No puede ser que una banda tenga que pagar para tocar

OPINIÓN

Matías Leguina escupe su verdad sobre uno de los temas tabúes en los antros del rocanrol tucumano. ¿Qué pasa?

La foto es de Cosecha Roja.


En estos últimos años Tucumán se destacó entre las provincias más rockeras de Argentina gracias a jóvenes productores que se pusieron la camiseta para que la gente pueda ver a sus bandas favoritas. 

Pasa todo lo contrario con los "antros de rock" que lo único que hacen es lucrar con las bandas tucumanas, las cuales se rompen el lomo vendiendo las entradas de sus shows, ensayando, yendo de aqui para alla, cumpliendo con el rock.

Desde este espacio quiero descargar mi bronca hacia los dueños o los que manejan dichos lugares: no puede ser que a las bandas no les invite ni agua, que se les cobre todo lo que consumen sin descuento y encima tengan que rendirle la mitad del dinero de las entradas vendidas. 

Me parece una falta de respeto tremenda hacia los artistas. Obvio que queda en uno tocar o no pero, muchachos, pónganse las pilas. La provincia más rockera de Argentina tiene un gran semillero y una cantidad de artistas de primer nivel. Respetémoslos.

No puede ser que una banda tenga que pagar para tocar. Valoremos el arte. Con todo esto lo único que ganan es que los chicos no quieran tocar nunca más ahí. Aunque intenten hacerlo de manera inconsciente, el rock and roll no morirá jamás.

Top