Top

"Es la mayor estafa en la historia de Tucumán": el drama de Intense Live desde adentro

Grave denuncia

Ana confió y puso sus ahorros en la empresa que prometía dividendos extraordinarios, sumó a sus amigos y se vino la debacle que ya dejó un tendal de engañados. Estiman que la estafa asciende a cinco millones de dólares en la provincia. Cuál es la vía legal: “Hay que decirle a los afectados que no tengan miedo ni vergüenza de denunciar”.

Escena de la película El Lobo de Wall Street.





Una tarde soleada de septiembre del año pasado, al borde de la piscina de un lujoso hotel tucumano, Ana escuchó hablar por primera vez de Intense Live en boca de un joven que la tentó para ingresar a la nueva empresa que ofrecía dividendos extraordinarios en dólares. La respuesta de ella fue un no tajante. Semanas después, en el mismo hotel, uno de los mozos le aconsejó que escuche la propuesta, él podía dar fe de que el negocio funcionaba porque ya estaba recibiendo los intereses. La mujer de 45 años volvió a decir que no, incrédula de las excepcionales ventajas que anunciaban esos cantos de sirena, pero empezó a indagar en las redes sociales y quedó maravillada con lo que vio: autos lujosos, viajes alrededor del mundo, nuevos ricos. Meses después, un vecino le habló maravillas de Intense Live y una amiga logró comprarse una camioneta en solo tres meses, entonces, esta vez sí, decidió confiar. “En febrero me llama un amigo de toda la vida y me dice que le estaba yendo bastante bien con esta empresa. Me dijo ‘no vas a tener problemas’ y ahí dije ‘este no es ningún boludo, no se va a meter en algo que no vale la pena’. Estaban dando un 22% de interés mensual en dólares y me fui ciega. Yo soy licenciada en administración de empresas y ahora pienso cómo me puedo haber cegado de esa manera. Pasa que la pandemia me ha hecho mierda, vengo de cerrar mi negocio, pensé en poner mis pocos ahorros para ver si lo podía volver a abrir y esto me reventó”, revela por primera vez la mujer, una entre tantos tucumanos que confiaron y fueron víctimas de la estafa piramidal que causa estragos financieros en la provincia.

Tras escuchar acerca de los beneficios y los suculentos porcentajes que ofrece la empresa, todo se resolvió en apenas quince minutos. Uno de los llamados líderes que tiene la supuesta firma en Tucumán le bajó la aplicación a su teléfono y le acreditó su inversión. No hizo falta que Ana deposite sus 300 dólares a una cuenta, se los dio en la mano y él le transfirió su crédito a través de la plataforma. Ella se había convertido en una nueva inversionista de Intense Live, una firma supuestamente dedicada al transporte premium de pasajeros que dice tener su sede en Estados Unidos y sucursales en distintos países latinoamericanos. “A la semana que yo ingresé, me invitaron a un evento en un salón de fiestas donde daba una charla un tope de gama de la empresa, como se dice, un joven de 23 años aproximadamente que es un 3M, es decir, alguien que tiene tres millones de dólares invertidos en la empresa. Su discurso fue muy bueno y eso me incentivó a armar mi propia red de trabajo porque él te mostraba un montón de beneficios. Entonces ahí invité a sumarse a mi hermana y a mi mejor amiga. Gracias a Dios, no me ha dado tiempo de abrirme a más personas, sólo seis que están por debajo mío, porque ahí empezaron los problemas… Se demoraba la aplicación o se caía el sistema. La primera cuota que te paga la empresa es a los 45 días del ingreso, yo llevaba más de 60 días y no se me acreditaba el primer mensual”, cuenta la mujer.

“Hay personas que yo conozco que en cuatro meses de estar en la empresa se han comprado hasta departamentos. Ellos estaban recibiendo toda esa guita en mano, se manejaban de esa manera. Yo sabía que me arriesgaba a algo que era nuevo, pero mirá la mala pata mía que en menos de dos meses ya se venga todo a pique, yo no tengo invertido nada a diferencia de otros amigos que entraron con más plata. Qué casualidad que hace un mes uno de los líderes de Tucumán hizo una charla por videollamada un sábado a la noche donde se lo veía falopeado y hablando incoherencias, ahora a él y a los otros de acá se los ha tragado la tierra. A todo esto lo han ido planeando, el changuito este hizo fortunas, tiene 23 años y una casa en Miami… él se ha quedado con la guita de todos acá. Los que movían las cuentas en Tucumán son los que realmente han estafado, ellos han hecho un mercado con los créditos y se han llenado los bolsillos, que es lo que hemos descubierto ahora”, comenta Ana quien invirtió 4500 dólares en Intense Live y ahora no sabe cómo los recuperará. Los pocos que dan la cara en la empresa son de otros países y hablan de una supuesta reestructuración y de la posibilidad de transferir los fondos a una nueva plataforma. Todo suena a una nueva excusa mientras el dinero no aparece: “Me dijeron que los intereses que fui generando ya se perdieron. Ahora dicen que tenés que esperar que te acrediten el monto invertido, ahí vas a poder cobrar en bitcoins o, sino, tenés que comprar una tarjeta de débito que sale 600 dólares para poder sacar la plata por cajero automático. Esto ya no va más, ahora dicen que se ha abierto una nueva empresa, seguro que con este nuevo sistema van a seguir cagando a la gente”.

