Top

Triunfo Monumental, perfume de Naranjo y Carrera para la victoria

ANÁLISIS DECANO

El Decano se acomodó después del gol y aguantó con diez para sumar de a tres en el José Fierro y recuperar la sonrisa. El debutante Naranjo fue patrón del medio, bandera de fútbol y lucha, con medias bajas y pasta que ilusiona. Ramiro Carrera volvió a mostrar su fuego sagrado para una victoria justa y necesaria.

Gana Carrera y Gol Decano. (Foto: Prensa Atlético Tucumán)





Tucumán se viste de gala cada mes de Julio para ser Capital Nacional y celebrar con orgullo la Independencia el 9 de Julio. También para festejar en los bares y en todos lados los 20 de Julio el Día del Amigo. Los naranjos en su esplendor ofrecen naranjas que brillan entre el verde de sus copas. El noble cítrico embellece las plazas y especialmente las veredas tucumanas, incluidas las que van desde avenida Sarmiento hacia el norte por Laprida o 25 de Mayo, también los hay por Chile y Bolivia, y todas las calles lindantes; esas que todavía dejan ver sus paredes pintadas de Celeste y Blanco y que conducen al templo de la Pasión Decana, el José Fierro, donde este mes de Julio Atlético Tucumán vuelve a hacer de local después de 76 días y donde Lucas Naranjo concentra por primera vez, firma contrato, debuta como titular y es la figura de la cancha en un triunfo Monumental ante Huracán de Parque Patricios.

"¡¡¡Viejo y Glorioso Decanoooo, decorazónsinigual!!!" Se escucha el rugido de la pasión Decana entre gritos y copas, cuando un grupo de amigos comienza a festejar el Día del Amigo esta noche que juega el Deca mi buen amigo, porque el miércoles se laburaba y entonces imposible juntarse ‘bien’ y si somos tan amigos y hermanos de tribuna mejor la hagamos bien y arranquemos el viernes, y metamos un asado que juega El Deca y toda la ciudad se paraliza cuando juega El Decano. También se paralizan 90’ después los corazones cuando sobre el final del partido Huracán se viene al ataque con todo y Atlético se defiende como puede, con sus 10 hombres, con El Laucha siempre gigante en el arco y los pibes que entran y meten y lucha y juegan y a veces se pasan de entusiastas y terminan (muy mal) expulsados como Nico Laméndola y por eso hay que aguantar con 10.

Pero eso pasó después. Horas antes, papel gaceta para el fuego, birra va, birra viene, cuando Omar De Felippe anuncia que Lucas Naranjo será titular esta tardenoche en el José Fierro cuando caiga el sol y asome la noche. Otra vez El Soldado demuestra que no le tiembla el pulso para mandar un purrete a la cancha como ya hizo con tantos desde que aterrizó en 25 de Mayo y Chile. Y el pibe que hoy debuta, por inocente o irreverente, sale a comerse la cancha, y se planta en el medio al lado de Pichi Erbes que hoy sí hizo valer su chapa. Y entonces hoy Erbes juega como se espera que juegue un jugador de su impronta y apuntala al pibe Naranjo, que jugó como seguro jugaba en el barrio El Palomar de Banda del Río Salí, el mismo donde se crió también El Bebe Acosta al que hoy reemplaza. Y con sus medias bajas cómo solo pueden jugar los que saben, la rompe toda.

Lucas Naranjo, medias bajas, fútbol y garra. Foto: Jo Ledezma, Twitter @PUCAT15


Empezó mal Atlético, pero se acomodó después del gol que llegó porque Risso Patrón fue al ataque con decisión y mandó un preciso centro para el anticipo ofensivo de Ramiro Carrera, sinónimo de peligro permanente en el ataque Decano. El volante-delantero que se mueve por todo el frente de ataque volvió a marcar y a demostrar su poder de fuego, que le permite a veces sacar un gol de la nada, cuando más lo necesita Atlético, para que exploten las gargantas Decanas y los amigos se fundan en un abrazo interminable para pinchar el Globo que inflaba el pecho firme y amenazante en Tucumán los primeros minutos del partido.

Carrera y su socio Pupa Heredia son sinónimo de peligro, fútbol y gol en el ataque desde la llegada de Omar De Felippe, que les dio libertades para jugar y conducir al Decano que descansa en su fútbol y se ilusiona con sus gritos sagrados. Hoy mojó el 23 y no el 10, pero juntos son sin dudas una dupla peligrosa, a la espera de la recuperación y regreso de su compadre Augusto Lotti y ahí te quiero ver. Y El Pueblo Decano ya se ilusiona con el fútbol de Pupa y Carrera para la victoria.


Se acomodó Atlético después del gol y se acomodó porque Naranjo y Erbes se hicieron dueños de la mitad de cancha y porque al pibe del barrio El Palomar jamás le importó si al frente estaba Yacob con su vasta experiencia en Racing, la Premier League o las Selecciones juveniles, o el pibe Hezze, gran promesa del Globo que despierta suspiros de la prensa porteña que no conoce el perfume de los Naranjos ni el fútbol de Naranjo. Hasta esta noche.

No pudo estirar la ventaja Atlético porque esta tardenoche Heredia estuvo errático más allá de sus clásicas pinceladas y la amenaza inminente que representa por arriba y por abajo. Y como no pudo estirar la ventaja, terminó sufriendo. Y sufrió más cuando Abal expulsó al pibe Laméndola porque es un pibe y es tucumano. Y se vino con todo otra vez el Globo y allí estuvieron El Laucha siempre firme y también Vergini y el regresado Sargento Cabral, que hoy sacaron todo sin miramientos para empezar a convencer al Pueblo Decano.

Los soldados de El Soldado aguantaron y aguantaron y se abrazaron cuando llegó el final, y después de nuevo en el vestuario para festejar porque ganó el Viejo y Glorioso Decano. Así de fuerte se abrazaron los amigos que festejan y que esta noche más que nunca extrañan volver a caminar por la Laprida, ver la fiesta, la gente que se junta y se junta en la plaza y en la esquina dela Sarmiento pararecorrer las cuadras que separan los puestos de choris y camisetas cerca de la Liga, cruzando la vía, entre las paredes pintadas de Celeste y Blanco para llegar al templo caminando entre los naranjos, para ver jugar al Decano y ahora al pibe Naranjo con sus medias bajas y a todos los pibes, y que florezcan mil Naranjos más, porque que es por ahí. Y que juegue El Deca y que meta El Deca y que gane El Deca y todo el año es carnaval.


Naranjos en 25 de Mayo, entre Chile y Bolivia. (Foto: Captura Google Street View)