La UAR se plantó y mando una advertencia: ¿Desaparece el Regional?

CONFLICTO EN EL RUGBY

La Unión Argentina suspendió el envío de dinero para que se juegue el campeonato y en Tucumán pusieron los pelos de punta. “No vamos a tomar decisión alguna urgente”, apuntó el presidente de la URT. ¿Cuál es el conflicto?

Foto: Vía País.




Luego de la reunión del pasado sábado 8 de febrero, el Consejo Directivo de la Unión Argentina de Rugby resolvió por unanimidad “Suspender todo tipo de asignación económica como consecuencia de la falta de la conformación del Comité Regional del NOA”, según dice el comunicado que envió la UAR a la Unión de Rugby de Tucumán el pasado lunes. Esto explotó en las oficinas tucumanas y ahora el Torneo Regional del NOA corre peligro.

Desde hace varios años que en la URT, varios de sus directivos muestran su descontento por el torneo que también reúne equipos de Salta y Santiago del Estero. La idea de separarse de ellos y de jugar un campeonato con solo equipos tucumanos da vueltas por las cabezas desde hace años, pero siempre aparecía la UAR, ponía la plata, acomodaba las cosas y así la competencia ya tiene más de 20 años.

El problema actual comenzó a gestarse el año pasado, cuando el área de Competencias de la UAR envió las reglamentaciones para el 2020. Ahí, el artículo 66 apuntaba a la conformación de un Comité Regional del NOA, el cual iba a ser manejado por todas las Uniones que conformen a la región, es decir Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca y Santiago. A la hora de votar los cambios y manejo de dinero, cada unión tendrá un voto, y eso es lo que enojó en Tucumán. 


“Tucumán quiere seguir jugando el Regional, pero sin Comité. Jugamos así durante 20 años y nunca hubo problemas. ¿Por qué cambiar algo que funciona viene?”, sostuvieron desde Tucumán, pero ahora la cosa cambió.


En su momento, para tranquilizar las aguas, desde la UAR dieron el “ok” y decidieron no tocar nada, hasta el sábado, cuando se les chifló el moño y tiraron todo por la borda. Los dirigentes mantuvieron una reunión ese día y el lunes le enviaron el comunicado a la Unión de Rugby de Tucumán, donde señala que suspenderá el envío de todo tipo de asignación económica.

“Esta decisión se fundamenta en el prolongado tiempo transcurrido desde que venciera el plazo razonable para las constitución del Comité Regional del NOA y esto no acaeciera, a pesar del expreso compromiso asumido por la Uniones integrantes de esa Región, con fecha 13 de Septiembre de 2019, oportunidad en que solicitaran un tiempo prudencial adicional para la incumplida conformación”, señala el comunicado enviado por la UAR.

Asimismo, en el cierre del escrito, se desliga de sus errores y le tira todo a la URT: “Dificulta la organización de la competencia misma, afectando así a todas las Uniones Locales y Clubes participantes a la vez que a esta Unión Nacional encargada de organizar la competencia y obliga a repensar la misma y los compromisos asumidos por todas las partes involucradas”.


Esto agarró de improvisto a todos en Tucumán, ya que se preparaban para el inicio de una nueva temporada el mes que viene, con formato nuevo, tres categorías y todo bien pulido, como pocas veces ocurrió en los últimos tiempos. “La UAR hizo las observaciones correspondientes, modificaron algunos artículos y quedó reglamentado con fecha 16 de octubre”, contó un directivo de la URT a eltucumano.com.

El martes por la noche hubo la primera de las reuniones en la entidad madre del deporte en la provincia. Ahí estuvo la comisión directiva y se plantearon varias ideas, pero la voz final se escuchará recién el jueves, cuando se reúnan los presidentes de los clubes y tomen la decisión. La idea de romper con el Regional del NOA y jugar un torneo solo con equipos locales es la que más seduce a muchos, pero claro, eso implicaría declararle la guerra definitoria a la UAR y ser borrado del mapa argentino para todo. La otra sería la de reunirse con los directivos de las uniones del NOA y con los de la UAR y buscarle una solución rápida a este tema, a un mes del inicio de la competencia.

Lo cierto es que la lucha de poderes se vuelve pone al rugby en el ojo de la tormenta, en un año más que agitado. La Unión Argentina de Rugby pasó a manejar mucho dinero y en dólares, algo que hace 15 años no tenía. Ese crecimiento se dio cuando estuvieron por primera vez presidentes del interior del país al mando, el tucumano Cacho Castillo y el rosarino Carlos Araujo. La llegada del sanjuanino Marcelo Rodríguez fue como venderle al alma al diablo nuevamente. La UAR pasó a ser manejada otra vez por la URBA, esa que la había dejado de lado porque no atraía ganancias y estaban en contra del profesionalismo, pero aparecieron los billetes y la realidad y los intereses pasaron a ser otros.

Ahora, con las conformaciones de los comités, la Unión Argentina busca manejar a todos a gusto y placer, como cual titiritero a su títere. Demostrando que cada vez importa más el dinero y menos el rugby.

Top