Top

Cancillería pide frenar la sanción de la ley de etiquetado de alimentos

debate

El pedido fue realizado por el secretario de Relaciones Económicas Internacionales Jorge Neme, exfuncionario de Juan Manzur. La idea es negociar una regulación común con Brasil. El proyecto ya había sido rechazado por senadores y diputados tucumanos.

Jorge Neme.-





La Cámara de Diputados debatió en comisión el proyecto de ley que busca informar a los consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de una comunicación clara, oportuna y veraz.

Con casi todo dado para sancionar la norma, rechazada por senadores y diputados tucumanos, la Cancillería Argentina pidió no sancionar esta ley que promueve Ginés González García hasta negociar una regulación común con Brasil que permita sostener el intercambio comercial.
 
El planteo fue realizado por el secretario de Relaciones Económicas Internacionales Jorge Neme, al primer plenario de comisiones de Diputados sobre el proyecto, que de esta manera entró en un limbo y será difícil que se sancione este año, según informó el sitio LPO.

"Argentina exporta 1500 millones de dólares a Brasil de alimentos envasados y la armonización de las normas es un tema clave", reclamó Neme y apuntó que el etiquetado del vecino país comenzará a aplicarse dentro de dos años y no es una ley sino una resolución de un organismo.

"Contempla la posibilidad de flexibilizarse para armonizar con el Mercosur y fue el resultado de 6 de interconsultas entre actores públicos y privados. La palabra complementar que figura en el proyecto aprobado en el Senado no resuelve la disyuntiva", consideró el exfuncionario de Juan Manzur, que hasta diciembre de 2019, se desempeñó como secretario de Relaciones Internacionales de Tucumán.

La provincia es la que más se resiste a esta ley, ya que afectaría a una de sus industrias más importantes, como es la azucarera y que por detrás tiene 15 ingenios. La norma, que fue aprobada por unanimidad en la Cámara Baja, sólo tuvo el rechazo de Beatriz Mirkin y Silvia Elías de Pérez, ambas tucumanas.

El pedido de Neme desorientaron a los diputados de Cambiemos, que imaginaban un respaldo pleno del Gobierno a la ley y escucharon nada menos que a la cancillería pedir que se archive para siempre.
 
La regulación brasileña es bien diferente a la que aprobó el Senado. Mientras en ese país la etiqueta con los nutrientes críticos de los alimentos y bebidas analcohólicas podrá figurar en forma de lupa, invisible para el consumidor, la ley que debate el Congreso exige un sello en octógonos de bordes negros y letras blancas que ocupe el 5% de la superficie de la cara principal del envase.
 
Los nutrientes críticos que define son "el exceso" en "azúcares", en "sodio", en "grasas saturadas", en "grasas totales" y en "calorías", con los límites son definidos con los parámetros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
 
 "No está en juego la capacidad de resolver de cada país, sino la integración. También hay reglas del Mercosur de 2006 y 2007 sobre etiquetado que se pueden discutir. Pero si vamos a una ley, no hay discusión posible", insistió Neme que luego fue respaldado por Pablo Yedlin, diputado tucumano y presidente de la Comisión de Salud. "Nadie se tiene que ofender porque haya diversidad de opiniones. La cuestión del Mercosur debe considerarse", señaló.