Top

Recetas médicas digitales: la solución a un problema grave

opinión

El diputado Pablo Yedlin explica la importancia de este proyecto de ley que obtuvo dictamen favorable y unánime de la Comisión de Salud que preside en la Cámara Baja del Congreso.


Estos tiempos de pandemia han llegado con la fuerza de esas cosas que uno no espera y que no se saben cuánto van a durar. Desde enero, los médicos sanitaristas venimos siguiendo con asombro la evolución de la enfermedad pulmonar grave Covid-19, producida por el nuevo virus el “SARS-COV2″.

Nos encontró en un mundo hiperconectado física y virtualmente, muy desigual, y con líderes que al momento podemos decir les fue difícil estar a la altura para atender la emergencia. En la Argentina, el presidente Alberto Fernández tomó decisiones políticas rápidamente basadas en la mejor evidencia científica disponible, con el valioso asesoramiento del ministro Ginés González García y un comité de expertos. Esto no es un hecho menor y debe ser reconocido.

En este contexto, la tecnología resulta indispensable para el intercambio de información científica, la difusión de recomendaciones y la vida diaria de las personas durante el aislamiento social preventivo.

Como médico y diputado, desde el Congreso de la Nación abordé la cuestión de la tecnología al servicio de la salud y expliqué los beneficios de la realización de recetas electrónicas, un tema de actualidad en virtud de la cuarentena y de la necesidad de conseguir las prescripciones médicas sin tener que realizar una visita médica.

A partir de una evaluación de la legislación argentina en el tema, con el asesoramiento de la Agencia Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT) y de la Confederación Argentina de Farmacias (COFA), advertimos que la prescripción médica en el país, según la normativa vigente, debía ser realizada de puño y letra tanto por médicos, odontólogos y veterinarios.

Desde la sanción de la ley de firma digital, algunas obras sociales, prepagas e incluso ministerios provinciales, tomaron la decisión de habilitar prescripciones digitales en ciertas circunstancias, por lo cual tuvieron problemas de implementación y legales.

Con entusiasmo, emprendimos la tarea de trabajar en una iniciativa para modernizar la Ley de ejercicio profesional de la medicina y ciencias de la salud y varias interconexas, como la ley de estupefacientes y drogas psicotrópicas y en los sistemas de trazabilidad de los medicamentos de altos costo, entre otros.

En 2019 presenté un proyecto de ley consensuado sobre la prescripción y venta de medicamentos utilizando recetas electrónicas. Mostramos la iniciativa en el Observatorio de Salud de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, con la presencia incluso del entonces presidente de comisión de Salud del Senado, el senador por Jujuy Dr. Mario Fiad. La conclusión era unánime, la ley era necesaria y muy beneficiosa para los sistemas de fiscalización sanitaria.

Sin embargo, durante todo ese año el proyecto fue paralizado y no tuvo el tratamiento correspondiente. Se trató de una muestra más de la desatención que sufrió nuestro sistema de salud en los últimos años.

Hoy, con una pandemia entre nosotros, la utilidad de la prescripción digital se ha hecho aún más evidente y el actual Gobierno respondió a esta necesidad urgente. A través de la resolución del Ministerio de Salud 696/2020, se habilitó que las recetas sean realizadas por el profesional de la salud, en el formato y de acuerdo a las leyes vigentes, pero puedan ser enviadas como imágenes por medios electrónicos al paciente y a la farmacia de proximidad elegida por el paciente y dispensadas en ellas. Una importante solución ante un grave problema.

Confío en que ahora podamos avanzar en la aprobación de esta iniciativa que no solamente será útil para mantenernos con el distanciamiento social requerido sino también para un seguimiento del uso de la medicación. De esta manera, se evitarán errores en la dispensa, se podrá controlar la prescripción ilegal o falsa, limitar el uso de medicamentos que no deben ser vendidos sin prescripción, ayudar a los sistemas de salud a fiscalizar con mayor facilidad en forma remota y controlar los costos.

Pablo Yedlin, diputado nacional por el Frente de Todos y presidente de la comisión de Acción Social y Salud Pública.
Para Infobae.-