Top

“Por temor a dañar el amor”: el ruego del doctor Miroli a los tucumanos por la Coronavirus

PALABRA ESPECIALIZADA

El médico inmunólogo, conocido en toda la provincia, volvió a hablar en televisión sobre la pandemia que azota al mundo entero. Entre los temas que tocó, se refirió a la producción de la vacuna contra la COVID-19 y al tratamiento alternativo con ibuprofeno nebulizado que aún se encuentra bajo investigación. Llamado de atención a la población.




“A ver, si me tengo que poner de rodillas, me pongo”, anunció Alfredo Miroli en la última emisión del programa ‘Punto de Partida’, que se emite todos los martes por Canal 12 de CCC. El renombrado médico inmunólogo tucumano volvió a dar la nota alta luego de la entrevista realizada por el conductor del ciclo televisivo, el periodista Pedro García. Hace unos meses atrás, el nombre del galeno dio la vuelta al mundo por una explicación sobre cómo se contagia la Coronavirus. Esta vez, habló de diversos temas, entre ellos la producción de la vacuna contra el virus y el ibuprofeno nebulizado, un tratamiento alternativo que cada vez gana más adeptos.

“La vacuna es inmunizar a quienes no tenemos el virus para generar una repuesta inmunitaria contra el virus”, comenzó explicando el profesional. “Hay 106 vacunas en el mundo, entre ellas la rusa y la de Singapur, la de Estados Unidos en conjunto con Alemania… Estas vacunas deben cumplir tres etapas: primero demostrar que no dañan, segundo que no potencie y, por último, ver si protege”, agregó.

El médico tucumano responde de ese modo a una pregunta del periodista, quien reniega del anuncio precoz realizado por el Gobierno nacional luego de conocerse el éxito de las pruebas de la vacuna creada por la Universidad de Oxford, en Inglaterra, remedio que será producido próximamente por la Argentina y por México para toda Latinoamérica. “Las vacunas vienen bien, pero no están ya y hay que producir 7.530 millones de dosis”, señaló Miroli. Y bromea: “menos los movimientos fanáticos antivacunas que no querrán ponérsela, ponele que hagan falta 7.000 millones de dosis”.

Si bien el inmunólogo es optimista acerca de la producción de una vacuna efectiva, asegura que el principal problema es saber cuán prolongado será el efecto de inmunidad contra el virus y, más importante aún, saber cuándo nos tocará recibir realmente la cura. Sin embargo, Miroli asegura tener ya un remedio efectivo contra la pandemia: “Pero la tenemos, la mejor vacuna: ¿no tenés jabón en tu casa?”, recriminó. Esto último dio pie a una serie de críticas del médico a los tucumanos que, en general, no respetan las medidas preventivas dictadas por las autoridades gubernamentales y sanitarias. “¿No podés andar a dos metros? Es fácil, vos lo sabés”, arrancó. Y continuó: “Cuando decimos que la prevención es de todos, me abarca. Si hay una frase que me molesta, que me hace sentir incómodo es ‘pórtate bien’, ‘quédate en casa’, ‘usá tapaboca’. A mí me surge esto: ¿por qué yo y no vos? ¿Por qué yo tengo que estar encerrado y vos en asado? ¿Por qué yo tengo que estar a distancia y vos abrazarte? ¿Por qué yo no puedo viajar y vos sí? Si es todos, que sea de todos. Por eso yo prefiero hablar de ‘nosotros’”, reclamó.

Párrafo aparte fue la opinión del inmunólogo acerca del ibuprofeno nebulizado, un tratamiento alternativo que está siendo puesto a prueba en algunas provincias de Argentina. Miroli explica que los efectos de este tratamiento podrían ser efectivos por dos razones, que están relacionadas específicamente a las virtudes del medicamento. En primer lugar, el ibuprofeno es capaz de contrarrestar la inflamación y posterior inundación de los pulmones desatada por la llegada de la Coronavirus al sistema respiratorio. Y, por último, al ser anticoagulante, ayuda a disolver los trombos formados por el exceso de líquido y sangre en las cavidades pulmonares.

“El uso de ibuprofeno inhalado no se define en las redes sociales, se define al darlo a pacientes bajo un estricto control para, si hace falta, retirarlo a tiempo; no es una demanda social”, advirtió el profesional ante la proliferación de campañas ciudadanas para autorizar la comercialización en farmacias y el uso doméstico. “La automedicación es peligrosísima, el ibuprofeno nebulizado es uno más de los 135 fármacos que se están probando para combatir al virus”, resaltó.

Otro de los temas que trató el inmunólogo, consultado por el conductor, fue el modo de transmisión del virus. Últimamente una de las grandes preocupaciones es la entrada del virus SARS-CoV-2 a través de los ojos. Sobre esto, Miroli fue contundente al asegurar que el mayor riesgo de contraer la enfermedad por vía ocular es del personal de salud. “El virus no entra por el ojo, si caen virus en el ojo con la lágrima es llevado a la nariz y en la nariz encuentra las células para meterse adentro e infectar”, explicó. “¿Quiénes tienen que cubrirse los ojos? Nosotros, los médicos. Cuando yo pongo un bajalengua no puedo estar a dos metros. ¿Y cuántas veces con el bajalengua tosiste? Ese spray a dos centímetros de la mucosa infecta nos puede enfermar, nos enferma y a algunos de nosotros nos mató. Por eso el equipo médico es muy vulnerable, nosotros sí usamos anteojos, máscaras; estamos muy expuestos al ingreso ocular y afectó sobre todo a los profesionales de la salud”, sentenció el renombrado galeno.

“Yo quiero decirles algo: nos portemos bien. Si nos portamos bien, no habrá penitencia. Si nos portamos bien, no habrá Fase 1”, insitió Miroli sobre el comportamiento de los tucumanos. “Tuve mucho miedo a dañar el amor. Yo soy muy descuidado, pero por temor a dañar al amor me he portado bien”, aseguró y se lamentó, nuevamente: “Qué triste debe ser volver a la casa con mochila de piedra pensando que podemos dañar a un ser amado”.

Y mientras el presentador comenzaba la despedida, casi como un acto reflejo Miroli lo detuvo en seco para pediré unos segundos más a la cámara. Haciendo un gesto para ponerse de rodillas, el médico insistió por última vez a la sociedad, casi como un ruego, cumplir con las medidas preventivas. “Nos portemos muy bien, por temor a dañar el amor, por favor, por temor a dañar el amor nos portemos muy muy bien. No hará falta penitencia si somos capaces de amar a los que amamos; va muy en serio esto, ¿eh?”, concluyó.