Top

“No sabemos cómo volver”: el drama de los empleados de comercio ante el paro de colectivos

SIN AVISO

Venía tranquila la tarde del miércoles cuando de repente empezaron a llegar los mensajes por celular: "Paro de colectivos", "Paro de bondi", "¿Qué hacemos?". A minutos de correr a la parada para alcanzar el último colectivo, los testimonios urgentes.




“Uy, paro de colectivos”, “Chicas, hay paro”, “Muchachos, paro, paro de bondi, ¿qué hacemos?”, la pregunta varía en las formas, pero es la misma en cada comercio tucumano. Los mensajes en los grupos de WhatsApp repiquetean, los clientes esperan su turno, pero antes lo importante: ¿cómo volvemos?

El paro de colectivos anunciado imprevistamente hace instantes por UTA alteró los planes de miles de trabajadores tucumanos y tucumanas, quienes una vez más quedan en el medio de una disputa sin fin. No hay cambio de horario que haya modificado una situación que se repite nuevamente en Tucumán.

Si bien el secretario de UTA, César González, puso el comienzo del paro a las 18.30 justamente para darle 30 minutos de margen a los empleados del comercio, lo cierto es que no todos llegarán a la parada y muchísimos padres y madres de familia quedarán a pie, con la Ciudadana en la mano viendo cómo se va el último colectivo del día ante sus narices. ¿Y los chicos? ¿Quién los cuida?

Mientras los mensajes se repiten para las vecinas, el centro tucumano se convertirá en un caos en instantes y eso lo saben empleadas de comercio como Kuky, quien vive en Tafí Viejo y, en un día normal, sale a las 18 de la casa de calzados donde trabaja y camina hasta la Santiago para tomar el 131: “Me acabo de enterar lo del paro y para volver a Tafí tengo que mandarme mensajes con chicos y chicas de Tafí para ver cómo hacemos. Nos toma por sorpresa”.

“Nosotros salimos a las 18, no salimos antes y nos quedamos sin movilidad. Vamos a tener que hacer cadenas nosotros y un montón de gente a la que ha tomado por sorpresa el paro. No salimos antes de las 18, no nos dan la posibilidad de salir antes. No sabemos cómo volver a la casa”, detalla la madre de dos hijos.

A su lado está Matías, un compañero preocupado, quien también le reconoce la situación a el tucumano: “Para volver a mi casa voy a tener que buscar un conocido o amigos para pagar un taxi a medias porque si no se me hace imposible”. Y Maxi, también empleado de comercio, agrega sin filtros: “Me tendré que volver caminando, no me alcanza para pagar un taxi ida y vuelta”.

Kuky refleja lo que siente cada trabajador del comercio, uno de los sectores más castigados por la pandemia, muchos de ellos con reducción en sus sueldos, y algunos colegas que se han quedado directamente sin trabajo. ¿Qué significa este nuevo paro? “Nos hemos bancado 17 días de paro y ningún comerciante te reconoce la movilidad. Es un golpe bastante grande al bolsillo”.

Mientras tanto, Tomás es mozo de un café céntrico que cierra a las 22 y deberá volverse en taxi a su casa pasando la cancha de Atlético: “Como trabajador, a los choferes de colectivo los entiendo, a los que no entiendo es a los empresarios. La gente del comercio es la que más la viene remando, pero no somos los únicos. ¿Y los que vinieron al centro para hacer trámites? A pata se queda. No sabemos bien cuál es la situación, lo único seguro es que el siempre paga los platos rotos es el laburante”.