Las dos caras de un Atlético sin ideas

ANÁLISIS

El equipo de Zielinski tenía controlado un partido horrible hasta la infantil expulsión de Leandro Díaz. El equipo se cayó y Argentinos se llevó los tres puntos del Monumental.

Ricardo Zielinski. Foto: Pablo Bustamante para Soy Decano




Pasó la euforia por la clasificación a la Fase 3 de la Copa Libertadores, y Argentinos Juniors llegó al Monumental para darle un cachetazo a Atlético Tucumán y hacerlo bajar a la realidad. El Decano no jugó bien, pero tenía el partido controlado, hasta la primera expulsión, la de Leandro Díaz. Ahí, el equipo se cayó y no se pudo levantar.

El punto rescatable fue la gran tarea defensiva. Los cuatro del fondo jugaron por primera vez juntos y se entendieron bien, con Dylan Gissi como el más firme, encargado de anular a Santiago Silva. Sus compañeros de zaga también cumplieron una buena tarea, ya que el Bicho nunca llevó peligro al arco del Oso Sánchez, hasta el penal a 10’ del final.

El resto del equipo cumplió una discreta y floja labor. Los mediocampistas nunca se encontraron, se jugó mucho al pelotazo y, al no ganar nunca por arriba, la historia se complicó.

Adelante, Alustiza se movió mucho pero concretó poco. El Loco, se movió poco y concretó mucho menos. Se sintió incómodo y molesto porque siempre le ganaron en el uno a uno, y eso repercutió en su carácter. Prueba de ello fue la infantil roja que recibió, mostrando pura impotencia.

Los cambios intentaron darle aire al medio y de armar algo de peligro. Heredia fue el único que probó y su remate se fue apenas cerca. Rojas limpió bien en el medio, pero luego las jugadas quedaron en la nada.

Ahora habrá que hacer una lavada de cabeza rápida y pensar en el DIM, rival del martes a las 21.30 por Lali. Que el partido de hoy sirva para corregir errores y no sufrirlos ante los colombianos, porque el pase a la fase Grupos estará en juego.


Top