Top

Lo autobiográfico y una experimentación sobre el espacio

ARTE TUCUMANO

eltucumano y la Fundación para el Arte Contemporáneo de Tucumán (FACT) presentan “Tres deseos”, de Rosalba Mirabella

Rosalba Mirabella retratada por Inés Quinteros Orio




A partir de una sugerencia de Gustavo Nieto vamos a repasar “Tres deseos” una instalación que en 2018 hizo la artista tucumana Rosalba Mirabella, a partir de una Beca Bicentenario del Fondo Nacional de las Artes, y que permaneció montada un solo día en el Espacio Cripta. 

Recordemos que el Espacio Cripta gestionó proyectos artísticos contemporáneos en el espacio de un templo cristiano subterráneo que estuvo inundado durante cuarenta años.
“La Cripta funcionó como Iglesia hasta el año 1962, cuando las napas freáticas que atraviesan la zona donde se encuentra emplazada inundaron el edificio. El agua se mantuvo en un nivel de dos metros durante 40 años. En 2008, desalojado el líquido a través de un sistema de bombeo, se pudo rehabilitar el lugar, que asumió un nuevo perfil”, describía el sitio web del Espacio Cripta


A partir de este espacio específico Rosalba Mirabella trabajó en una obra que consistió en el montaje de cien esculturas realizadas en cerámica, cada escultura tenía una altura de 5 cm y representaba la parte superior del torso y la cabeza de una persona -con los ojos cerrados-  en el gesto de pedir deseos antes de apagar las velas de una torta de cumpleaños (la torta estaba sugerida a partir de una luz led que iluminaba la cara desde abajo)





Las esculturas estaban colocadas sobre pedestales de madera, de base cuadrada, de 5 cm de lado, y 130 cm de alto, adosados al suelo, pero dejando suficiente espacio entre cada uno para que se pudiera circular entre las piezas. 

El espacio de exposición, el área central de la cripta, con su humedad y permanente sonido de agua circulando, “fue oscurecido casi por completo y las luces serán programadas de tal forma que produzcan un parpadeo sutil, no sincronizado entre ellas, de manera que toda la pieza pueda sugerir un espacio iluminado por velas”, describía Rosalba Mirabella.


“Esta instalación fue una experimentación, en el espacio, sobre ciertos temas y aspectos presentes en obras anteriores que realicé y que consisten en fotografías inspiradas en el álbum de familia. Intentan sugerir una dimensión espacial particular, con objetos que apuntan al espacio oscuro circundante, que en la Cripta es muy amplio, casi como un abismo. Campo oscuro, pero de repente activo, como un campo mental compartido, donde se podrían estar gestando un sinfín de posibilidades”

Como dijimos al comienzo de esta nota, la instalación se hizo solamente por un día, el 5 de abril de 2018,  y el exquisito registro del cual hoy mostramos una pequeñísima parte estuvo bajo la responsabilidad del fotógrafo tucumano Pablo Masino.

Breve bio de Rosalba Mirabella

Rosalba Mirabella nació en Tucumán en 1975. Es Licenciada en Artes en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán (1999). Desde fines de los ‘90 hasta el presente participa en exposiciones individuales y colectivas, en Tucumán y otras provincias del país. En 2016, su obra fue seleccionada para integrar la muestra colectiva Congreso de Tucumán, 200 años de arte Argentino, organizada por el Ministerio de Cultura de la Nación. Participó en residencias para artistas en Argentina (RIAA) e Inglaterra (Programa Gasworks) durante la primera década del 2000. Obtuvo diversas becas y premios, como la Beca Bicentenario del Fondo Nacional de las Artes, en 2016. Vive en Tucumán.

Para conocer otros trabajos de Rosalba puede visitarse el Instagram de la Fundación para el Arte Contemporáneo de Tucumán