Top

"No hay palabras": la emoción de Maradona por Tucumán

CONMOCIÓN

Visiblemente conmovido, así hablaba Diego de los tucumanos que se metieron para siempre en su corazón. VIDEO

Eterno.




El mejor Maradona, preocupado por la situación que había dejado la hiperinflación en el país, eligió Tucumán para llenar la cancha de Atlético en un partido a beneficio los chicos de la provincia: invitado por el entonces gobernador y amigo Palito Ortega, al día siguiente de ponerse la 10 de la Liga Tucumana de Fútbol, el jugador más grande de todos los tiempos revivía las emociones a flor de piel con el periodista Enrique Moltoni, de Nuevediario, el clásico informativo de Canal 9.
 
“Fue hermoso lo de Tucumán por la posibilidad que nos dio Palito de hacer este partido a beneficio. La gente de Tucumán se portó de maravillas. No hay palabras de agradecimiento: colmado ese estadio, vibró por los goles, vibró Tucumán y porque tenía ganas de hacer algo por los chicos de Tucumán”, relataba un Diego, visiblemente conmovido por lo vivido en nuestra provincia.

“Se recaudaron 60 mil dólares y 40 por publicidad: se hicieron 100 mil dólares gracias a la gente de Tucumán, y gracias a los chicos que pusieron todo para que la gente saliera contenta de la cancha”, destacó Maradona, quien en el partido compartió el equipo con el Pichón Juárez, Guido Aballay y Bolillón Soria, por nombrar algunas figuras importantes de aquellos años. El partido terminó empatado 4 a 4 y el Diego marcó dos golazos: uno a pura gambeta y con definición de derecha y otro de tiro libre en el ángulo.

Pero además jugó con amigos de Lalo Maradona, su hermano, muchachos tucumanos que habían ido a probar suerte a Buenos Aires y volvieron a Tucumán: “Los amigos de Lalo siempre me hablaban de la rivalidad entre el porteño y el interior, al que le decían ‘Cabecita negra’. Ya no existe más. Ahora (los jugadores porteños y los del interior) todo el mundo puede ir a tomar algo, me emocioné. Aquí mismo era todo camaradería. Jugar fuerte, pero legal. Si uno se caía, se levantaban uno al otro”

Con respecto a lo recaudado para los chicos tucumanos, dijo Diego: “No sé si llegaremos a salvarle la vida, pero sí servirá para un buen pasar. Palito me decía que era una fortuna y podían hacer muchas para cosas para el Hospital de Niños y la Maternidad: si lo dice hay que creerle, es honesto, es buen tipo. Yo le dije que hay que seguir haciendo obras, y que si me necesita estoy enseguida acá. Es muy lindo ver a Palito, a Tucumán, ¿cómo no te vas a sumar a todo esto que es a beneficio?”.