Top

"El milagro se produjo": terminó la operación de Matheo y su madre Lorena rompió en llanto

HISTORIAS DE ACÁ

Hace instantes, la puerta del centro quirúrgico del Hospital de Niños se abrió de par en par y salió el doctor Auad para darle la noticia a Lorena Sánchez, la mamá del niño de 14 años que unió a Tucumán en una poderosa cadena de oraciones. Su reacción por las escaleras y su mensaje.

Matheo y Lorena.





A las 8 de la mañana de este miércoles se cerró la puerta del Centro Quirúrgico donde se encuentran los cinco quirófanos del Hospital de Niños. Dentro de la sala, anestesiado para la doble operación, Matheo Sánchez Sánchez, el niño de 14 años baleado en el pecho cuando iba a donar ropa. Fuera de la sala, Lorena Sánchez, su madre, quien diez horas después, a las 18, vio abrirse esas puertas de par, salir al doctor Auad y recibir la noticia: “El milagro se produjo”.

Sentada al lado de Matheo ya consciente y pidiéndole agua, Lorena habla con el tucumano: “Salió de la cirugía y está en terapia intensiva. Está consciente. Me pide agua. Me pregunta cuánto tiempo estuvo dormido y me dice que tiene hambre: le digo que tiene que esperar tres horitas”.

¿Cómo vivió Lorena estas diez horas? “Le hicieron las dos cirugías: la neurológica y la que le han puesto dos placas en la espalda para que pueda caminar sin problemas. Estuve desde las 8 hasta las 18 en el mismo lugar pidiendo, ofreciendo mi corazón, clamando por el milagro, que Dios ilumine a los médicos. Dios empieza una obra y la termina”.

“Mi hijo es mi carne y cuando el doctor salió a decirme que todo había salido bien, rompí en llanto. A llorar de llorar de emoción. He bajado dos segundos corriendo, a abrazarme con los amigos que esperaban afuera los carteles, quienes me decían que iba a estar todo bien. Matheo no pudo estar en mejores manos. El valor humano del Hospital de Niños de Tucumán es incalculable”, reconoce la mamá, quien permanecerá la noche en terapia intensiva junto a su hijo.

Luego del disparo en el pecho que Matheo recibió para proteger la vida de su madre, Tucumán se ha unido en cadenas de oraciones que han llegado a Lorena: “Como lo único que me han robado ha sido el celular, me dieron uno que solo tenía línea y whatsapp".

"No veía nada por redes sociales, pero todo el amor de la gente me llegaba. Durante todo este tiempo que Matheo estuvo internado, la gente subía y me dejaba estampitas. Estuve todo el día acá adentro. Se me acercaron y me dejaban promesas: Tengo muchas promesas que cumplir, gracias a Dios. Será con mi hijo, a mi lado, gracias a los médicos, gracias a Dios”.