Top

Un joven tucumano busca un lugar en el mundial de fútbol de la PlayStation

Crack del vicio

Lucas Moyano es de Ranchillos y el sábado competirá en la eliminatoria nacional del Pro Evolution Soccer (PES) que clasifica al mundial de Israel. Cómo es el mundo de los torneos por plata y el reclamo para que jueguen tucumanos en el equipo que representa al Deca: “Son todos porteños lamentablemente”.




A Lucas Moyano sus rivales siempre lo puteaban antes de los partidos en la Play. Es que, al mejor estilo Marcelo Bielsa o Carlos Salvador Bilardo, se tomaba su tiempo para pensar cuál era la mejor estrategia y el dibujo táctico más eficiente para su equipo. Tenía apenas quince años y entonces jugaba al Pro Evolution Soccer (PES) 6 en la PlayStation II. Atrás habían quedado los tiempos en los que el único secreto que todo buen jugador del PES tenía que saber era cambiar al ágil Roberto Carlos de su puesto de lateral y ponerlo de delantero. Las consolas evolucionaron y el PES se consolidó como uno de los mejores videojuegos de fútbol del mundo con jugadores profesionales en cada rincón del planeta. Y es ahí, entre los mejores viciosos del fulbito de todo el globo terráqueo, que el joven de Ranchillos quiere ganarse un lugar. La cita es este sábado y esta es su historia. 

“Siempre jugué al PES, intenté jugar al FIFA y la verdad que no es para mí. Siempre digo que el FIFA es un juego de futbol y el PES es un emulador; es lo más real que se puede alcanzar”, define el joven de 27 años su lugar en la grieta de los videojuegos de fútbol. Arrancó a los quince con un Sega Génesis y después fue pasando de la Play 2 a la Play 3 y de esa a la Play 4 con la que el sábado pasado se coronó como el mejor tucumano en el torneo de Pro Evolution Soccer (PES) 2020 y se ganó el derecho de competir a nivel nacional por un lugar en el mundial de deportes electrónicos eSports que se disputará en Israel. “Hay un nivel altísimo a nivel nacional, pero creo que con humildad se puede llegar. Hay jugadores de Buenos Aires que son buenísimos. Uno de los mejores jugadores es Rey Molina que juega para Independiente, no me tocó enfrentarlo, pero sé que es buenísimo”, comenta Lucas como si fuera un jugador entrevistado al costado del campo de juego por la periodista Ángela Lerena. 

Lucas se ganó el derecho de competir junto a los mejores jugadores de PES de todo el país luego de ganar la final provincial la tarde del sábado pasado. Fue un partido cerrado frente a Javier Campos donde se impuso por 2 a 1, él jugado con el Real Madrid y su rival defendiendo los colores del Barcelona. A la hora de jugar, el joven de Ranchillos suele elegir los colores de Atlético Tucumán. Es el equipo con el que juega en los torneos que se arman por premios en dinero: “Antes no había tantos equipos argentinos, hoy, gracias a Dios, se ha globalizado y es fácil jugar con los equipos de primera. Hay torneos que son por plata, es bastante común, te inscribís y pagás la inscripción por Mercadopago y se juega de forma online con chicos de distintas partes del mundo.  Hasta el momento gané un solo torneo y perdí una final. Depende el torneo, se puede ganar 3000 o 5000 pesos”. Esta vez, para no dar ventajas, el jugador fue a lo seguro y optó por el Real Madrid. El sábado serán alrededor de 40 jugadores de todo el país quienes buscarán el boleto para el mundial de Israel. 


El oriundo de Ranchillos se reconoce como un fanático de la táctica. Los partidos también se ganan en las pizarras antes de que la pelota virtual empiece a rodar: “Cuando jugaba con amigos me puteaban porque me pasaba mucho tiempo configurando la formación, me encanta meter mano ahí. Juego siempre con cuatro defensores y sólo dos delanteros, soy medio mezquino a lo ruso Zielinski. Me gusta jugar mucho de contragolpe”. 

Otra de las claves está en el entrenamiento constante. Lucas trabaja en una empresa metalúrgica de 7 a 19 y al volver a su casa, entre el tiempo que le dedica a jugar con sus dos pequeñas hijas, Bianca y Juliana, de seis y cuatro años, se hace un hueco para dedicarle una o dos horas a la Play. Participa en torneos online junto a jugadores de todo el mundo y de esa manera se mantiene afilado para las competencias: “Mucho secreto no hay en esto, es mucha práctica. Siempre intento innovar en las tácticas”. 

El representante tucumano también juega en una modalidad de equipos de once contra once, como si fuera parte de un equipo virtual, su puesto en la cancha es de volante derecho o lo que define como mediocampista de contención. Hincha fanático y socio decano, aspira a ser parte del equipo oficial que representa a Atlético en el torneo virtual que organiza la AFA con los clubes de primera división. Para tener un lugar deberá a esperar que se vuelva a abrir el mercado de pases en diciembre, pero sabe de antemano que será difícil porque en ese equipo los players tucumanos parecen no tener mucha cabida y eso le molesta: “En los partidos que yo estuve a prueba no había ningún tucumano, los dirigentes del club saben que son todos porteños los que juegan. Cuando jugué me fue bien y me tocó hacer un par de goles así que estoy a la expectativa. Me gustaría que los jugadores del equipo sean de acá y que sean hinchas del Deca, me parece que es lo que corresponde. Acá en Tucumán hay buen nivel, pero son todos porteños lamentablemente”.

Antes de cortar con eltucumano.com y volver a agarrar el joystick para la puesta a punto de cara al torneo del sábado, Lucas se muestra confiado y con la expectativa de jugar en el primer nivel mundial de los juegos de fulbito. “Es un campeonato donde hay sponsors y eso es guita, apuntamos a llegar a eso. Ahí ya es más grande la tajada. Vamos a ver cómo estamos para el sábado, yo me siento bien, vamos a hacer lo mejor posible por Tucumán. Me gustaría dejarle un saludo a mi familia y a mi mujer que me hace el aguante con esto. También a la gente del Deca cultural y a mis amigos de Ranchillos”, se despide para concentrarse en su sueño mundialista.