La clave está en la seducción del éxito que vende la empresa.

A fines de marzo, en una nota brindada a eltucumano.com, Claudio había advertido sobre la operatoria de esta nueva estafa piramidal y su próxima debacle. No es que se tratara de una especie de Nostradamus financiero vernáculo, sino que, simplemente, había estudiado este modelo de estafas que se remonta a comienzos del siglo XX con la figura de Carlo Ponzi. Se trataba de un italiano que en 1919 montó en Estados Unidos la Securities Exchange Company, una empresa que comerciaba cupones que los inmigrantes italianos enviaban por carta a sus familias empobrecidas por la guerra para que los cambiaran por dinero. Ponzi se volvió millonario mientras prometía ganancias del 50% de la inversión en apenas 45 días. También se pueden citar casos más recientes como la estafa de Bernard Madoff, el inversionista bursátil que montó el mayor esquema Ponzi de la historia en Wall Street. O Enrique Blaksley Señorans, el creador de la firma Hope Funds en Argentina, quien prometía convertir en ricos a los ahorristas que terminaron estafados. “Para que funcione, el sistema necesita un flujo constante de reinversión o nuevos socios capitalistas y cuando eso se frena empiezan los problemas, ya sea porque se redujo el flujo de capital o porque la movida se hizo muy grande y ya es muy evidente. Entonces empiezan los peros y, como es gente que ya ha estado en empresas multinivel antes, van perfeccionado las excusas. Te dicen, por ejemplo, que la web está colapsada y sólo pueden operar 100 mil usuarios a la vez. Te dicen che, ya se va a solucionar esto, tengan paciencia porque ya han hablado los capos en Miami con la gente de Mastercard y en un mes vas a poder ir al cajero automático y sacar la cuota. Y así todos van ganando tiempo, porque ya está, ya pasó la ola y ya está empezando la meseta”, explicaba Claudio en aquella oportunidad.

“El que me ha hecho entrar a mí a la empresa ahora lo llamo, le mando mensaje y nada, ni siquiera contesta, no se dignan en contestar. Los tipos andan escondidos porque la gente los ha ido a buscar a las casas. Encima tenés que soportar las amenazas de algunos porque, en esto, o estás a favor o en contra. De corazón te digo: esto va a traer desgracia… hay gente que está revirada, no los van a dejar que se salgan con la suya”, comenta Ana desesperada por la situación en la que se encuentra desde que advirtió que la pirámide comenzó a venirse abajo: “Yo siento una mezcla de vergüenza, porque yo también caí en la estupidez esta por confiar, y, por otro lado, temor de que esto afecte a los que han entrado en esto por mi culpa. Algunos pueden llegar a pensar que yo he entrado en ese mundo para quedarme con la guita de otros, pero yo también fui estafada. Les dije que voy a sacar de mi bolsillo y voy a reponer las inversiones porque no me voy a quemar por culpa de estas basuras”. Ana se encuentra entre los más de setenta tucumanos que acudieron al abogado Alfredo Aydar para denunciar esta maniobra financiera que ha dejado un verdadero tendal de perjudicados en toda la provincia y busca dar con los responsables.
 
La mayor estafa en la historia de la provincia

 
“Considero que estamos ante la mayor estafa ocurrida en Tucumán por agentes extranjeros”, asegura el abogado Alfredo Aydar. Su estudio jurídico representa a decenas de tucumanos que han sido víctimas de este ardid financiero, algunos con inversiones de hasta 80 mil dólares, aunque la mayoría rondan entre los 10.000 y los 5.000 dólares, explica. “En una apreciación de un monto global de esta estafa acá estaríamos hablando de que, si todos denuncian, podría llegar a superar los 5 millones de dólares sólo en la provincia de Tucumán”, estima. 

