Las primeras 100 batallas de la Revolución Rusa

ZIELINSKIx100

Acá no hay humo, hay laburo. Hay identidad, solidez, y la fortaleza para ponerse de pie después de cada caída. Épicas noches de Copa y gigantes que caen ante los soldados de Zielinski. 25 de Mayo y Chile ya es su casa, el pueblo Decano lo ama y se prepara para rendir merecido tributo al técnico que cumple 100 partidos con la celeste y blanca.

Ricardo Zielinski, prócer Decano.




La historia de amor entre “El Ruso” y el pueblo Decano se empezó a escribir hace un año y medio, y pasó por todos los estados de ánimo: su equipo demostró fortaleza para ponerse de pie ante cada golpe y el DT la capacidad de reinventarse y darle forma a un equipo cuya solidez e identidad es la envidia de los grandes. Si hasta se cargó al River de Gallardo, a Boca en la Bombonera, a Peñarol y Atlético Nacional en las batallas coperas. La Revolución Rusa está en marcha y el idilio entre el entrenador y la hinchada más firme que nunca. 25 de Mayo y Chile se prepara para rendirle tributo este sábado, al cumplir sus primeros 100 partidos con los colores del Deca en el pecho.

Tras la abrupta salida de Pablo Lavallén, Atlético Tucumán se movió rápido y el miércoles 21 de Junio de 2017, anunció tímidamente a través de sus redes sociales que Ricardo Zielinski era su nuevo entrenador y que asumiría en el cargo dos días después. "El Ruso" vio como el equipo dirigido interinamente por Diego Erroz igualaba en 1 ante Vélez y debutó de visitante ante Patronato en Paraná, en la última fecha de la Superliga: en su primer partido al mando del Decano, dispuso su clásico 4-4-2, marca registrada de este centenario. Aquel día se despidieron de Atlético los delanteros Cristian Menéndez y Fernando Zampedri, y del lateral Leonel Di Plácido. Luis Miguel "El Pulga" Rodríguez fue suplente, y en el medio campo ya aparecieron Acosta, Aliendro, Leyes, Barbona, héroes de las batallas por venir.


Zielinski tuvo que apelar a los pibes para sortear la llave de Copa Sudamericana ante Oriente Petrolero. Con una defensa conformada por Valdez, Osores, Montiel y Risso Patrón, y sólo cuatro jugadores en el banco de suplentes porque Conmebol no habilitó a los refuerzos, el Deca goleó a los bolivianos con un hattrick de PR7, el equipo se fue muy aplaudido y marcó el inicio del romance de 25 de Mayo y Chile con "El Ruso".

La caída ante Independiente por la siguiente fase de Copa Sudamericana fue vengada en Mendoza por Copa Argentina y marcó el comienzo de una serie de grandes resultados contra los grandes: el Deca se sobrepuso a un 0 - 2 y se llevó un gran empate del Monumental de Nuñez, superó a Vélez con gol de Favio Álvarez por los Cuatros de Final de la Copa Argentina (en 8vos había goleado 4 a 0 a Sarmiento) y se cargó a Racing con un contundente 3 a 1 en el José Fierro.



La llave de semifinales de Copa Argentina ante Rosario Central fue histórica: "El Laucha" Lucchetti salió lesionado tras atajar un penal a Camacho y fue reemplazado por Alejandro "El Oso" Sánchez, quien contuvo dos penales en la definición desde los 12 pasos tras el 0 a 0 y fue la gran figura del partido que dejó al Decano a la puertas del título.

El Pulga empató rápidamente la final ante River tras el 1 a 0 de Scocco, pero Nacho Fernández sentenció el 2 - 1 y dejó con las manos vacías al equipo del Ruso y a la multitud Decana que copó el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Un duro golpe para los de Zielinski, que fueron aplaudidos de pie y se ganaron la clasificación a la próxima Copa Libertadores.

Los 18 soldados de Zielinski. La final de la Copa Argentina fue un golpe a la ilusión, pero rendirse está prohibido en esta Revolución Rusa.


