Top

Tras casi un año, varones trans tucumanos retoman su tratamiento hormonal

Identidad de género

Desde agosto de 2019 Nación dejó de suministrar los pedidos de los pacientes con tratamientos de sustitución hormonal. La Organización "Dillon" gestionó el re-abastecimiento para 26 varones trans tucumanos.

Imagen ilustrativa: Redacción Médica




Este martes por la mañana se realizó en el Hospital Avellaneda la entrega de hormonas para que 26 varones trans de Tucumán puedan continuar con su terapia hormonal. A pesar de existir una ley que ampara el abastecimiento de las hormonas desde Nación no estaban cumpliendo ni cubriendo esta necesidad desde agosto del 2019.

Es por este motivo que la incipiente organización "Dillon" que tiene apenas tres meses y se propone trabajar para responder a las necesidades del colectivo trans de la provincia, logró gestionar que desde el Sistema Provincial de la Salud , se cubra el faltante de hormonas para los varones para que los chicos reciban mes a mes sus hormonas y de esta forma retomar su terapia de reemplazo de hormonas.

Al respecto Máximo León, referente y uno de los fundadores de la organización explicó en diálogo con eltucumano.com que un conjunto de personas pertenecientes al colectivo, decidieron organizarse en plena cuarentena para dar respuestas ante una serie de inquietudes como el abastecimiento de hormonas, la rectificación de títulos secundarios y terciarios de acuerdo a la nueva identidad autopercibida, gestión del camio en el Documento Nacional de Identidad.

"Desde agosto del 2019 el ministerio de Salud de la Nación dejó de proveer las hormonas. Después de mucho diálogo, logramos que el Siprosa se haga cargo y que los 26 compañeros puedan retomar el tratamiento, porque  es una terapia necesaria. Hicimos hacer valer la ley", detalló.

Alrededor de 500 personas conforman la población trans en la provincia, según contabilizan desde Dillon, donde ya cuentan con 15 referentes y 86 miembros. Fue creada cien por ciento por personas trans y no binaries para resolver todos los problemas en torno a las identidades autopercibidas. "Miramos con preocupación que de ese total de 500, tenemos conocimiento de que al sistema de salud público sólo han acudido 130 y eso realmente nos preocupa", expuso.

La terapia de reemplazo de hormonas y la transición es particular en cada caso."No todas las personas trans buscamos el mismo objetivo. Es importante que esté acompañados por un profesional. Es importante que todo el colectivo sea consciente de que hay que recurrir al sistema de salud para tener un acompañamiento médico donde le indiquen cómo medicarse, acompañando la decisión que  cada uno toma.

Sin embrago, el referente señaló que existe una tendencia de las mujeres trans a la auto medicación y esto no debería ser así, a 8 años de la sanción de la Ley 26.743 de Identidad de Género. Esos problemas para acceder al sistema llevan a que el promedio de vida de las personas trans sea de 35 a 40 años. 

Uno de los obstáculos que reconocen para que las personas trans accedan a los organismos públicos tienen que ver que no existen protocolos adecuados. "Los registros nacionales que tiene datos federalizados no están actualizados. Entonces, adonde vaya la persona trans y se utilice un sistema informático se los va a nombrar con su antigua identidad. Es una situación compleja y muy desagradable el tener que explicar quién sos. Por suerte hay toda una nueva generación de niños trans que no van a tener que atravesar por esta situación", reconoció. 

Por úlitmo, hizo hincapié en que el mal trato que muchas veces reciben se debe al desconocimiento y el Estado en algunos casos, no cumple con informar. Por eso celebran la adhesión de la provincia a la Ley Micaela, de capacitación a los tres poderes del estado en cuestiones de género y violencia de género. "Estamos esperanzados de que sea una herramienta para que se informe a los organismos públicos y a toda sociedad sobre la identidad de género", concluyó.