Top

"Que Dios nos ampare a todos": qué pasó en la Quinta Agronómica

PARANORMAL

Fernando es un suboficial de la Policía de Tucumán, quien rompe el silencio y relata lo que vivió temprano antes de comenzar su turno adicional en el emblemático predio de la avenida Roca.

Quinta Agronómica.





Es un secreto a voces, un misterio que sale a cuentagotas, sobre uno de los lugares más conocidos e importantes de Tucumán: la Quinta Agronómica. Luego de la publicación de Tucumán Paranormal, el halo que rodea a la facultad vuelve a tomar estado público: son palabras a cargo de un suboficial de la Policía de Tucumán, quien realizó servicio adicional en dicha casa de estudio.

“Trabajé un tiempo en el bar de ahí, el personal del mismo debía llegar unas horas antes para preparar todo antes que llegue la gente. Era invierno y yo llegué a las 6.50 de la mañana junto a una compañera, el dueño aún no había llegado y estábamos en la puerta, nos pusimos a fumar y a charlar, cuando a unos metros vimos que venía alguien acercándose con un especie de palo en las manos”, relata Fernando, el suboficial tucumano a Tucumán Paranormal.

“Nos asustamos porque pensamos que nos robaría y no sabíamos qué hacer. No había nadie alrededor. ‘¡Que queres!’, gritamos y esta persona quedó parada mirándonos. Aún era noche y apenas veíamos. ‘¡Salí de aquí!’, gritó mi compañera”.

“Esta persona, alma, demonio o lo que fuera se desintegró delante de nuestros ojos, empezamos a llorar mientras nos abrazábamos. En ese momento se sintieron voces que eran los profesores y demás personal que nos consolaron y señalaron que vayámonos acostumbrándonos porque lo que vimos no es nada comparado con lo que sucede allí. Esa mañana trabajamos angustiados y le pedimos al dueño que nos hiciera ir de día. Su respuesta fue: ‘De día o de noche se ven cosas y se sienten cosas igual’”.

Ante el testimonio compartido por la página tucumana, comentarios agregaron datos a las razones de los hechos paranormales que se viven en megaestructura de la avenida Roca: “Trabajé alrededor de 4 años en el lugar y la verdad es que siempre se escucharon ruidos gritos y también una figura de una mujer de blanco cruzar por medio del edificio se escuchaba pasar gente corriendo”.


¿Qué hay bajo tierra en la Quinta? “Se enterraron personas en la época del cólera en el complejo deportivo que hay en el lugar”, “Están enterrados en el descampado hacia la izquierda, entrando a la Quinta por avenida Roca”, “Fue cementerio cuando fue la pandemia de cólera, en los 1800… El que se contagiaba era enterrado antes de morir para que no expanda el virus”.

Los comentarios se hacen eco de lo publicado en su momento por el diario El Orden: “Ahora, que Dios nos ampare a todos. El cólera está entre nosotros”. Y el medio detallaba: “Los cadáveres se llevaban apilados en carros, sin féretros, hasta los terrenos de la Quinta Agronómica, habilitada como cementerio”. 

Oficinas públicas, comercios y escuelas cerradas montaban un paisaje fantasmagórico durante la epidemia se mantuvo hasta fines de febrero de 1887, en un verano de altísimas temperaturas y lluvias torrenciales. En marzo del mismo año, el cólera desapareció. Pero testigos afirman que otros hechos siguen sucediendo en el mismo lugar.