Top

El Poder Judicial de Tucumán, en cuarentena y estancado en un escándalo

JUSTICIA EN AISLAMIENTO VOLUNTARIO

Desde lavarropas demandados por un fiscal a un salón de billar hasta las acusaciones de un juez a un vocal de la Corte Suprema de Justicia sobre la causa que investiga al legislador Ricardo Bussi por abuso sexual. La Justicia tucumana se encuentra demorada en una serie de hechos escandalosos, que ahora salpican también a los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Palacio de Tribunales de Tucumán. (Crédito: Alejandro Gomez Tolosa)





Luego de que el Poder Judicial de Tucumán prorrogó y luego volvió a extender la modalidad remota de trabajo desde el inicio de la pandemia, que significó la parálisis virtual del servicio de Justicia en nuestra provincia y el cierre de los Tribunales, la Corte Suprema de Justicia y los 3 poderes del Estado se ven involucrados en un derrotero de escándalos que saltaron del plano judicial al político.


Billares y Lavarropas

La semana pasada, el fiscal Carlos Picón, a cargo de la Unidad Especial “Enfermedades Sanitarias”, dispuso la clausura del Bar y Billares Punto y Banca por violación a las normas sanitarias vigentes. A modo disciplinario, solicitó la donación de dos lavarropas industriales al Hospital del Este. Los dueños del negocio fueron a la Justicia y el juez de Apelaciones en lo Penal de Instrucción Enrique Pedicone tomó intervención en el caso, aduciendo que contaba con el aval de los vocales Claudia Sbdar y Daniel Posse, y que el relator Andrés Garmendia le había informado verbalmente del apoyo del vocal Daniel Leiva. Leiva no acompañó la autorización para Pedicone, al igual que Eleonora Rodríguez Campos ni Antonio Estofán, quienes sancionaron al juez por haber intervenido sin aval de la Corte Suprema.

Pedicone convocó a una audiencia pública para transparentar el procedimiento de Picón, realizado en el marco de los operativos del Ministerio Público Fiscal en el marco de la pandemia: la sanción para Punto y Banca era, en principio, de tres lavarropas industriales para el Hospital del Este, pero en una audiencia que tuvo lugar en un pasillo de la Cámara y que fue luego declarada "estéril" por el propio juez luego de que la Corte advirtió que no estaba afectado al servicio de turno en la miniferia judicial: en ella, las partes habían acordado que la causa sería cerrada con dos lavarropas. Pedicone acató si exclusión y pidió al máximo tribunal aclarar el "bochorno institucional" en el que afirma haber quedado a partir de las afirmaciones de Garmendia.

Café veloz

Este miércoles se conoció que el camarista penal Enrique Pedicone denunció a Daniel Leiva, vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, luego de que este le habría solicitado que "maneje la intensidad" y “que siga picando bajo, volverlo a dónde tiene que estar” el expediente penal de la denuncia por presunto abuso sexual contra el legislador provincial y líder de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi,. Según la denuncia del magistrado, actuó a pedido del gobernador Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo.

Pedicone habría grabado una conversación privada con Leiva, un café requerido por el miembro del máximo tribunal; puso esa grabación a disposición de la Fiscalía de Delitos Complejos y solicitó que se investigue al exFiscal de Estado de Tucumán "por tráfico de influencias, coacción y violación a los deberes de funcionario público", según apunta Infobae.

El café entre Pedicone y Leiva habría tenido lugar el pasado 28 de julio en un bar céntrico, en la antesala de la audiencia que debía llevar adelante Pedicone para tratar un pedido de la defensa del legislador Ricardo Bussi. El líder de Fuerza Republicana requería acceder a la causa penal en la que se lo investiga por presunto abuso sexual y corrupción por los fondos en una cuenta bancaria a nombre de una militante de su espacio.

En el diálogo entre Leiva y Pedicone, el vocal de la Corte se refirió a Fuerza Republicana como “ese espacio que nos es funcional” e insistió en que “hay un interés en que no se llegué al punto de que generamos algún elemento que habilite que al tipo lo tengan que detonar de adentro de la Legislatura”.

“Juan (Manzur) también me dijo, estuve hablando con él el otro día y me dijo una cosa que tenemos que ser cuidadoso en lo posible de mantenernos juntos... porque nosotros estamos con el gobierno y este espacio, yo hablo todavía como en primera persona (ríe), así es el tema amigo”, explicó Leiva de acuerdo a la denuncia.

