Camakén zarpó por primera vez en El Cadillal: así fue el viaje inaugural

VERANO 2020

Una delegación de periodistas inauguró las navegaciones de la nueva atracción de la máxima joya turística de Tucumán. MIRÁ EL VIDEO.

Camakén en el muelle de El Cadillal, antes de zarpar por primera vez. (Foto: Exequiel Svetliza)




A las 10:30 de este sábado, y luego de descorchar un champagne y desparramarlo entre los presentes, surcó por primera vez las aguas de El Cadillal el barco Camakén, el sucesor del catamarán Arquímedes que cambió las yungas tucumanas por las sierras cordobesas.

Sergio Wilde, dueño de SW Aventuras, empresa que adquirió el nuevo navío, fue el encargado de blandir la botella verde y agitarla con frenesí para causar la reacción química para que las burbujas y el líquido se apoderaran de la escena y dar comienzo así a una nueva etapa en el espejo de agua ubicado a menos de 20 minutos de la capital tucumana.

Camakén mide 18 metros de eslora (largo) por 4 metros de manga (ancho). Tiene una capacidad aproximada de 32 personas, con 16 asientos separados en dos hileras, y un baño para eventualidades en plena navegación. Debajo de cada asiento posee chalecos salvavidas y dos mata fuegos -uno en la parte delantera y otro en la trasera- por cualquier situación de emergencia. su capitán, Franco, de 30 años, es nacido y criado en El Cadillal. Según cuenta el propio Wilde, comenzó a ayudar a su hermano mayor en la empresa cuando tenía apenas 12 años.

El recorrido del nuevo barco lleva a los pasajeros a conocer la historia tucumana a través de capas geológicas que explican las distintas épocas por las que cursó la provincia, mediante las huellas de antiguos sismos. También se instruye a los visitantes acerca de las especies que habitan el lugar, además de invitarlos a relajarse con el suave andar del navío y el vientito fresco impactando ligero el rostro para olvidarse -al menos por unos minutos- de “la calor” tucumana de verano.

Vista desde Camakén. (Foto: Exequiel Svetliza)


¿Por qué Camakén? ¿Tiene algún significado el nombre escogido para bautizar al sucesor de Arquímedes? Su dueño lo explica en detalle, mientras el navío se aleja del muelle, con obturadores de cámaras aún sonando a lo lejos. “Hemos pensado mucho el nombre, inclusive lo charlamos mucho con Sebastián (Giobellina), tenía mucho que ver con el lugar. Hemos sido parte del imperio Inca, tenían una cosmovisión distinta a nosotros. Ellos tenían una palabra que significaba espacio, tiempo y materia al mismo tiempo, que es la Pacha. (Albert) Einstein hubiera enloquecido con esto. El ser supremo de ellos era Camak, quien organizaba el tiempo, espacio y materia. El Camakén es la energía que el supremo le transmitió a los seres inertes y seres vivos para organizarlos. El agua tiene energía, las piedras también; el Camakén es la energía de todas las cosas”.

Sergio Wilde nació en Tucumán. Estudió el secundario en Mendoza y luego regresó a la provincia en donde construyó su familia. Se enamoró de El Cadillal hace 27 años y, desde entonces, no pudo dejarlo. Su empresa, SW Aventuras, tiene 12 años funcionando en la principal joya turística de la provincia.

“Esta inversión nace de una inquietud que siembra el Gobierno provincial en nosotros, que nos pidió seguir apostando a la provincia con su apoyo”, cuenta Wilde, que destaca las inversiones que llevaron a la transformación del espejo de agua y sus instalaciones.

eltucumano, como otros medios de la provincia, fueron invitados por el Ente Tucumán Turismo para ser parte del viaje inaugural de Camakén y experimentar los avances de las obras de revalorización acometidas desde hace más de un año en el complejo turístico de El Cadillal.


MIrá cómo fue el primer viaje de Camakén:


Top