Top

"Es lo que más quiero en el mundo": el sueño de Elías, el joven flautista de Tucumán

HISTORIAS DE ACÁ

Tiene 16 años y es brillante: empezó a tocar en 25 de Mayo al 300, luego de superar un delicado momento de salud. Ahora en la peatonal Mendoza al 500, sus melodías incluyen a Beethoven, Mozart, Lady Gaga, Dua Lipa, Adele, Ariana Grande y Sabrina Carpenter. Cómo piensa y qué quiere ser cuando sea grande. VIDEO

Elías.




Quienes escriban en el futuro sobre Elías Andraos deben saber que empezó a tocar en la calle 25 de Mayo 333, al costado de la segunda sucursal que abrió Castillo en esa cuadra. También deben saber que tenía 12 años cuando empezó a musicalizar la vía pública, siempre acompañado de su madre Alejandra: “La amo, es re buenita. Le quiero comprar la tintura para el pelo, pero no me deja. Ayudo en mi casa, pero ella quiere que ahorre para cumplir mi sueño”.

El sueño de Elías empezó a tomar forma un año antes de salir a la calle a tocar sus bellas melodías. Un sueño en medio de una pesadilla que duró un mes, cuando estuvo internado en el Hospital de Niños: “Tuve un problemita de salud: era un tumor y gracias a Dios ya está todo bien. El tumor desapareció. Y yo nunca me asusté”.

Elías sonríe orgulloso cuando recuerda cómo venció lo que pasó: “Me asusto más cuando me hacen notas como ahora. O cuando me filman: me trato de esconder, trato de no ponerme nervioso, pero después se me pasa y toco. Cuando estoy tocando, y no me distrae nadie, es como que el mundo desaparece”.

Mientras Elías toca, los peatones dejan billetes en su alcancía. Y de los primeros ahorros de Elías, una buena parte fue a parar a la compra de libros de Beethoven, de Mozart y sus respectivas partituras: “Son mis compositores preferidos. Su música me da calma, paz, me alivia, me tranquiliza”.

Esa paz que Elías también transmite cuando deja la flauta blanca Yamaha y habla es la que Elías siente cuando acompaña las voces de las cantantes pop de las que también es fanático: “Amo a Ariana Grande, a Dua Lipa y a Sabrina Carpenter. Es muy difícil sacar las melodías. Desde conseguirlas porque no están en YouTube hasta pasarlas al pen”.

Esta es la parte donde quienes escriban en el futuro sobre Elías Andraos deben saber que, después de tocar en la 25 de Mayo, pasó a la peatonal Mendoza 533, al lado de Batistella, con las persianas caídas de Musimundo de fondo. 

Y que cuando Elías se prepara para tocar, saca todo de una enorme bolsa de Swan que incluye un parlante que se ilumina cuando suena el pen drive con las canciones y el micrófono con su respectivo pie que potencia la flauta que flota en sus manos, su instrumento de viento que saca melodías que acarician a miles de tucumanos y tucumanas: “¡Hermoso!”, “¡Cada día tocás mejor!”, “¡Vamos, Elías!”.

Los comentarios en el vivo de el tucumano de esta tarde alegran a Elías, quien, como joven educado que es, pide disculpas si su música puede llegar a molestar a alguien: “Lo único que quiero es tocar. Cuando toco, me concentro en la voz de la cantante que sale del parlante. Pienso que soy yo el que está cantando. Cuando toco, me olvido de todo. No me doy ni cuenta de lo que pasa: si hicieran una protesta a mi lado ni me enteraría”.

Ese mundo paralelo al que la música lo transporta, también aparece en la vida de Elías cuando tiene que hacer cosas mundanas como tomarse el colectivo desde su casa en barrio Echeverría para ir a la escuela ROU (República Oriental del Uruguay), cerca de la plazoleta Mitre: “Más de una vez se me pasan los colectivos: siempre estoy pensando en las nuevas canciones que puedo tocar y en el sueño que tengo: viajar a Alemania. Estuve pensando y hablé con mi tía, que es hija de una tucumana que se casó con un alemán y me ofreció su casa para vivir". 

"Ya hablé con la Embajada de Alemania en Buenos Aires. Son muchos requisitos: necesito la visa de estudiante. Tengo que ahorrar para viajar. Y una vez allá me gustaría estudiar Medicina para hacer cirugías estéticas (aunque me da impresión la sangre). Y mientras estudie en la Facultad, me gustaría ser músico, allá o acá, con la música siempre, al lado mío, conmigo a todas partes”.