Daniel Leiva el día que asumió como vocal de la Corte Suprema en febrero de 2019. En primera fila, Manzur, Jaldo, todo el Gabinete provincial. Foto: Ministerio de Salud de Tucumán


En su denuncia, Pedicone brinda detalles del contexto del cónclave con Leiva: “El 28 de julio de 2020 vi en mi celular una llamada perdida del vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán Daniel Leiva vía Telegram a las 8:02 AM en consecuencia le devolví la llamada y decidí pedir al actuario de la alzada Dr. Fernando Valladares que deje constancia de la conversación para lo que puse el altavoz y, además, procedí a grabar la conversación. Resuelvo grabar al Dr. Leiva porque estoy hastiado del clima policíaco que se vive dentro de la propia justicia desde que llegó este vocal, a quien se señala como el mentor de grabaciones de reuniones y que la mayoría de los empleados y relatores sean los ojos de Leiva que todo lo ve”, apuntó el camarista.

De la denuncia que se desprende que el encuentro tuvo lugar en el bar Ohana, de Corrientes y Junín. en barrio norte de San Miguel de Tucumán. “Necesito justamente hablar un minutito, un minutito con vos antes de las 10″, requirió Leiva. Pedicone, que vive a 20 metros del lugar, llevó consigo un Ipod para grabar la conversación: “Intuía que tenía como fin influir en la causa seguida en contra de Ricardo Argentino Bussi”, subrayó.

Enrique Pedicone. Foto: La Nota


“Llega el momento en que el Dr. Leiva me dice que habla por boca del gobernador Manzur y del vicegobernador Jaldo y, hasta me ofrece su teléfono móvil para constatar por si quería corroborarlo”, relató Pedicone, e incluso agrega que el vocal le confesó que “estaba con Osvaldo recién”.

Luego, Pedicone narra el planteo que le hizo Leiva:

“Cortito, dos minutos, el tema es el siguiente, que es lo que dice Osvaldo. Vos sabes la relación de odio y amor que tenemos con ese espacio que nos es funcional...El tema es el siguiente, lo qué el dice es yo tengo que manejar en lo posible de mantener a este gente, toda esa cosa que anda dando vueltas (legisladores) lo que es ese grupo, tengo que mantenerla junta para que no se desmadre o se van con uno, se van con otro...Entonces qué es lo que dice: sin hacer macanas sacudirlo al tipo que tenga que sacudir, vos sabrás. Yo la verdad es que yo ni la entiendo a la causa es una cosa que es entre chuparle el pingo y cuentas bancarias...El tema es que tenés que manejarlo con un equilibrio porque tenes todo aval, entonces de no llegar al punto de generar una situación que el tipo este (Bussi) pueda herir la imagen de la cámara, porque ahí ya se nos arma el kilombo....hasta capaz que hay un fuego amigo que se les ha ido de las manos ojo no. Entonces no que el pedido, porque la verdad que no te pueden pedir nada poniéndote en estos términos si vos queres corroborarlo esto de alguna manera con Osvaldo (me señala el celular). Me ha llamado para eso y Juan también me dijo, estuve hablando con él el otro día y me dijo una cosa que tenemos que ser cuidadoso en lo posible de mantenernos juntos...porque nosotros estamos con el gobierno y este espacio, yo hablo todavía como en primera persona (ríe), así es el tema amigo. El tema es que hay un interés en que no se llegué al punto de que generamos algún elemento que habilite que al tipo lo tengan que detonar de adentro de la legislatura...Sin hacer pelotudeces, porque nadie te pide que vayas a inmolarte, el tema es que...siga picando bajo, volverlo a dónde tiene que estar, que se maneje la intensidad que vaya y vuelva a instrucción...más que nada despegártelo del tema como para que siga picando bajo porque en la medida que pique arriba ya nos va a llegar a nosotros en algún momento (Corte) y no llegar a un punto de no retorno”.

Pedicone afirma que le respondió a Leiva "a derecho voy a fallar", y se despidió. El vocal de la Corte, según la denuncia, le dijo que se van a volver a juntar a tomar algo.

