Top

"Pensé mil veces qué pasó": Sabrina dio negativo y positivo de Coronavirus

HISTORIAS DE PANDEMIA

Hay una pregunta que a la joven le da vueltas una y otra vez: cuando a su hermana le diagnosticaron el contagio, ella se hisopó y el resultado fue el esperado. Pero luego tomó la decisión de volver a pasar por el examen y le confirmaron el positivo. ¿Qué pasó en el medio?

Coronavirus en Tucumán. Foto: Tomás Posse.




Sabrina llevó a su mamá a la casa de su hermana por primera vez en toda la cuarentena a comer un asado: “Esto fue hace tres semanas. Estuvimos sentadas a mil kilómetros uno del otro en un lugar abierto al aire libre. Hicimos un asado. Mi mamá comió y a la hora se fue. Yo quedé con mi hermana, mi cuñado y mis sobrinas”.


Al día siguiente del asado, el lunes, la hermana de Sabrina tosió en su trabajo: “Un amigo la escuchó y la empezó a molestar con el Coronavirus. Y le recomendó que se hisopara. Cuando me llama mi hermana, me dice: ‘Me acaban de hisopar’. Yo no entendía nada porque habíamos estado de lo más bien en su casa. No compartimos el mate, mantuvimos la distancia, todo”. 


“Yo la vi a mi hermana: no la vi ni decaída ni nada. Se hisopó ese lunes, iba a volver a verla el miércoles, pero me bajé del taxi camino a su casa cuando me llamó y me dijo: ‘Me dio positivo’. Ese mismo día, a las tres de la tarde, nos dicen que nos hisopan a mí, a mi sobrina y a mi mamá. Desde ese momento empezamos a hacer números de los días: son 48 horas previas al primer síntoma que sintió. Empezamos a pensar qué habíamos hablado, todo”.


“Nos encerraron a todos: nos aislaron con ella que era positiva para evitar que yo esté en mi casa sola. Nos quedamos cinco días esperando nuestro propio resultado del hisopado: cada uno en un cuarto. Dormíamos en habitaciones separadas, cada uno con barbijos quirúrgicos, hasta que llegó el primer resultado: dimos negativo. Entonces nos preguntamos: y ahora, ¿qué hacemos acá?”, relata Sabrina.


“Pasaron los 15 días para mi hermana el martes de la semana pasada: volvieron a hisopar a mi hermana que había dado positivo y ahora el segundo hisopado le daba negativo. A nosotros no nos hicieron el segundo hisopado y decidimos hacerlo en una laboratorio privado: podría no haberme hecho y hacer como un amigo que se dio de alta solo. Me lo hice para tener la seguridad y el domingo me dieron el resultado: positiva. Desde entonces estoy encerrada”.


“Iba a ir al veterinario por mi perro, iba a salir con normalidad. Más allá de un poco de cansancio, un dolorcito de panza de vez en cuando, todo re leve, nunca nada me había dado la sensación de que podía tener el virus, pero lo mismo me hice el segundo hisopado. Si estamos todos cuidándonos, ¿por qué no todos no podemos hacernos el hisopado? ¿Qué ha pasado entre el resultado que dí negativo y el que dí positivo? Mil veces me lo pregunté”.


El relato de Sabrina con el tucumano se interrumpe cuando vuelve a pensar en qué momento pudo haberse contagiado: “No hay un patrón de enfermedad. A unos mata, y otros lo pasamos como si nada. Me llama mucho la atención lo que comparto con todos a través de esta llamada: uno mismo no sabe si está infectado, te preguntás qué has hecho, te juntás con gente de confianza, pero sin saber si se cuidan". 

"Es algo muy invisible. La primera vez que me hice el hisopado tenía mucho miedo. Ya no: espero que pasen los días hasta el día 14 y listo. Nosotras, en líneas generales, la hemos sacado re barata: pasamos la enfermedad cada una en su habitación. Tenemos en el fondo un terreno donde nos aireamos, podemos airear las habitaciones, pero hay gente que no tiene ni para comer y tiene que salir a la calle: ¿qué hace?”