Las 8 claves emocionales para bajar de peso: parte siete

VIDA SANA

Compartimos la penúltima entrega de las columnas escritas por Gerardo Epelbaum, Coach Ontológico Profesional.




Podes volver a leer la parte uno haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte dos haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte tres haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte cuatro haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte cinco haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte seis haciendo click aquí.
****

La perseverancia es el poder personal más importante.  Para obtener resultados en cualquier ámbito de la vida es necesario pasar por un proceso de aprendizaje que no siempre es lineal, que tiene sus avances y retrocesos, y en el que muchas veces se fracasa.

¿Qué es aprender? Primero es obtener conocimientos, información, una vez que tenemos la información la aplicamos al proceso en el cual estamos buscando resultados. A veces los resultados obtenidos en esa primera aplicación no son satisfactorios, por lo tanto revisaremos la forma de aplicarlos y a veces debemos reveer las conocimientos en si mismos para detectar algún error en ellos. Ese proceso de aprendizaje se repite varias veces hasta que logramos el resultado deseado. En ese transcurso, la perseverancia es fundamental.

Aprender es tener una nueva capacidad de acción, es poder hacer algo que antes no podíamos hacer. Y en ese proceso los errores son ineludibles. Equivocarme es parte fundamental del proceso de aprender a hacer algo nuevo en mi camino de búsqueda de nuevos resultados, en el caso que nos ocupa lograr una mejor calidad de vida a través de un peso y una composición corporal que me permita vivir en plenitud.

En mi trabajo de coach a menudo me encuentro con personas que ante el primer fracaso deciden abandonar. “Esto no es para mí”, “nunca lo lograré”, “no tengo fuerza de voluntad”, son frases que se repiten una y otra vez entre mis clientes. Yo le llamo a esa actitud falta de habilidad perseverante.
 
Una persona que tiene la habilidad de perseverar es una persona que no le teme al fracaso, ni al error, es más los considera a los dos como fuente de aprendizaje.
Una persona perseverante siempre tiene oídos para lo que le dicen los demás, pero nunca pierde de vista su objetivo: me ha tocado asistir a reuniones donde alguien manifiesta que está en un programa para bajar de peso, a lo que los amigos contestan con bromas, y con ánimos burlones le aconsejan posponer su plan de bajar de peso para otro momento. A veces la perseverancia nos falla y ese cantico de sirenas bastan para hacernos desistir de nuestro propósito.

Thomas Alva Edison es el inventor de la conocida lámpara incandescente. ¡Su invento revolucionó la historia de la humanidad!  Y tuvo que fallar 6000 veces antes de lograr una lámpara que se mantuviera encendida todo el tiempo que uno deseara. ¿Cuál fue la clave? ¡La perseverancia!!!


El secreto para entrenar la perseverancia

¡El primer paso es tener una meta clara y positiva! Definir claramente que cuerpo quieres, y para cuando lo quieres. Este paso debe incluir una descripción clara de lo que deseas lograr. También debe incluir que acciones eliges realizar para lograr ese objetivo, y una agenda clara y precisa sobre cada una de las acciones. ¡El plan debe incluir objetivos a corto, mediano y largo plazo!

Este trabajo de diseño y visualización de los resultados es fundamental y funciona como un iman que nos lleva hacia el objetivo. Y fortalece, como se fortalecen los músculos en el gimnasio, nuestra habilidad para ser perseverantes!

****
Podes volver a leer la parte uno haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte dos haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte tres haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte cuatro haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte cinco haciendo click aquí.
Podes volver a leer la parte seis haciendo click aquí.




Top