Tras un arranque con altibajos en la Superliga, el Deca debutó en la Copa Libertadores con una derrota de local ante Libertad de Paraguay, con figuras de la talla de Paulo Da Silva y Santiago Salcedo. Las lesiones relegaban al Pulga al banco, Cabral y Rafa García se afianzaban en la zaga y Atlético casi se queda con los 3 puntos contra Boca, pero Bou lo empató al minuto 91. Un doblete de 'el Bebe' Acosta sentenció el 2 - 0 contra Independiente en Avellaneda, pero la caída ante Peñarol por 3 a 1 en Uruguay marcaba un oscuro panorama en el plano internacional con 0 puntos tras dos de los seis partidos de la primera fase disputados.

Con aquella bomba de Romat y el gol de Toledo, el Deca del Ruso se trajo tres puntos de oro del Hernando Siles en la altura de La Paz ante The Strongest. La pelota sí dobló y el ‘más fuerte’ de los dos fue el elenco tucumano, que una semana después goleó a los bolivianos en el Monumental y se puso de pie en la Copa Libertadores.

Con un golazo de Leandro Díaz, Atlético se impuso en 25 de Mayo y Chile ante el poderoso Peñarol y tenía la clasificación a octavos de final en el bolsillo. Los triunfos coperos coronaron la épica del equipo del Ruso, que a esta altura se volvió incuestionable. Su capacidad de reinventarse y sobreponerse a toda adversidad son muy caras a los afectos del pueblo Decano.

Leandro Díaz se trepa al alambrado. El Deca le ganó a Peñarol y sueña con la Libertadores. Foto: Clarín


Tras dos empates por Superliga ante Olimpo y Lanús, Atlético se trajo de Paraguay el punto que lo depositó en los Octavos de Final de la Copa Libertadores de América. Otro hito sin precedentes para la historia del fútbol tucumano. Tras superar a Tristán Suárez y Huracán por Copa Argentina, la ilusión del pueblo decano, la Revolución Rusa, se preparaba para recibir al poderosos Atlético Nacional de Colombia en una nueva e histórica Noche de Copas en el Monumental.

La noche del 9 de agosto, fue mucho más que una batalla copera. Fue también un duelo de estilos y principalmente, de presupuestos. En el banco de suplentes de Atlético Nacional estaba sentado Jorge Almirón, finalista de la anterior edición copera con Lanús y referente de la escuela del tiki-tiki,; en cancha, dos figuras argentinas como Braghieri y Monetti, el temible goleador Dayro Moreno, Jorman Campuzano, el veloz Lucumí o Gonzalo Castellani, que terminaría luciendo la celeste y blanca. Atlético también contaba con novedades: el regreso de Bruno Bianchi y un refuerzo de lujo, 'Pichi' Mercier.

Lucchetti; San Román, Bianchi, Cabral, Risso Patrón; Acosta, Aliendro, Mercier, Noir; Luis Miguel Rodríguez y Leandro Díaz fueron los elegidos por el Ruso para salir a dar la más feroz de todas las batallas coperas de la historia del fútbol tucumano. Los líricos dirán que los de Almirón tuvieron el 77% de la posesión aquella noche, pero los libros de historia dicen que Atlético ganó 2 a 0 con goles de Leandro Díaz y Guillermo Acosta, dos tucumanos que hicieron delirar a toda la provincia.

Los mismos 11 salieron al Atanasio Girardot tres semanas después y nuevamente tuvieron menos la pelota que los colombianos. El hambre, la garra, la solidez defensiva y los huevos para aguantar ese 0 - 1 adverso fueron celestes y blancos, y más allá de la derrota, los de Zielinski seguían haciendo historia. Pasaje a Cuartos de Final de la Copa Libertadores para el Deca y al Panteón de los Dioses Decanos para El Ruso.

Locura Decana en Colombia. Los de Zielinski, a Cuartos. Foto: Infobae


La caída ante Newell's por Octavos de Final de Copa Argentina fue anecdótica; diez días después, visitaba el Monumental el poderoso Gremio de Porto Alegre, último campeón de América. Una multitud Decana vio de cerca y a los ojos al gran estratega Renato Portaluppi, a Marcelo Grohe, Pedro Geromel, al 'Vikingo' Kannemann, al imparable Everton y al mágico Luan fueron demasiado para los guerreros de Zielinski. Todo 25 fue un carnaval a pesar de la derrota, a pesar de los goles de Alisson y Everton, y otra multitud emprendió viaje hacia tierras brasileras a buscar el milagro.

