Blanca Navidad

OPINIÓN

Nada como ver los fuegos artificiales y escuchar a Los Palmeras en Crónica TV. Nada como pensar en un mundo mejor. Nada como agradecer esas pequeñas cosas bizarras y memes que alegran nuestros días. Por Marcos Bauzá


Navidad. Navidad. Linda Navidad. ¡Ah re! Aceptémoslo: amamos las fiestas y su dulce anhelo de pan dulce de fruta abrillantada y mantecol. Vitel toné y sanguchitos de miga hasta hartarnos. Sidra y champagne hasta que no damos más de tanto comer y beber que quedamos con la panza de Papá Noel y tenemos que aflojar el cinto. Eso sí, siempre hay una tía que hace un comentario desubicado o un tío que se pone en pedo. Es así.

Y sí. Lucecitas psicodélicas por aquí, pesebres contemporáneos por allá con Batman, la Mujer Maravilla, dinosaurios de plástico y pequeños ponis y los Power Rangers haciendo de Reyes Magos con Gokú y Vegeta y Baby Yoda en el centro. ¡Maravilloso! ¡Estupendo! ¡Ideal!

Este es el mes en que nacen todos nuestros deseos. Es la epítome del capitalismo en su máxima expresión. Estás harto de la vida y agradeces el aguinaldo que te legara Perón pero te hacés el rebelde y tirás con bronca revolucionaria el ticket del cajero automático fuera del cesto de basura. ¡Touché! La tenés adentro Manu Ginóbili.

Te perdés en internet viendo Mi Pobre Angelito por cuadragésima vez pero no importa. Siempre serás un loser como Beck y esta vida está repleta de laberintos borgeanos. Ni ahí que vas a enloquecer como Arnold Schwarzenegger buscando juguetes para tu hijo a último momento. Ya estás pillo y te vas a la Tienda Virla a buscar diseño de autor barato y a comerlaaa como dice Francella.

En eso te detenés en una nota de Clarín en la que morís de risa viendo cómo un hombre brasileño reemplazó el árbol de navidad por una planta bien crecida de marihuana a la que le puso esferas del dragón y lucecitas para alegrar a su familia. ¡Exquisito! ¡Soñado!

Para terminar toda la oficina se da vuelta porque no podés contener la carcajada mientras ves en Yahoo News una nota en inglés que relata cómo Wallmart sacó de circulación un bellísimo pullover tejido por cariñosas manos en algún rincón de China con un texto que dice "Let it snow" y tres líneas de blanca nieve y otros detalles hilarantes, como ser unos ojos desorbitados de un muñeco, más duros que la realidad.

Nada como ver los fuegos artificiales y escuchar a Los Palmeras en Crónica TV. Nada como pensar en un mundo mejor. Nada como agradecer esas pequeñas cosas bizarras y memes que alegran nuestros días.

¡Jojojo! ¡Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo para todos y todas!

Marcos Bauzá.

Top