zanotta nos invita a pensar en la importancia de la escritura.


El 13 de Junio se conmemora en Argentina el “Día del Escritor”, en  homenaje a todas y todos aquellos que intentamos plasmar  en palabras y  papel nuestra visión de este mundo y sus bemoles, dando así, lugar a la  creación artística y literaria.
   
Esto de celebrar un día en particular, hace que me pregunte realmente acerca de la escritura y su importancia. Siempre llego a la conclusión de que no tiene un carácter utilitario ni práctico, sino más bien  bondadoso y conmovedor.  Carácter que se refleja en cada página, en cada palabra, párrafo o fragmento que se deja leer, y por supuesto,  llega en forma subjetiva a cada lector.

En esta tarea de pensar la escritura, traigo a mi memoria un poema del gran Mario Benedetti, al que luego le pusieron música y casi se ha convertido en un himno para el/la, que lo interpreta:

“Usted preguntará por que cantamos

cantamos por qué el río está sonando

y cuando suena el río / suena el río

cantamos porque el cruel no tiene nombre

y en cambio tiene nombre su destino”


Una belleza de palabras que justifican el canto y defienden los miles de motivos por los que nunca se deja de cantar.

 Y entonces sigo preguntándome si necesitamos justificar también la escritura, y aunque no lo necesitemos, a veces queremos hacerlo y pienso, ¿Por qué escribimos?

Silvina Ocampo, respondió hace tiempo, como acertando en casi todo: Escribo porque no me gusta hablar, para dejar un testimonio más de la vida o para luchar contra ese exceso de materia que acostumbra a rodearnos”.

María Zambrano, también se lo preguntó y su respuesta me convence de ciertas bondades: “Hay cosas que no pueden decirse”, y es cierto. Pero esto que no puede decirse, es lo que se tienen que escribir.

Elena Poniatowska, responde como El Gabo y esa respuesta es en sí misma una confesión que convierte en literatura: “Escribo para que me quieran y porque es mi manera de estar sobre la tierra, de justificar mi presencia”

Y así como ellas, muchas otras y otros fueron respondiendo a la pregunta que no deja de interpelarme y de conmoverme, porque cualquier oración, frase o palabra me atraviesa la vida y el cuerpo.

En modo curiosa y para seguir encontrando revelaciones, quise saber porque escriben los y las que lo hacen. Obtuve varias respuestas, que más allá de provocarme calma y sosiego, me llevan a seguir insistiendo en el carácter provocador de la escritura. Agradezco sentirme dichosa al leer, porque soy lectora, A priori, de intentar ser escritora.

Dicen por aquí:

“Escribo poesía porque es un modo de ver e intentar interpretar el mundo; es también un modo de ser desde esa interpretación de una realidad vital. Me urge nombrar los acontecimientos, los objetos, los sueños, el desvelo, la belleza o el espanto en un intento de captar lo colectivo”, Alejandra Díaz, escritora, profesora en Letras y Lengua Inglesa. Tucumán

“Escribo para llenar el hueco que me habita desde que no puedo nombrarte. Escribo porque las palabras hacen cosquillas como alitas de gorrión, agitándose cuando quieren ser paridas. Escribo porque me exiliaste de tus ojos”, Luciana Margarita Bollea, profesora en Letras, poeta.  Tucumán

“Escribir por esa bruta pasión de decir y de callar;
 precipicio y luego abismo.
 Enlazar palabras, unas a otras, clavarlas a la tierra para quedarse aquí
" 
 Facundo Iñiguez Aciar, escritor. Tucumán

“Escribo porque encontré en el lenguaje codificado mi ser-aquí. En la escritura poética encontré el modo de decirme y decir el mundo que habito y me habita. Esto es el pasado, presente y futuro de todo lo que he sido, soy y seré aún cuando ya no esté. Es también un modo de buscar y vivir lo bello, lo trágicamente bello que guarda nuestra frágil existencia temporal. Es el modo de decir que estoy vivo más allá de cualquier coyuntura favorable o desfavorable", Alejandro Salustiano Alvarado, poeta. Tucumán

“Lo hago desde muy chico. A los nueve o diez años escribía sobre naves espaciales que viajaban a Marte. No tenían un final, digamos que el placer estaba en la vivencia mientras lo relataba. Escribo para poder sentir todas las vidas posibles. Y para que no me olviden también”, Pablo Donzelli, escritor. Tucumán

En mi caso particular tengo una respuesta que no termina de conformarme, porque como dice Joaquín Sabina, “Sobran los motivos”, pero para terminar esta escritura, con la excusa del “Día del Escritor”, puedo decir:

“Escribo para no sentirme derrotada, para no perder la batalla que vengo librando contra mi desde tiempos sin memoria. Escribo cuando oscurece. Cuando huele a uvas. Cuando me pierdo - y no me encuentro-.Todo el otro tiempo soy el cauce del río que desborda. Y no llego a la orilla Y no entiendo. Solo escribo, porque es la única manera de estar aquí, tan lejos, tan cerca”,  Natalia Zanotta, poeta, coordinadora de “El Refugio de la Palabra”, Tucumán.


Notas 
*Silvina Ocampo (Buenos aires, 1903-1993) escritora, poeta, cuentista.

*María Zambrano (Madrid, 1904- 1991) ensayista, poeta. Ganadora de los premios “Príncipe de Asturias” y “Cervantes”.

*Elena Poniatowska (Paris, 1932, actualmente reside en Ciudad de México) periodista, ensayista, escritora. Ganadora del “Premio Cervantes 2013”.

*El Gabo, Gabriel García Márquez,  (Aracataca 1927, Ciudad de México 2014), periodista, escritor. Premio Nobel de Literatura 1982.