Top

No más palabras, señor Juez: San Martín, el TAS y la hora de la verdad

CIUDADELA

Se terminaron las especulaciones, el Santo ya no espera más nada de AFA y elevó su reclamo al máximo Tribunal del deporte mundial. Reina la confianza y la tranquilidad en Ciudadela. Ahora solo resta esperar el fallo.




En Ciudadela se acabó la paciencia y ante la falta de respuestas de la AFA, realizaron la presentación de los agravios ante el Tribular Arbitral del Deporte.  
Si bien es cierto que el Club contaba con algunos días más para efectuar la apelación, el propio presidente, Roberto Sagra le confirmó a eltucumano.com que este viernes ya se realizó la presentación.

De esta forma, todo lo que hasta aquí había aparecido como un horizonte lejano, hoy es una realidad más que palpable: se acabó el tiempo de las negociaciones y del palabrerío. El futuro cercano de San Martín y por consiguiente de AFA, estará, indefectiblemente, en mano de jueces internacionales que fallarán en función de lo que consideren más justo.

Teniendo en cuenta otros casos similares, se espera una resolución rápida, que no se dilate más allá de los 40 días, por lo que habría margen antes de la reanudación de las competencias, ya que, si bien no hay fechas precisas aún, ni el más optimista espera que sea antes de octubre. Esto favorece a San Martín que, en caso de obtener el resultado esperado, jugaría en Primera desde el momento mismo de la vuelta a las competencias.

Analizando los antecedentes, quedó claro que el TAS tiene jurisdicción como para determinar el ascenso. Esto no significa que el fallo, necesariamente, sea favorable, sino que el órgano es competente para resolver el caso.

Según testimonios de varios expertos en derecho deportivo, San Martín cuenta con argumentos sólidos como para ilusionarse con un resultado favorable.
Justamente,  los asesores legales del Santo cuentan con una vasta trayectoria en la materia. Por un lado, el doctor Fernando Santillán, quien ejerce como abogado del Club desde hace más de 20 años, tiene un amplio conocimiento en derecho deportivo. Siendo la cuarta generación de socios de su familia, Santillán, además de entregar sus conocimientos en la materia, puso todo su amor a la camiseta.

Por otro lado, Daniel Crespo, que cuenta con una larguísima experiencia en este tipo de casos, será el otro abogado de San Martín. Crespo, que suele brindar servicios a River, es un referente ineludible en el derecho deportivo, no solo de Argentina, sino de toda Latinoamérica.

Sumado a esto, los Amicus Curiae que avalan el reclamo del Santo, presentados por el Juez del Ministerio Fiscal de la Nación, Miguel Licht, y por el ex integrante de la Corte Suprema de Justicia, Rodolfo Barra, podrían jugar papeles más que importantes en esta instancia revisora.  

“No existe un solo caso en todo el estamento FIFA que el ascenso se haya dirimido en un torneo octogonal a jugarse con posteridad a siete meses de la interrupción de la competencia”, aseguró Miguel Licht.

En Ciudadela están convencidos de que la presentación se ajusta a derecho y que no solo se trata de algo que San Martín merece, sino de algo que a “San Martín le corresponde”. La principal fundamentación es que la temporada fue terminada por la propia AFA y que, por ende, no puede reabrirla para que el certamen continúe.
Según consideran, mucho menos puede disputarse un reducido, sumado a que la mayoría de los contratos terminan el 30 de Junio y que, incluso, se permitirán incorporaciones. Es decir, la definición de los ascensos se realizaría con planteles totalmente distintos en todos los equipos.

En San Martín, por ejemplo, ya se fueron ocho jugadores, incluyendo al arquero y al goleador. En los próximos días se sumaría más bajas. Esta situación también será expuesta ante el Tribunal.

“Es muy difícil que la AFA logre explicar por qué en Primera entregó los premios con 11 meses de anticipación (clasificación a copas internacionales del 2021) y en el ascenso haya dilatado la decisión, incluso, vencido el plazo (el torneo terminaba el 30 de junio). Tampoco podrán justificar la apertura del libro de pases en medio de un torneo que pretenden continuar. Mucho menos, lograrían argumentar el cambio de reglamento, implementando reducidos que no estaban contemplados”, le sostuvo el Juez Licht a eltucumano.com.  

De todos modos, el que tendrá la última palabra será el órgano máximo del deporte internacional. Las cartas ya están sobre la mesa y solo resta esperar los resultados. Mientras tanto, en San Martín está tranquilos con postura adoptada: “Nosotros intentamos de varias maneras que escuchen nuestro reclamo. Hemos esperado más de dos meses y ni siquiera nos han contestado. Agotamos todos los caminos internos”, aseguraron desde la dirigencia.

“Yo me debo a los socios que me eligieron como presidente. Mi función es defender a San Martín”, afirmó Sagra que declaró que él correrá con los costos que conlleva el reclamo: “Son 44.000 francos suizos que equivalen a $3.150.000. Cubrimos el 100% nosotros, aunque generalmente se comparten los gastos entre las dos partes, pero la AFA se negó”, reveló.

Hay quienes aseguran que un fallo favorable a San Martín podría ser un golpe durísimo para la entidad madre del fútbol argentino, por lo que se espera que no dejen llegar la sangre al río y que tras algunos días de especulaciones puedan retractarse y resolver aquí inminente, para evitar que se termine resolviendo en Suiza.
Sin embargo, directivos de San Martín advirtieron que ya no esperan nada que provenga desde AFA: “Se vencieron todos los plazos. Nunca respondieron. Nosotros ya estamos apelando en el Tribunal Internacional”.

De esta manera, se acabaron las palabras. Ya no tendrán valor ni los silencios estruendosos, ni las declaraciones contundentes. Que si Tapia, que si Toviggino, que lo que Twitteó Dalbón, o lo que declaró Sagra, o lo que dijo Tinelli: ya nada de eso será importante. Ahora solo valen los argumentos presentados en los papeles ante árbitros internacionales. Ellos resolverán según lo que consideren más justo. Mientras tanto, en San Martín reina la tranquilidad de haber dejado todo en esta lucha. Prometieron ir hasta las últimas consecuencias y cumplieron.