En el imponente Arena Do Gremio, los brasileros se pusieron en ventaja con gol de Luan a los 35' y la ilusión se apagó cuando el VAR decidió sentenciar al Decano: roja para el 'Laucha' por un dudoso foul, penal para Gremio, 2 a 0 y puñal al sueño Decano. El resultado fue anecdótico. La banda Decana aplaudió y se fue con el pecho erguido de Brasil.

Noche de Copas en el Monumental. Atlético no pudo con Gremio. Foto: Getty


El triunfo de local ante Independiente -otro más- con aquel histórico gol de toda la cancha de Favio Álvarez y la victoria en el nuevo Gasómetro ante San Lorenzo fueron las grandes alegrías que el 2018 todavía guardaba para el pueblo Decano. Ningún 2 a 3 pudo empañar un año plagado de hazañas, de viajes, de mostrarle a todo el continente que acá, en Tucumán, hay un equipo con los huevos bien puestos, que se levanta después de cada golpe, que pone el pecho en las difíciles y que tiene una identidad marcada e infranqueable, con un sólido líder en el banco de suplentes. 

El 2019 comenzó con goleada ante Gimnasia, pero tras tres partidos sin marcar goles y con dos goleadas en contra ante Patronato y Unión, los soldados del Ruso tenían que ir a buscar los tres puntos a la Bombonera. Los goles de Gervasio Nuñez y Barbona generaron el delirio de todo el pueblo Decano aquel 20 de febrero histórico. Zielinski llegó golpeado al mítico estadio Xeneize y se fue, nuevamente, con el pecho erguido.



En la nueva Copa de la Superliga, Atlético dio vuelta el choque de Octavos ante Talleres, y en Cuatros el equipo de Zielinski se cargó ni más ni menos que al River de Marcelo Gallardo, el mejor equipo de América. 3 - 0 apabullante en 25 de Mayo y Chile, con goles de Barbona y Toledo en dos ocasiones. El Ruso integra la escueta lista de entrenadores que bailaron al equipo del Muñeco.

Nada se pudo hacer ante el por entonces imparable Tigre de Gorosito y llegó el quiebre, el fin de una época. El Pulga se fue a Colón con Aliendro, Barbona a Racing, Favio Álvarez a Estados Unidos y hasta Mercier a San Martín. Zielinski renovó su contrato cuando muchos lo daban fuera del club y lejos de Tucumán. 

Tras un arranque con dudas, El Ruso se supo reinventar una vez más: con caras nuevas, volvió a encontrar el funcionamiento y Atlético se puso de pie. Tras una imparable racha de cinco triunfos al hilo, llega al choque con Newell's de este sábado tras igualar ante San Lorenzo y Estudiantes. Son en total ocho los partidos invictos con los que el equipo de Zielinski llega al último encuentro del año, que además será su partido número 100 con los colores celeste y blanco.

En Córdoba, los hinchas de Belgrano lo lloran y lo extrañan; su partida fue el inicio de una caída de la que el 'Pirata' todavía no se puede reponer. En Tucumán, los hinchas de Atlético lo aman; los de San Martín lo respetan. 

El Ruso no vende humo, no esperen de él declaraciones para las tapas de los diarios ni la tele. Apenas se animó a decir hace unas horas en LV12 que Atlético Tucumán "es el más grande del Norte", quizás envalentonado por el cariño y el afecto que le prepara el pueblo Decano.

Ricardo Zielinski, el peronista, el primer trabajador, el que se forjó en el ascenso, el que hizo historia en Belgrano y el que sigue escribiendo una de las páginas más brillantes del fútbol de Tucumán, ya forma parte de la historia grande Decana. Su nombre suena fuerte en Buenos Aires cuando los poderosos buscan entrenador, pero él se mantiene firme a su palabra y su compromiso. Su 4-4-2, su campera de cuerpo, sus equipos sólidos, son del Deca y del Deca no se va. Por estos 100 partidos, por las hazañas, por las batallas ganadas, por las que vendrán, y por 100 partidos más con el corazón Celeste y Blanco. ¡Salud, Ruso!
Ricardo "El Ruso" Zielinski, ante los ojos de la platea Decana. "El primer trabajador" cumple 100 partidos con la del Deca. Fotón de Elías Correa.

Top