Top

"Con Covid": una empleada de comercio tucumana rompe el silencio

PANDEMIA

Mientras la provincia atraviesa la segunda ola de casos de Coronavirus, una trabajadora grabó un video sin filtros y reveló una situación preocupante. VIDEO

Microcentro tucumano. Foto: SEOC.





La empleada de comercio Carolina Montenegro grabó un video donde denuncia que cientos de empleados de comercios viven una situación crítica en Tucumán, acusa a la Cámara de Comercio por el actual horario vigente, indica que hay empleados en funciones con la enfermedad en curso (no detalla si es en atención al público) y realiza una petición al COE, a la ministra Rossana Chahla y a las autoridades gubernamentales en general. Esta es la transcripción de sus palabras:

"Hola, mi nombre es Carolina, soy una empleada de comercio. Realmente hoy, los trabajadores de comercio, me incluyo, sentimos una gran impotencia por las propuestas arbitrarias que propone la Cámara de Comercio de trabajar de 9 a 13 y de 16 a 20. Es algo sumamente ilógico. No tiene ningún tipo de sentido y las matemáticas para los chicos (los empleados) no dan”.

“Sabemos que muchas veces no se cumple lo que dice el convenio colectivo de trabajo porque hacen lo que se les canta. Ellos no salen a las 13 horas. Hay muchos locales que siguen recibiendo a los clientes a puertas cerradas y hasta que ellos no se desocupan de esos clientes no se van a sus domicilios. Son las 13.30, dos de la tarde, y en algunos casos recién a esa hora están camino a sus casas”.

“En la parada del colectivo tenemos una espera de 40 minutos a una hora y a veces hasta más: ya son las tres de la tarde. Y el viaje hasta tu casa a veces te demora hasta una hora: son las cuatro de la tarde, que es el horario que nosotros los trabajadores tendríamos que estar entrando en el comercio. Las matemáticas no dan. No sé de dónde sacan ese horario. ¿Ustedes quieren cuidar la economía de sus afiliados y por eso toman ese tipo de decisiones?”

“Yo realmente no entiendo. Porque si realmente la Cámara de Comercio quiere cuidar la economía de sus afiliados debería cuidar primero el principal motor que son los empleados de comercio: un empleado de comercio tiene que estar bien para responder bien y para que la economía funcione. Tiene que estar bien de salud, anímicamente, mentalmente, en todos los sentidos. Un empleado en su estado de salud mental y físico que esté bien va a producir el doble de lo que produce actualmente. Entonces no estamos usando la cabeza”.

“Lo único que estamos pensando es en perjudicar al empleado de comercio: ‘Sigamos tomando medidas arbitrarias. Sigamos sin ser empáticos. Sigamos sin ser buena gente’. Hoy realmente estamos en un estado de urgencia sanitaria tremendo. Y ni aún así les importa. Si a ustedes no les importa, yo les hablo a todas las autoridades del COE que vi que tomaron muchísimas medidas protocolares, pero en ninguna de esas medidas protocolares hablan de no seguir exponiendo a los empleados de comercio tantas veces al día”.

“Yo quisiera hacerles una petición realmente importante para todos mis compañeros: que revean el horario de comercio para que dejen de estar tan expuestos. Algunos chicos viajan cuatro veces al día, otros viajan ocho si viven en el interior. Entonces sabemos que la mayor parte de la economía funciona muy bien en el transcurso de la mañana, tratemos de que funcione de 9 a 17, que es donde los clientes mayormente salen a comprar a la mañana. No es algo que yo invente. Somos empleados de comercio. Sabemos lo que piensa la gente. Sabemos lo que quiere la gente. Por eso no entendemos las decisiones que toman”.

“Porque si dicen que el cliente es tan importante, yo creo que no se está mirando al cliente, se están mirando a ellos mismos, su actitud caprichosa, sus ganas de seguir perjudicandonos. No crean que así lo ayudan al empleador. No lo están ayudando, lo están perjudicando a sus propios afiliados. Y nosotros realmente tenemos muchos compañeros en diferentes locales que están trabajando con Covid que eso no lo controla absolutamente nadie. Hemos perdido la vida de muchos compañeros por esta enfermedad. De muchos compañeros”.

“¿Qué más esperamos? ¿Que la provincia se convierta en algo incontrolable? ¿Que ya no podamos realmente controlar el virus? ¿Que todos estemos contagiados? ¿Que sigamos perdiendo más vidas? Me parece que estamos en una actitud bastante egoísta y no miramos más allá. A la ministra de Salud, a la gente del COE, al Estado, que intervenga también, por favor. Y que no nos olvidemos que nosotros nos encontramos en esta situación lamentable porque nadie jamás pensó en el empleado de comercio. Nadie”.