Top

"Díganles que los queremos mucho": el drama de los golondrinas tucumanos en cuarentena

HISTORIAS DE ALLÁ

Emmanuel Orellana y un grupo más de trabajadores viajaron hace un mes para la cosecha: el sueño duró una quincena y se convirtió en un calvario: sin más dinero, cuentan dónde están, cómo duermen, qué comen y qué es lo que más desean. VIDEO

Emmanuel Orellana y los golondrinas tucumanos varados en La Rioja.




Emmanuel Orellana, Yoel Rodríguez, José Rosales, Miguel Grimalde, Juan Eduardo Fernández, Elio Décima, Ricardo Fernández, Luis María Alvarez y Walter Alderetes viajaron hace un mes a La Rioja con el sueño de trabajar duro durante la cosecha de la aceituna y enviar el dinero a sus familias en Tucumán. Ese dueño duró una quincena y desde hace una semana se convirtió en una pesadilla.

“Está medio complicado el tema, amigo. Necesitamos volver a la casa. Hace un mes vinimos a trabajar, no por vacaciones. Ya no tenemos nada: ni mercadería, ni casa, nada. Hace una semana estamos sin trabajo. Nos han corrido directamente de la finca de un día para el otro. Y eso que estamos en blanco, pero no nos dan respuesta”, le cuenta a el tucumano Emmanuel Orellana, un joven trabajador golondrina de 21 años, a quien su familia compuesta por su pareja y dos niños esperan todos los días en su casa de barrio 11 de enero.

“Estamos bien de salud, pero parece que no somos nada. A nuestras familias le hacen falta cosas: necesitamos trabajar o al menos volver a Tucumán para estar con ellos. Tengo dos hijos y mi mujer. Aquí estamos todos en la misma: somos del barrio 11 de enero, de San José, de Villa Carmela, de la Camino del Perú al 1800. Queremos volver a la casa, pero nadie nos da bolilla”, agrega Emmanuel, quien narra cómo ha comenzado el calvario de estar a la deriva sin plata para comer ni un lugar digno para dormir en plena cuarentena obligatoria y un verdadero aislamiento social.

“Estábamos en la finca trabajando de lo más bien, pero hemos quedado a la deriva. Habíamos sido contratados por la Finca El Carmu, aquí en La Rioja. Estábamos cosechando la aceituna sin problemas. Hasta que hace una semana vino el capataz y nos corrió. Teníamos que seguir en la finca porque todavía no se terminó la cosecha, pero al corrernos ya no tenemos nada con que sustentarse. No tenemos nada de plata. Somos nueve changos tucumanos y todos estamos a la deriva”, explica Emmanuel, mientras el resto escucha la nota en ronda, tomando mate, haciendo durar la ronda porque la comida que tenían ya se empieza a acabar.

“Dormimos todos amontonados en dos piezas de 5 x 5 que el cuadrillero nos dio. Es el único hombre que nos dio una mano. Él nos llevaba a la finca, pero no tiene nada que ver. El hombre nos está ayudando, pero la verdad es que estamos sobreviviendo: nos quedan cuatro o cinco paquetes de fideos. Hacemos un fuego y cocinamos, pero ya no tenemos nada. Sería de gran ayuda si nos pueden venir a buscar. Nosotros nos podemos acercar a la terminal de La Rioja, estamos a 20 minutos. Pero la Policía anda mucho, no nos deja movernos. Intentamos pedirles una mano, ir a la terminal a ver si algún colectivo nos podía traer, pero no nos dejaron. No les interesa. De verdad: es como si no fuéramos nada”, indica el trabajador golondrina tucumano.

Antes de que se acabe la batería, el celular que les ha prestado el cuadrillero es con prefijo de La Rioja y quienes puedan ayudar a los trabajadores tucumanos pueden comunicarse al 0380-154477875. A la espera de una solución que viven otros golondrinas tucumanos en Neuquén y en Río Negro también, a través de esta llamada Emmanuel y sus compañeros le mandan un mensaje a su familia: “Queremos pedirles que se cuiden mucho, díganles que los queremos mucho, que no se preocupen. Estamos bien. Si no pueden ayudarnos a nosotros, que los ayuden a ellos. Nosotros queremos volver con ellos. Estamos bien de salud. Queremos hacer la cuarentena con ustedes, por favor que alguien nos ayude. Por favor”.  






La respuesta del Gobierno llegó a través de Andrés Galván, secretario de Trabajo, quien explicó que están gestionando los permisos ante Nación para que los trabajadores golondrinas tucumanos que se encuentran en La Rioja, Río Negro y Neuquén puedan circular con normalidad y llegar a Tucumán, vía terrestre, una vez que finalice la cosecha. “Buscamos que todas las personas, además, cuenten con los elementos sanitarios para protección ante la pandemia del coronavirus”.