Top

Piden intervenir los colegios de la red FASTA: ¿Qué pasará en Tucumán?

Grave denuncia

Después de que alumnos de todo el país denunciaron abusos, violencia y humillaciones en los colegios de la red FASTA, diputados presentaron un proyecto para que se investiguen y sancionen a estas instituciones. El INADI también presentó una denuncia por discriminación ante la justicia. Los testimonios en Tucumán.

Crédito:https://www.taringa.net/




Tras largos años de temor y silencio, ex alumnos de los colegios de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (FASTA) denunciaron los distintos tipos de violencia (física, psicológica y sexual) que padecieron por parte de autoridades y docentes dentro de estas instituciones. Abusos sexuales, homofobia, discriminación y castigos físicos fueron relatados por egresados de los colegios Boisdron y Reina de la Paz en Tucumán. Ante esto, la diputada Mara Brawer presentó el viernes pasado un proyecto de resolución ante la Cámara de Diputados de la Nación en el cual solicita a las autoridades provinciales investigar las denuncias de los ex alumnos y el contenido pedagógico que imparten estas instituciones. Por su parte, el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) realizó una denuncia por la posible comisión de actos de discriminación al promover en sus aulas adoctrinamiento homo y lesbofóbico y discursos de odio hacia el movimiento feminista.

“La Red de Colegios FASTA pone en evidencia un paradigma pedagógico antidemocrático que despliega metodologías basadas en contenidos y prácticas de enseñanzas disciplinadoras y dogmáticas que, en nombre de la supuesta búsqueda de un comportamiento adecuado de sus estudiantes, arrasa con sus derechos, coartando su identidad sexual, el acceso a la información científica sobre su salud y su cuerpo, y la posibilidad de elegir su identidad de género, un derecho adquirido para todos los habitantes del territorio argentino”, establece en uno de sus párrafos el proyecto presentado por la diputada. El mismo se hace eco de las cientos de denuncias que ex alumnos dieron a conocer a través de una cuenta de Instagram y del informe realizado por la periodista Mariana Carbajal en el diario Página 12 esta semana. 

El proyecto manifiesta la preocupación de los diputados ante la gravedad de las denuncias que se han realizado sobre estas instituciones educativas y recalca: “Instamos a las autoridades de las provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a la verificación de los hechos y a intervenir en el marco de su competencia, en el control de los contenidos y las prácticas educativas que se imparten en esas instituciones”. A la vez que solicitaron que las autoridades provinciales tomen cartas en el asunto dado que la red FASTA cuenta con 23 colegios distribuidos en 18 ciudades argentinas. Además de la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA) en Tucumán y otra en Mar del Plata,  institutos de formación superior y una editorial donde producen sus propios libros escolares. La mayoría de estas instituciones cuentan con algún tipo de subvención estatal. Es por eso que, de comprobarse estas denuncias, piden que estos colegios sean sancionados o incluso expulsados del sistema de educación oficial: “Solicitamos a las provincias que, al ser verificados los hechos que se mencionan procedan a la imposición de sanciones contra los establecimientos de FASTA a los fines de lograr su adecuación a los lineamientos curriculares nacionales que han sido acordados por el Consejo Federal de Educación, de acuerdo a las normas constitucionales y legales de la República Argentina, que propugnan la igualdad y la inclusión, que de no ser acatadas puedan llegar hasta la caducidad de la incorporación a la enseñanza oficial”. 

Además de las denuncias vertidas por los ex alumnos, el proyecto pone sobre la lupa el material pedagógico que utilizan estos colegios, por ejemplo el libro “Nueva Evangelización y Cultura”, de Juan Carlos Bilyk (Editorial Aquinas, año 2004) donde se expresan en contra del uso de preservativos, el divorcio y la ley de matrimonio igualitario: “El referido libro contiene expresiones relativas a la homosexualidad, al feminismo, al aborto, a la anticoncepción, que no se condicen con las políticas de inclusión y de reconocimiento de derechos del siglo XXI. La obra afirma que el uso del preservativo “es jugar a la ruleta rusa: se multiplicaran más las experiencias sexuales, persuadidos de la protección ofrecida por el profiláctico y aumentará la probabilidad de contagio”. Al poner en cuestión su utilización, conlleva un peligro para la salud de aquellos y aquellas a quienes está formando, además de incumplir con las previsiones de la Ley N° 26.150 de Educación Sexual Integral. Este libro hace lamentables referencias a las “secuelas educativas” de los hijos de padres divorciados, las cuales no tienen sustento en la realidad, sino que son meras especulaciones tendientes a afirmar su ideología contraria al divorcio, receptado en nuestra legislación desde hace ya tres décadas. Las afirmaciones relativas al matrimonio igualitario son del mismo modo inaceptables en un país que está a la vanguardia de la ampliación de derechos y que lo ha receptado en su legislación en el año 2010”. 

Por su parte, el INADI presentó una demanda ante el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires para que se investigue a las autoridades de la red de colegios FASTA, por la posible comisión de actos de discriminación al promover en sus aulas adoctrinamiento homo y lesbofóbico y discursos de odio hacia el movimiento feminista. “Como máxima autoridad del INADI tengo la obligación de denunciar aquellos actos que, a priori, podrían calificarse como posibles delitos o contravenciones. En este caso puntual, entendemos que existen elementos suficientes para que las autoridades judiciales investiguen si los contenidos educativos emanados por la Red Educativa FASTA alientan el odio sobre el feminismo, y la diversidad sexual, entre otros grupos de personas”, dijo la titular del organismo Victoria Donda en diálogo con el diario Página 12. 

Estremecedores relatos en Tucumán

En la provincia, cada vez son más testimonios de los ex alumnos de los colegios Boisdron y Reina de la Paz que se han sumado a la cuenta de Instagram y que han salido a luz en los últimos días. “Yo fui al Fasta Boisdron, soy transexual y creo que mi identidad de género siempre fue un poco obvia por lo que me hicieron pasar ocho años de un verdadero infierno. Me sometieron a incansables castigos físicos, varios terminaron en lesiones físicas, muchas hasta me dejaron marcas visibles, cicatrices horribles, pero las heridas más grandes y profundas me las hicieron en el alma, víctima del odio de esta gente. Me humillaron hasta el cansancio, hasta que en tercer año del secundario, convocaron a mis padres y les dijeron que me hacían el favor de no correrme en papeles pero que me tenían que sacar de la institución porque yo atentaba contra la doctrina de dios y de la patria. Hubo varios profesores que eran famosos por tocarnos demasiado y misteriosamente siempre se acercaban a la cremallera del pantalón…”, reveló la joven trans tucumana Victoria Caram ante Página 12. 

La joven que ahora vive en la ciudad de Amsterdan, Holanda, también se refirió a un episodio vivido con el fray Aníbal Fosbery, fundador de la red FASTA y de la UNSTA en Tucumán. Según relata, cuando se estaba preparando para realizar la primera comunión, el cura la hizo sentar en su regazo para tomarle confesión. En esa ocasión, Fosbery la obligó a tocarle los genitales: “Quedé helada, lo empujé, me caí y después salí corriendo. Desde ahí me declaré en contra de la religión. Tengo una fe increíble pero vivo la religión a mi manera”.

De esta manera, ante la multiplicidad y gravedad de las denuncias, se abre la pregunta por cuáles serán las medidas que tomarán las autoridades en la provincia. Hasta el momento, no hubo ninguna comunicación oficial al respecto. 

Mirá el documento presentado ante la Cámara de Diputados de la Nación:


Descargar