El Absolutismo de Cupido

Día de los enamorados

A propósito de la creación mitológica que es usada a en las celebraciones del 14 de febrero.


“Cupido” es una creación mitológica a menudo es utilizado en los festejos de "San Valentín", o “El Día de los Enamorados”, los 14 de Febrero de cada año. Se lo conoce como un niño inocente, alado y armado con arco y flechas, que son disparadas a los humanos, provocando que se enamoren profundamente. En ocasiones lleva también los ojos vendados, para mostrar gráficamente, que el amor es ciego.

En la antigua Grecia “Cupido” era conocido como Eros, el hijo joven de Afrodita la Diosa del amor, la belleza y la fertilidad. Para los romanos “Cupido” es el Dios del Amor, hijo de Venus y de Marte.

Su madre tuvo que esconderlo en el bosque, debido a que Júpiter quería acabar con él, convencido de que su nacimiento traería catástrofe y caos para la vida en la tierra. (No estaba tan equivocado).

Fue criado por ninfas, salvaje y libremente, sin ninguna capacidad de razonar. En su espalda llevaba dos clases de flechas: unas doradas con plumas de paloma, que provocaban un amor instantáneo, y otras de plomo con plumas de búho, que provocaban la indiferencia y el desamor.

Las flechas debían ser disparadas a dos (Dioses o Mortales) en simultáneo, para producir el amor o la indiferencia. Lo que no tuvieron en cuenta al entregarle dichos dones, fue en la rebeldía de Cupido, quién, cuando estaba aburrido, disparaba una diferente a cada Humano o Dios.

Ahora sabemos que el resultado provocado por esa transgresión, era la tragedia. Otra curiosidad, es que sus dones, como ya lo mencioné, eran posible tanto en Dioses y en mortales, lo cual implicaba, que nadie estaba exento de sus flechazos, nadie. Para amar o para sufrir.

El poder que ejercía “Cupido” era absoluto.

No era inocente, ni benévolo, ni concedía solo felicidad. Con él desparramaba por el mundo lo que definitivamente lo mueve. El amor, pero con todas sus aristas.

Lo fascinante de las mitologías, es su vigencia, su relación con la actualidad, sus modos de accionar sobre nuestras vidas y la influencia en la poesía, en la literatura, en la música, en las creencias populares y en la realidad de cada sujeto, no en vano dijo el poeta Pablo Neruda, " Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor, nos salve de la vida".

Cupido y su poder están por ser celebrados en breve otra vez. Ojalá pierda las flechas con plumas de búho, y nos alcancen las de las palomas, aunque sea alguna vez, a todos los mortales.


Natalia Zanotta (Poeta-Dramaturga)
Fuentes: Epigramagas, Simónides de Ceos.
Poemas, Pablo Neruda.
Mitología Griega/Romana.

Top