Top

Las mamás tucumanas y la noticia más esperada: se podrá cultivar marihuana

cannabis medicinal

Con sorpresa y mucha alegría. Así recibieron las madres de la agrupación Cannabis Medicinal Tucumán la nueva reglamentación que preparara el Ministerio de Salud para los usuarios terapéuticos de marihuana. “Al fin el Estado se acordó de nosotros”, dijo Fanny Miranda.

Luz verde al cultivo medicinal. Créditos: https://www.diarioelzondasj.com.ar/





“La noticia nos tomó por sorpresa y nos alegró muchísimo. Es lo que estábamos buscando como agrupación”, confiesa Fanny Miranda, unas de las referentes de la agrupación Cannabis Medicinal Tucumán y la felicidad le tiñe la voz. Es que, tras cuatro años de lucha, los cultivadores de marihuana medicinal en la provincia podrán al fin salir de la clandestinidad. Sin bien todavía falta que el Ministerio de Salud instrumente la nueva reglamentación, el periodista Fernando Soriano adelantó en una nota publicada en Infobae que el borrador de la ley contempla el autocultivo de plantas de cannabis para los usuarios terapéuticos, además del expendio del aceite medicinal en las farmacias. Para muchos tucumanos esa es la noticia más esperada de todas.

La nueva legislación viene a subsanar las falencias de la ley de cannabis medicinal sancionada en 2017 que fue muy criticada por las organizaciones cannábicas de todo el país, ya que no contemplaba ni el autocultivo ni el acceso a todos los pacientes terapéuticos. “Es lo que estábamos buscando, poder cultivar. La ley anterior no sirvió para nada, si siquiera se cumplió para los pacientes con epilepsia refractaria, que eran los únicos autorizados a acceder al cannabis medicinal. Esa ley, así como salió, nunca se la cumplió. Había muchas trabas para importar el aceite y hablamos de un aceite que tiene un precio en dólares equivalente a los 40 mil pesos”, destacó Miranda respecto a las limitaciones de la legislación. La nueva reglamentación incluirá a todas las patologías que puedan ser tratadas con cannabis y esa es una de las novedades más celebradas por los usuarios tucumanos nucleados en la agrupación: “Como mamá la noticia nos sorprendió bastante y nos alegró porque esta nueva ley va a abarcar a todas las patologías. En la agrupación, la mayoría somos mamás de chicos con autismo y el aceite nos ayudó muchísimo”.

Las novedades introducidas en la legislación fueron anunciadas por el Ministro de Salud Ginés González García a través de una reunión virtual que mantuvo hace unas semanas con referentes de agrupaciones cannábicas, médicos, docentes y científicos que integran del Consejo Consultivo Honorario. La novedad más importante que contiene este borrador, que aprobará el consejo consultivo antes de seguir su curso hacia la firma del presidente Alberto Fernández, es la autorización del cultivo personal y en red para los usuarios, investigadores y pacientes que se registren el Programa de Cannabis (REPROCANN). Esto no significa que cualquiera va a poder tener plantas de cannabis en sus casas, pero sí que podrán entrar en el circuito de legalidad todos los cultivadores solidarios, las familias y las agrupaciones. En este sentido, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, destacó que “el rol de las organizaciones seguirá siendo clave”.

Según explica Fanny, el grupo Cannabis Medicinal Tucumán experimentó un gran crecimiento en el último año. Hoy son más de 500 los tucumanos que forman parte de agrupación entre usuarios, madres de pacientes y cannabicultores de toda la provincia: “Hace más de cuatro años que estamos con el tema del aceite. Al principio, teníamos muchísimo miedo de que nos allanen las plantas y terminar presos , pero nosotros como mamás sabemos los cambios que tuvieron nuestros hijos con el aceite. En la planta hemos encontrado lo que estábamos buscando”. Hasta ahora, tener semillas y plantas en el ámbito privado para consumo terapéutico está penado por la ley de drogas con hasta quince años de prisión. Esta nueva ley significaría el fin de la criminalización de pacientes y cultivadores.


Otra de las novedades importantes de la nueva reglamentación, es el estipendio de cannabis medicinal en farmacias habilitadas para producir aceites, tinturas o cremas. “Los pacientes que no estén inscriptos en el programa, pero que tuvieren como prescripción médica el uso de la planta de cannabis y sus derivados y su patología esté contemplada por el programa, podrán adquirirlo a través de la importación de especialidades farmacéuticas o por formulaciones magistrales elaboradas por farmacias habilitadas a tal fin”, establece el borrador de la legislación según anunció la nota de Infobae.

Además, el Estado garantizará la provisión gratuita para los usuarios que no tengan obra social o cobertura de salud privada y a los inscriptos en programas específicos de organizaciones públicas. A la vez que se promoverá el cultivo estatal y se le dará prioridad a la producción en laboratorios públicos. De esta manera, se evitará el mercado ilegal de cannabis medicinal al que muchos usuarios no tienen más remedio que acudir para continuar con sus tratamientos. “Nosotros cuando empezamos a buscar el aceite nos pasó, como a muchas personas, caer en ese mercado negro donde hay muchas personas que se aprovechan de tu necesidad y venden aceites que no tienen nada de cannabis”, explicó Fanny que, al igual que otros usuarios, estaba llevando las muestras de aceites para que sean estudiadas en la Facultad de Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia de la UNT. Ahora, a raíz de la pandemia, no están accediendo a esos análisis.

Todo esto es motivo de celebración para los usuarios y activistas tucumanos tras muchos años de lucha. En el caso particular de Fanny, desde que su hijo Brandon, que hoy tiene 13 años, empezó su tratamiento con cannabis medicinal logró reducir la medicación psiquiátrica de seis pastillas a sólo dos. Esto significó una notoria mejora en su calidad de vida. Ahora, con la nueva reglamentación, los usuarios ya no tendrán que padecer para acceder a su medicina: “Teniendo al Estado de nuestro lado, ya no va a volver a pasar todo eso que pasaba. Faltaba que el Estado se ponga del lado de las familias, sea la patología que sea. Sentimos que, al fin, el Estado se acordó de todas las mamás y de las familias que necesitan acceder al cannabis”.