Top

Los hinchas de San Martín y la gran pregunta que acompaña a Gonzalo Rodríguez

CIUDADELA

Turbo cumple 30 años y en las redes, entre homenajes y saludos, surgió un interrogante que disparó un debate. Opiniones variadas y argumentos de todo tipo en torno al delantero Santo.




Este viernes, 18 de septiembre, cumple 30 años Gonzalo Rodríguez, el jugador con más antigüedad en el primer equipo de San Martín. No hay dudas de que, con los años, Turbo se ha sabido ganar el respeto de todo el Pueblo Ciruja, algo que quedó claramente demostrado en las redes sociales donde cientos de simpatizantes lo homenajearon por su cumpleaños. 

Justamente, en ese marco, en uno de los grupos, el hincha Rodrigo Nieva lanzó la pregunta que desencadenó el debate: “¿Qué consideran ustedes que le falta a Gonzalo para ser ídolo del club?”. 

Las repuestas no se hicieron esperar, y fueron diversas, dispararon otros debates: ¿Qué es un ídolo? ¿Cómo se construye? ¿Cuáles fueron los verdaderos e históricos ídolos de San Martín?
Para Mariano, a Turbo no le falta nada “Ya es un ídolo absoluto. Es difícil encontrar un jugador que haya sido figura en dos finales por el ascenso. Lo de Gonzalo es muy groso”, afirma.

En el mismo sentido, otro hincha, Santiago, opinó que el hecho de que el club haya tenido un bajón hace pocos años, genera que algunos jugadores no obtengan el reconocimiento que merecen: “En otra época nadie hubiera dudado de la idolatría de Gonzalo que ya es mucho más importante, por ejemplo, que Solbes, que fue ídolo en su época”. 

“Solbes nunca fue ídolo”, le retruca Agustín y aclara: “Fue un jugador muy querido y respetado, pero no llegó a la categoría de ídolo”, afirmó ampliando la discusión. 

“Una cosa son los jugadores muy queridos, y otra los ídolos. Jacinto y el Capo Noriega son ídolos. En cambio, el Jota Morales o el Cachi Zelaya son jugadores queridos”, argumentó. 

A la charla se siguen sumando hinchas y uno afirma que el Ratón Ibáñez es el último gran ídolo, otro discute, diciéndole que se bajó de esa categoría el día que declaró que quería jugar en Atlético. Entonces alguien le recuerda que Jorge López llegó a jugar en el Decano y nunca nadie lo discutió: “Eran otras épocas”, concluyó.

Al respecto, eltucumao.com consultó a algunos hinchas, entre ellos Pituto Bellomío que aporta el siguiente concepto: “El ser o ser ídolo de San Martín lo marca la gente como termómetro. El ídolo es querido siempre, a veces de entrada, porque cae bien, y otras veces se gana ese lugar luego de muchos idas y vueltas. Por ejemplo, el Capo que fue resistido también, pero a fuerza de calidad y su personalidad y capacidad para interpretar lo que es San Martín como nadie, se terminó convirtiendo en un ídolo indiscutido, además estuvo en momentos históricos”, explica.

“Este tipo de jugadores tienen que tener entrega y personalidad, siempre. Aunque a veces también les sobra calidad, como a Jacinto. Pero un ídolo de San Martín jamás tiene miedo. En general, responden en los momentos históricos y en los clásicos”, agrega.

Aunque también reconoce casos que rompen un poco el molde: “Creo que último ídolo fue el Tigre Amaya, que no participó de grandes gestas, pero que, si apareció en clásicos y, además, en él confluían otro tipo de factores, como el carisma, la entrega, incluso el aspecto físico. Con él se identificaba la gente”.  

“Para mí al Ratón le faltó un poquito para entrar a ese grupo selecto y creo que esas declaraciones si influyeron mucho en su momento. El caso de Jorge López es distinto, porque si bien se fue a Atlético siendo ídolo, todo el mundo lo perdonó y volvió y fue recibido como el hijo pródigo”.  

Para Pituto, Gonzalo Rodríguez tiene condiciones para ser el nuevo ídolo: “Creo que le falta alguna gesta más. No hay dudas de su entrega y de su amor por los colores. Juega como cualquier hincha jugaría: dejando todo. Es auténtico, así como erra goles increíbles, siempre se agranda en las más difíciles. Creo que le falta un poquito, alguna gesta más para terminar de ser un nuevo ídolo. Igual hoy todo es mucho más efímero y por eso nos apuramos a rotular”.

En la misma línea, Ramiro Villa, historiador del club, manifestó que Turbo está muy cerca de calzarse el traje de ídolo pero que tal vez le está faltando ser la figura indiscutible del equipo a lo largo de toda una temporada: “Aparece siempre en momento difíciles, pero le falta un poquito de regularidad, jugar todo un campeonato al mismo nivel”. 

Otro socio e hincha, Pedro, aporta una nueva categoría: “hay dos tipos de ídolos, los discutidos y los indiscutibles. Gonzalo es un ídolo discutido todavía, creo que, si protagoniza algún nuevo clásico o una nueva final, ya pasará al nivel de indiscutible, como Jacinto, que nadie jamás tiene algo para objetarle. Otro ejemplo de discutido es el Ratón, que para mí es ídolo, pero es cierto que hay muchos que los cuestionan, entonces no llegó a ese nivel de semi dios”, sentencia. 

Para Pablo Posleman, fundador de Mundo Ciruja en Gonzalo confluyen una serie de situaciones que ponen su idolatría en tela de juicio: “Yo creo que él hecho de haber surgido del club le juega en contra, a veces la gente es ingrata con los jugadores de aquí. Siempre queda la sensación de es un jugador chico todavía y que le falta. El hecho de haber estado, en sus primeros años en la etapa oscura del descenso y el Federal A también es algo que lo determina. Sin embargo, estuvo en las finales y participó de 2 ascensos con goles importantes. Yo no tengo dudas que es un jugador muy importante en la historia del club y creo que el día que no esté lo vamos a extrañar y a reconocer como el ídolo que es. Muchas veces los jugadores alcanzan ese nivel de idealización cuándo ya no están jugando o cuándo se van a otros equipos”.

Es real que las idolatrías en los clubes no responden siempre a los mismos patrones y claro está que cada hinchada se identifica con distintos tipos de jugadores a través de valores que, históricamente, se fueron configurando alrededor de los colores. 

En San Martín, específicamente, está claro que algunos condimentos aparecen como esenciales: la palabra entrega es recurrente, aunque a lo largo de los años, también ha predominado el talento en Ciudadela, los ya nombrados Jacinto y Noriega son un ejemplo, o ¿Quién niega que la capacidad goleadora del Coya conquistó miles de corazones?, a su vez, la dupla de centrales Cejas-Juárez, una de las más recordadas de todos los tiempos, es mucho más ponderada por su ductilidad y exquisitez, que por su vehemencia o firmeza, que por cierto la tenía.

Pero más allá de todo eso, hay un tipo de jugador que se repite entre los que más atrae en Ciudadela: el típico 7 bravo, como el Ratón, Troitiño, Cucaracha Sánchez y, por supuesto, el propio Gonzalo, tal vez menos habilidoso que los otros, pero más potente, y más determinante dentro del área. 

“Es típico ídolo de San Martín, encarador, aguerrido, guapo, que aparece en las difíciles, que nunca se achica, es tucumano, es del club, es bien Ciruja, hizo goles en todas las finales, cambió el clásico cuándo entró y usa la 7 ¿Qué más querés?”, concluye Ricardo, otro fanático al que no le caben dudas.