Top

"¡Te lo merecés, pa!": se sacrificó por sus hijos y 25 años después, se lo devuelven

HASTA LAS LÁGRIMAS

"Mi papá nos pudo criar a pesar de todo, y queremos devolverle un poco": tres hermanos tucumanos ahorraron y le devolvieron a su padre so que tuvo que vender para poder criarlos durante los años 90. VIDEO EMOTIVO





Durante la década de los 90, al igual que miles de argentinos, “Beto” se quedó sin trabajo y con una familia a cuestas. Por supuesto que en esa situación, los sacrificios comienzan a ser necesarios para continuar. En el caso de Alberto Dante, lo primero en irse de sus manos fue su preciada moto: “Somos una familia humilde y laburadora, mi papá tenía esta moto cuando éramos chicos. Trabajaba en el Súper 25 que cerró y quedó sin trabajo, él tuvo que venderla para tener dinero. Tuvo que buscar otro laburo, lo consiguió y luego se independizó pero nunca se le dio de tener otra vez”, nos cuenta su hijo, Diego.

“Ahora, con mis dos hermanos trabajamos bien, nos pudo criar mi papá, tenemos locales de calzado. Estamos un poquitito mejor así que se nos dio de poder comprarle y le compramos la misma moto que él tenía y a la que tuvo que renunciar. Si bien no es una moto cara o de última generación es más que nada el tema sentimental, mi papá es duro el no llora con nada y se emocionó. Hay mucha gente que me escribió porque no podían creer lás lágrimas”, revela el entrevistado a eltucumano.


Diego y su familia son de Las Talitas, específicamente de villa Mariano Moreno, y un posteo en las redes sociales viralizó la historia de su padre y su amada motocicleta: 

“Y será maso menos unos 25 años atrás, nuestro viejo querido tuvo que vender su tan querida moto debido a que quedó sin laburo y tenía que si o si salir adelante, la vendió, nos sacó adelante y no tuvo nunca más la oportunidad de poder comprar otra por la situación porque cada vez estaba todo más complicado, y bueno, ahí quedo en el pasado como un recuerdo. Hoy, 14 de septiembre tenemos la oportunidad de devolverte un poquito de todo lo que nos diste, le devolvimos su tan querida moto y que emoción ver su cara. Gracias por todo viejo querido, te amamos. Espero que te guste el regalo”