“Lo de Intense Live es una organización criminal perfecta si te ponés a analizar. Se trata de un grupo de personas que estaban todo el tiempo tratando de demostrar solvencia, liquidez, algarabía, alegría… Todos son jóvenes, bien parecidos, vestidos de una manera similar, atrayentes en las redes en las redes sociales… influencers, como se los llama. Esto generaba que parte de la comunidad diga es imposible que esta persona me falle o me lleve a hacer algo que no sea serio, sumado a la necesidad de la gente generada por la crisis de la pandemia. El mensaje que dan es muy claro si lo analizamos: quedate en tu casa y ganá plata. Mientras el Estado te dice quedate en casa para cuidarte del virus, estos te dicen: quedate en casa y ganá plata”, explica el letrado quien advierte que el peligro todavía no ha terminado, ya que los miembros de esta red internacional continúan operando: “Actualmente, se están ofreciendo charlas vía Zoom y, a través de videos, siguen motivándolos. ‘Somos lobos’, dicen por la película El lobo de Wall Street. Imaginate, un tipo que trabajaba ocho horas en un bar, en un corralón, en una estación de servicios y andaba en una moto de 500 mil pesos, comenzó a no tener jefe, empezó a ganar un 20% mensual en dólares y le dijeron que, de golpe, de empleado había pasado a ser un gurú de las finanzas. Ese hombre oprimido por el sistema capitalista pasa a ser su propio dueño y, además, recupera la autoestima, por eso se mete en algo así. Los que están detrás de esto son muy generosos con plata ajena y en un grupo muy selecto porque son muy pocos los beneficiados por esto”.

Allanamientos realizados en Argentina.

Según adelantó Aydar, en estos días se hará efectiva la denuncia tanto en la justicia tucumana como en la federal: “En la justicia provincial la denuncia es por estafa, determinando la participación criminal de los reclutadores y demás miembros de esta organización. En la justicia federal vamos a denunciar lavado de activos porque, en este caso, también hablamos de lavado de dinero”. De acuerdo a lo que advierte el abogado, la responsabilidad no es sólo de los artífices de la estafa, sino también de los distintos reclutadores que actuaron como participes necesarios en el esquema: “Nuestra ley penal a esto ya lo tiene previsto cuando tipifica la estafa y habla de aparentar bienes y una solvencia que funciona para captar nuevos inversores. Acá, principalmente, tenemos que empezar a deshojar todo el árbol… tenemos que ir por quien te trajo y quien trajo al que te trajo. Acá hay nombres claves que están sonando y que se manejaban como líderes. Ya hay una denuncia penal que se hizo en Yerba Buena denunciando a alguien que fue a presionar a una familia. Fue a reclamarle a esta familia trabajadora que le había prometido entregar un automóvil que no entregó, porque vio que todo se caía a pedazos. No solamente te convencen por las buenas, cuando dudás, te empiezan a intimidar. No hay que tener temor ante estos apretadores y mercaderes de la muerte porque la justicia tucumana y la sociedad no van a tolerar que ciudadanos de bien sean extorsionados por una asociación delictiva como esta”.

El letrado se mostró confiado en el accionar de la justicia y llamó también al poder político a tomar cartas en el asunto, ya que, según advierte, dada la magnitud de la estafa, esta podría derivar en graves situaciones de violencia entre tucumanos: “Estoy convencido de que la justicia tucumana en su totalidad tiene conocimiento de la situación y que va a ser inflexible y ejemplificadora por el daño hecho a una sociedad que ya viene golpeada por la pandemia. Todo el arco político tucumano debería tomar su responsabilidad en este asunto. Esto es algo que ha venido a agravar la pandemia porque han utilizado el dolor de la gente, para, en vez de traer el mensaje de la solidaridad, trajeron el mensaje de la usura, la especulación y el sálvese quien pueda entre amigos y vecinos”.

“Muchos de los que cayeron todavía están enceguecidos, aún siguen diciendo ‘el líder de la empresa’ y no ‘este delincuente’. Muchos no quieren caer porque esta gente vende sueños y al ser humano vos le das esperanza y sigue creyendo. Acá, en materia legal, la unión hace la fuerza y hoy hay que decirle a los tucumanos que no tengan miedo ni vergüenza de denunciar a estas personas. Hay viejitas que han vendido las joyas de la familia y están llorando en estos momentos. Esta es una lucha que debemos llevar adelante entre todos”, insta Alfredo a que se sigan sumando las denuncias de las víctimas de esta gran estafa.