La presentación judicial de Pedicone incluye la interpretación que hizo de su encuentro con el exfuncionario provincial:

“El Dr. Leiva me indica que el espacio del legislador Bussi le es funcional al oficialismo y que hay que evitar que se desmadre y pueden irse (legisladores) a otro espacio. razón por la cuál de lo que de mí dependa la causa el legislador Bussi se mantenga ligado al proceso y la causa va a tener una mayor o menor intensidad una de acuerdo a como sea el comportamiento del legislador Bussi con el oficialismo. A lo que le respondo al Dr. Leiva que esta es una audiencia pública y que mi decisión va a depender de lo que las partes planteen, a lo que le agrego que por su trascendencia va a haber prensa e inclusive puede haber integrantes del tercer sector denominado ´pañuelos verdes´. Antes de irse el vocal Leiva le digo que me deje ver y que fallaré a derecho y se pierde raudamente por la puerta”.

El magistrado indicó que tras el encuentro, regresó a su tribunal y a las 9.33 reabrió el acta en la que dejó constancia de la conversación; la denuncia está a cargo de la fiscal Mariana Rivadeneira y el juez ofreció como prueba las grabaciones que “para resguardo de su contenido, serán puestos a la vista, al momento de presentarme en sede judicial para la ratificación” de la denuncia”.





La respuesta de Leiva

“Siempre tuvimos trato de camaradería y cordialidad, hasta el punto de compartir inquietudes familiares. Desconozco las razones por las que ha incurrido en esta falsedad”, respondió Leiva al ser consultado por la denuncia de Pedicone en declaraciones a la periodista Irene Benito en el diario La Gaceta. “La desmiento rotunda y categóricamente”, subrayó.

Leiva remarcó que “sólo tuve un desencuentro institucional con Pedicone cuando él se arrogó potestades jurisdiccionales de las que carecía, porque la Corte había dispuesto una miniferia para el fuero penal por el proceso de implementación del nuevo Código Procesal Penal. Pedicone no estaba habilitado para entender en ninguna causa y, sin embargo, lo hizo. Frente a semejante irregularidad, no voy a permitir que la Corte mire a otra parte”.

Esta es la reacción maliciosa, fabricando un hecho que no existe, de parte de un juez que fue sancionado por la mayoría de la Corte porque se arrogó una competencia que no tenía”, enfatizó el vocal de la Corte Suprema.

¿Si tuve conversaciones con Pedicone? Sí. La última fue hace un mes, pero porque él me llamaba con insistencia. Estaba preocupado por saber si había novedades en una serie de causas en las cuáles él había revocado sistemáticamente las prisiones preventivas. y había ordenado la liberación de procesados por abusos sexuales, homicidios y robos, entre otros delitos muy graves. Fueron más de 100 fallos: sólo a mi vocalía llegaron 40. En todos los casos, aceptamos las quejas (de los fiscales), las abrimos e hicimos lugar a las casaciones que se oponían a las liberaciones otorgadas por el juez, porque nos pareció que las sentencias no se ajustaban a derecho. Le contesté a Pedicone que con la revocatoria de sus sentencias, la tarea jurisdiccional de la Corte estaba agotada”, arremetió.

En ese sentido, afirmó que “Pedicone miente. Pero no me preocupa que mienta sobre mí, porque mi buen nombre y honor no dependen de sus inventos. Lo que lamento es que, para ocultar que fue sancionado por intervenir en una causa sin estar autorizado, ponga en duda nada menos que el sistema de gobierno”.

La falacia del planteo de Pedicone se advierte en su contradicción. Denuncia, un mes después, que se lo presionó para que demore el caso Bussi. Pero resulta que en la audiencia pública que celebró (el 28 de julio) apartó al juez que entendía en la causa (Raúl Armando Cardozo). ¿Entonces? Todo es un contrasentido”, analizó Leiva.

El exFiscal de Estado indicó que “cuando encaramos el desafío del nuevo Código Procesal Penal para lograr más y mejor justicia, sabíamos que habría resistencia. Jamás me imaginé que sería tan baja calaña. Lamento que el juez que no tolere una sanción, pero nunca más se actuará sin competencia aquí”. “Por suerte, lo de Pedicone es la excepción. Los jueces, los funcionarios, los empleados y la Corte han puesto de pie el servicio de Justicia en la pandemia”, concluyó.