Top

Un tucumano contó las vivencias de la vuelta del rugby en Nueva Zelanda

POST CORONAVIRUS

Martín Belmonte asistió el fin de semana al encuentro que jugaron Chiefs y Hurricanes en Hamilton: “Hubo mucha ansiedad por la vuelta al deporte”.

Martín Belmonte junto a su novia Belén y un grupo de amigos. Fotos: Scrumcinco.com.




Mientras en Argentina la pandemia por el coronavirus se encuentra a flor de piel, sobre todo en Buenos Aires, en algunos países del mundo retornaron las actividades cotidianas y con ellas, la vuelta del deporte. Como en Nueva Zelanda, donde desde hace un mes volvió el rugby y con público en las tribunas.

El pasado sábado jugaron en Hamilton dos de los equipos más fuertes de la tierra de los All Blacks, Chiefs ante Hurricanes. Ahí estuvo presente el tucumano Martín Belmonte, quien se encuentra en esos lares trabajando y haciendo algo de turismo.

“Hubo mucha ansiedad por la vuelta al deporte. La esperanza de que se controle a la pandemia siempre estuvo, a la espera del nuevo torneo de rugby. Cuando nos enteramos que iba a empezar el torneo decidimos vivir la experiencia de vivir un partido de estas características, con jugadores de tanta calidad y con la fama del rugby aquí. Así es que fuimos a ver Chiefs con Hurricanes en Hamiltom. Tuvimos que manejar más de 100 kilómetros desde Tuaranga”, contó el tucumano al portal de Scrumcinco.


“Las entradas más económicas para adultos cuenta 15 dólares y son para ubicarse detrás de los palos. El estadio está sectorizado y lo precios de las entradas ascienden de los 15 hasta los 65 dólares. Hay zona techada, zona de fan y zona familiar, donde no se puede consumir alcohol ni fumar”, agregó Belmonte.

El tucumano tuvo sensaciones similares a las que tenía cuando iba a la Ciudadela a ver a su San Martín querido junto a su hermano: “Realmente llegar al estadio te hace sentir la pasión del rugby que tiene el neozelandés. Uno que no conoce lo que es la pasión del rugby, hace una comparación con lo que es el fútbol en la Argentina. Es bastante similar. Ves a toda la gente acercándose al estadio con locura y alegría, las calles cortadas, todos los estacionamientos están repletos, tenés que estacionar muchas cuadras antes”. 

Belmonte destacó también que “la gente alienta y arenga mucho a sus jugadores, de manera constante, con cantos, cornetas o campanas que llevan para sumar sonido a las tribunas y, a veces, para desconcentrar a los pateadores también”.

Sobre el cierre, el tucumano contó la predisposición de Sam Cane, histórico jugador de los All Blacks y Chiefs, que se acercó a las tribunas a saludar al público y firmar autógrafos; y también destacó el orden con el que todos salieron del estadio para retornar a sus hogares.