Top

Exigen una reparación histórica por la destrucción de Tucumán en 1966

HISTORIA Y PRESENTE

La Federación Económica de Tucumán convocó a los diputados nacionales tucumanos para solicitarles que impulsen el proyecto que propone un "resarcimiento histórico" para la Provincia por la intervención de 7 ingenios durante el gobierno de Juan Carlos Onganía.

Ingenio Bella Vista, 1966. Foto: Comunicación Tucumán




Este lunes, la Federación Económica de Tucumán (FET) anunció que convocó a los diputados nacionales por Tucumán para exponer y solicitar su apoyo en el Congreso de la Nación para un proyecto de ley que exige la "conmemoración y reparación histórica de la destrucción de la provincia" a partir de la intervención de siete ingenios el 22 de agosto de 1966 durante el gobierno de Juan Carlos Onganía.

Nunca hubo un resarcimiento histórico para la provincia y creo que este es un momento oportuno, en medio de esta crisis económica. Proponemos que el 22 de agosto sea declarado el día de la conmemoración y la reparación histórica de la destrucción de la provincia", enfatizó el presidente de la FET, Alberto Guardia.

La intervención de siete ingenios tucumanos "provocó un efecto dominó y al cabo de dos años fueron 11 las fábricas que cerraron. Se perdieron alrededor de 50.000 puestos de trabajo y el resultado fue el éxodo de más de 200.000 tucumanos", apuntaron desde la FET.

Guardia analizó que "fue casi el 20% de la población tucumana que tuvo que irse de la provincia y nunca ha sido resarcida", y adelantó que "les vamos a entregar a los diputados un anteproyecto para que, si lo consideran apropiado, lo impulsen en el Congreso de la Nación".

El 22 de agosto de 1966, el decreto 16.926 firmado por Juan Carlos Onganía dispuso la intervención de siete ingenios tucumanos, dando inicio a la crisis total de la industria madre tucumana. Hacia 1968, cerraron los ingenios San José, Nueva Baviera, San Antonio de Ranchillos, Los Ralos, Amalia, Santa Ana, Santa Lucía, Lastenia, San Ramón, Mercedes y Esperanza, lo que dejó sin trabajo a más de 50.000 tucumanos y obligó a migrar a Buenos Aires o Rosario a más de 200.000 comprovincianos, un cuarto de la población de la provincia, buscando nuevas posibilidades laborales y condenando al olvido a campos y parajes del este y sur de Tucumán.

Pablo Yedlin, Gladys Medina, Mario Leito, Carlos Cisneros, Mabel Carrizo (Frente de Todos), Beatriz Ávila (Partido por la Justicia Social), José Cano, Lidia Ascárate, Domingo Amaya (Juntos por el Cambio) fueron convocados por la FET para presentar el proyecto el próximo 8 de julio.