Top

"Fue un quilombo": la "bestia" que recorrió Tucumán el fin de semana

LOCURA EN CONCEPCIÓN

La Perla del Sur fue protagonista de un hecho pocas veces visto en la provincia. Una limusina, de las mejores del mundo, se dejó ver en las angostas calles de Plaza Mitre, en la capital del departamento Chicligasta. ¿A quién pertenece y qué otras celebridades han dejado momentos inolvidables en esos asientos plagados de lujos?

"La Súper Bestia", la limusina que sorprendió a todo Tucumán.





Llegó a Tucumán después del miércoles. Se paseó por los cerros, sus ocupantes comieron empanadas tucumanas y posó durante más de tres horas en las angostas calles de Plaza Mitre, en la ciudad de Concepción. Se trata de un vehículo pocas veces visto en la provincia, una limusina de características únicas, de las mejores en su tipo en todo el país y en el mundo. La apodan “La Súper Bestia” y vino desde Buenos Aires exclusivamente para que la gente se tome fotos. Al menos así lo confirmó a eltucumano.com su propio dueño, John Jairo González Ochoa, un colombiano que vive hace más de 10 años en Argentina, exprofesor de tenis, actual empresario y –para algunos- el precursor del reggaetón en los boliches del país.
 
¿Pero qué hacía semejante vehículo en Tucumán? John no dudó en contarlo todo: “Me contrataron unos chicos de un emprendimiento de computación. El evento era tener la limusina parada para que la gente se saque fotos y fue un verdadero quilombo”, cuenta González Ochoa, que adelanta que la limusina volverá a pasearse por las calles tucumanas en unos meses, ya que, a partir de la repercusión en las redes, otros tres clientes contrataron sus servicios. “Mis amigas no paraban de mandarme mensajes preguntando si estaba en Tucumán”, agrega.



 
“La Súper Bestia” mide 12 metros de largo y tiene una capacidad para 16 personas. Posee doble techo corredizo eléctrico, 10 ventanillas eléctricas, puertas elevadizas a control remoto, suspensión neumática a control remoto, led en el interior y el exterior a control remoto, audio de competición con doble buffer con sonido envolvente, 2 pantallas led 40" y más pantallas de otras medidas, piso y llantas con led a control remoto, doble sistema lanza humo con rayos láser a control remoto, luces flash en el interior. Es el VIP de un boliche andante con todas las comodidades y para lo que sea que se le ocurra hacer al cliente.
 
“Esta es una de las mejores limusinas del mundo, ayer no paraba de sonar mi teléfono y me salieron más contratos”, celebra el dueño del emprendimiento que lleva por nombre “Johnny Limusinas”, que consta de un total de cinco vehículos del mismo tipo que el que causó revuelo en las redes, cada uno con nombre propio: La Súper Bestia, La Bestia, La Bella, La Niña, La Fairlane y El Escolta.



 
“Yo era profesor de tenis y me fui a Colombia por una lesión. Hace 15 años estaba de moda el reggaetón en Colombia cuando acá no existía. Me pregunté qué pasaría si llevo esta música a la Argentina y me vine a lo de un amigo de un boliche y le propuse empezar a ponerla. Empezamos con Gasolina de Daddy Yankee y explotó todo”, recuerda.
 
John arrancó con el negocio de las limusinas hace algunos años, luego de dejar el tenis y volver a su país y descubrir el reggaetón. El estilo musical fue clave para lo que vendría después, que lo llevaría a ser el primero en impulsar su reproducción en los boliches de Buenos Aires hasta conocer a quien sería su facilitador, nada menos que Roberto Edgar de “Volcán”. “Él (Roberto) tenía una limusina y me la prestaba y yo paseaba escuchando reggaetón. La gente empezó a acercarse preguntando si la alquilaba y ahí surgió la idea. Se la compré y al tiempo se la devolví y compré otra y así arranqué”, cuenta.

Johnny y su "Súper Bestia". (Foto de su Facebook)

 
“La Súper Bestia” estará muy pronto nuevamente en Tucumán. Uno de los eventos será un cumpleaños de 15 para el que la madre de la agasajada quiere que su nena se pasee sola por las calles tucumanas, para que todo el mundo la salude a bordo del exótico y lujoso vehículo.
 
Como toda excentricidad, la limusina no está exenta de anécdotas. No pasó precisamente en el mismo vehículo, pero sí en otro de la flota de Johnny, quien se encarga de contar la noche más loca que vivió como chofer de uno de sus vehículos. “Un jugador de futbol muy famoso a nivel mundial un día salió con una chica en la limusina mía, ella muy famosa a nivel mundial, que decía que era virgen. Yo la vi teniendo sexo en la limusina cuando se paseaba por los programas afirmando que era virgen. Lo iba a llamar a Rial para decirle que era todo mentira, pero no quise quilombos”, recuerda John Jairo. Esa misma noche, continúa el relato, el emprendedor fue a dejar a su casa a esta famosa y, antes de llegar a destino –y siempre según el entrevistado-, palabras van, palabras vienen, el destino quiso que el colombiano se convirtiera en goleador apenas minutos después de quien lo había contratado. Sin nombres, lo que pasa en la limusina, queda en la limusina.
 
Quienes deseen contratar el servicio de Johnny, pueden hacerlo mediante tres vías de comunicación: por teléfono al 1149733638, por Instagram (Johny_limusinas) o a través de su Facebook personal (John Jairo González Ochoa).